España dispara un 51% sus compras a Rusia pese a las sanciones por la guerra de Ucrania

En los primeros seis meses de este año España compró productos por valor de 3.668,6 millones frente a los 2.429,7 millones de 2021 en este mismo periodo.

España ha disparado un 51% sus importaciones a Rusia desde el estallido de la guerra de Ucrania y pese a las sucesivas sanciones de la Unión Europea y Estados Unidos a esta economía. Los datos de la Secretaría de Estado de Comercio y de ICEX España cribados por THE OBJECTIVE, indican que durante los primeros seis meses de este año nuestro país compró productos por valor de 3.668,6 millones de euros frente a los 2.429,7 millones registrados entre enero y junio de 2021.

Esto supone aumentar las compras a Rusia en más de 1.200 millones de euros en un semestre que incluye al menos cuatro meses de sanciones occidentales al país gobernado por Vladimir Putin tras invadir Ucrania el pasado 24 de febrero. De hecho, si solo se incluyen datos desde marzo -con los embargos en vigor- las cifras de importaciones ya superan a todo lo registrado en los primeros seis meses del año pasado con 2.488,7 millones.

Europa ha acordado frenar el comercio con Rusia. Sin embargo, España lejos de reducir sus compras las ha aumentado considerablemente y a niveles históricos. El dato es tan elevado que en términos anuales podría superar el récord de importaciones desde Rusia registrado en 2021 con 6.033,6 millones de euros y, en solo seis meses, se convierte en la segunda cifra más alta desde el año 2014, cuando se registraron compras por valor de 5.977,4 millones.

Impulso del gas

¿Qué ha pasado? Según los propios datos del Gobierno este crecimiento se explica por el gran aumento de las compras de “combustibles y lubricantes”, básicamente gas natural. De hecho, España se ha convertido en el verano en el país que más compra de gas licuado ha realizado a Rusia de todo el mundo. En concreto, nuestro país desembolsó unos 750 millones después de que en verano se haya disparado la generación de electricidad a partir de gas debido a la ola de calor, la sequía y la mayor venta a Francia.

Los datos semestrales del ICEX indican que España compró en los primeros seis meses del año combustibles por valor de 3.079,5 millones, lo que supone un espectacular crecimiento del 54% respecto de los 1.992,2 millones del año pasado por estas mismas fechas. Durante todo 2021 se registraron 5.048,4 millones por los que los datos de junio hacen prever que se superen las cifras totales del año pasado.

Pero el gas no ha sido el único responsable de que se hayan disparado las importaciones. Según los datos de ICEX, en solo seis meses las compras de “productos de fundición de hierro” han crecido un 33% hasta los 121,7 millones de euros; los de “protección de cultivos” lo han hecho un 94% hasta los 58,3 millones; los “productos semielaborados de cobre” han crecido un 47.605% hasta 55,2 millones; la “química inorgánica” ha aumentado un 30,9% hasta los 51,1 millones; los “cereales” han crecido un 147% hasta los 43,9 millones; y los “pescados congelados” han mejorado un 159% hasta los 24,3 millones.

Sanciones de la Unión Europea

Desde finales de febrero la Unión Europea ha impuesto una escalada de sanciones comerciales a Rusia. Antes de la invasión se restringió la actividad de empresas europeas en las regiones del Donbás. Bruselas prohibió el comercio de bienes y tecnologías de transporte, telecomunicaciones, petróleo, gas y recursos minerales para su uso en estas regiones, y también importar mercancías salidas de allí. 

Posteriormente se prohibió importar, comprar y transportar productos como tuberías, chapas y alambres. Desde el 15 de marzo tampoco se permite exportar ni vender productos considerados de lujo como bebidas alcohólicas, cosméticos, relojes y piedras preciosas, dispositivos electrónicos o vehículos.

En abril se impuso un quinto paquete de sanciones con vetos a las importaciones de carbón y otros combustibles fósiles sólidos desde Rusia, el acceso a los puertos de la UE de todos los buques rusos, la importación de otros bienes como la madera, el cemento, el marisco y las bebidas alcohólicas y la exportación a Rusia de carburante para reactores y otros bienes.

“Esfuerzo sin precedentes”

En términos energéticos se ha prohibido exportar a Rusia tecnología para el refinado de petróleo, y del sector energético en general, con la excepción de la industria nuclear. A comienzos de junio se aprobó la prohibición de las importaciones de petróleo crudo y productos petrolíferos refinados procedentes de Rusia, con excepciones limitadas.

Sin embargo, más de seis meses después de que estallara la guerra ningún país ha interrumpido voluntariamente la compra de gas a Rusia, aunque este país sí ha realizado cortes de suministro a algunos miembros de manera selectiva. El último ejemplo, el corte de gas en el Nord Stream 1, que afecta particularmente a Alemania y los países de Europa del Este. Todas las sanciones están vigentes hasta el 31 de enero de 2023 y podrían ampliarse si es que la guerra continúa para esas fechas.

Una situación que además se produce cuando, tanto Pedro Sánchez como sus ministros acusan constantemente a Putin y a Rusia de chantaje y apoyan públicamente las sanciones a su economía. Sin ir más lejos, este miércoles la ministra de Ciencia e Innovación, Diana Morant, aseguró que España está realizando un “esfuerzo sin precedentes” para “fortalecerse y buscar alternativas al uso de combustibles fósiles” ante el “chantaje energético” de Putin.

Ventas a Rusia

No obstante, con los datos del ICEX no parece que el Gobierno esté haciendo demasiados esfuerzos por buscar esta diversificación. Un periodo en el que además ha disparado la compra de otros productos como cereales y pescados congelados que en nada tienen que ver con la crisis energética.

Lo que sí se ha reducido ha sido la exportación de productos con destino a Rusia. En este mismo periodo, los envíos pasaron de los 1.129 millones entre enero y junio del año pasado hasta los 717,6 millones del primer semestre de este año. Un recorte del 36,4%. La progresión de estas cifras permite aventurar que este 2022 se quedará muy por debajo de los 2.213 millones de exportaciones registrados el año pasado.

Fuente: Fernando Cano – The Objective

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios