Dinero y libertad de acción: cesiones de Sánchez a ERC y PNV para salvar su decreto

Desde Moncloa y Génova dan por hecho que el texto saldrá adelante gracias a los socios de investidura pese a sus críticas iniciales, pero el PP advierte de nuevas concesiones a los partidos vascos y catalanes.

Evitar un ‘suspenso’ en el inicio del curso político va a volver a costarle a Sánchez concesiones a ERC y PNV. El presidente del Gobierno quiere salvar como sea la votación del jueves sobre su plan de ahorro energético, aprobado el pasado 1 de agosto, y es consciente de que tendrá que ofrecer algo a cambio a sus socios de investidura. Sobre la mesa está dar una mayor flexibilidad a los gobiernos autonómicos para aplicar las medidas incluidas en el texto y poner en marcha ejecuciones presupuestarias aún paralizadas.

Ambos asuntos, de hecho, se presentan como la ‘llave’ del Gobierno para desatascar unas negociaciones con sus aliados parlamentarios que no acaban de cerrarse a 24 horas del pleno en el Congreso. Desde que se aprobó el decreto hace más de tres semanas, los partidos vascos y catalanes de la Cámara Baja mostraron sus dudas respecto al texto, al entender que podía invadir competencias autonómicas. Desde Moncloa son conscientes de esta circunstancia y los contactos con ERC, PNV, Bildu y PDeCAT se han multiplicado en las últimas horas.

Así lo reconoció, de hecho, Isabel Rodríguez en la rueda de prensa celebrada después del Consejo de Ministros de ayer. La ministra portavoz confirmó que los contactos se están produciendo a través del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, Rafael Simancas, y se mostró optimista respecto a la aprobación del decreto: “Esperamos un acuerdo mayoritario”. Además, se mostró muy crítica con el ‘no’ del PP: “Esperábamos algo más del principal partido de la oposición”.

Los populares, por su parte, defienden su voto en contra por la “improvisación” del Gobierno, la falta de diálogo desde Moncloa, y por el rechazo de Sánchez a incluir ayudas a la industria y al trasporte por carretera, mientras mantiene medidas “frívolas” como el ‘apagón eléctrico’ a las diez de la noche. Desde el PP, en todo caso, dan por seguro que el decreto saldrá adelante con los socios de investidura.

Cesiones a ERC y PNV…

En este sentido, desde la bancada popular asumen que se producirá “la correlación de fuerzas de siempre” y que Sánchez podrá sacar adelante su decreto. Desde hace tiempo, añaden las fuentes consultadas por Vozpópuli, “Ciudadanos y PNV se han convertido en la bisagra en este tipo de votaciones” y, en esta ocasión, la prioridad de Moncloa es blindar, al menos, la abstención de los nacionalistas vascos.

Todo ello porque, tanto en Moncloa como en el Congreso, se empieza a ver muy cerca el apoyo de ERC y de Bildu, y tampoco se descarta a los cuatro diputados del PDeCAT. Todos ellos, garantizarían más ‘síes’ que ‘noes’ y que el decreto de Pedro Sánchez se convalidara en la Cámara Baja.

Para ello, eso sí, el Gobierno parece dispuesto a garantizar una mayor flexibilidad a la hora de aplicar las medidas incluidas en el decreto y que sean los diferentes ejecutivos autonómicos los que tengan esa mayor libertad de acción para aplicarlo.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto al portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban.

Este reclamo, protagonizado por el PNV desde que se dio a conocer el contenido del texto, es compartido también por ERC, Bildu y PDeCAT, por lo que el Gobierno de Pedro Sánchez podría tener que hacer un pronunciamiento en este sentido en las próximas horas o incluso en el pleno, en el debate previo a la votación que tendrá lugar mañana jueves.

Las fuentes consultadas recuerdan, además, que la ejecución de los Presupuestos de 2022 en Cataluña y País Vasco, en los primeros 8 meses del año, está en torno al 30% y que los partidos de ambas regiones llevan tiempo reclamando al Ejecutivo que cumpla con lo acordado en las negociaciones llevadas a cabo en otoño del año pasado.

Este asunto, apuntan desde el PP, “en un elemento de negociación más” que tanto Moncloa, como los socios de investidura implicados, tendrán en cuenta a la hora de llegar a acuerdos.

… y guerra con el PP

De cumplirse estas cuentas, que hacen tanto en Moncloa, como en Génova, como en el Congreso, el Gobierno sacaría adelante su decreto número 126 sin necesidad de llevar a cabo una negociación con el PP, tal y como reclamaban los de Alberto Núñez Feijóo.

Desde el Partido Popular reprochan a Pedro Sánchez que exija a la oposición su apoyo sin negociar previamente el contenido de los decretos y rechazar también una reunión posterior a su aprobación en el Consejo de Ministros. La ejecutiva nacional del partido, además, advierte que Madrid y otras comunidades autónomas con gobiernos del PP podrían llevar el texto ante el Tribunal Constitucional.

Para la parte socialista del Gobierno, ese anuncio de Ayuso hace apenas dos semanas, apuntando al TC, ha condicionado el sentido de voto de un PP que “no sorprende a nadie”, ya que “sigue en el inmovilismo”, tal y como afirmó ayer Isabel Rodríguez.

La ministra Portavoz, Isabel Rodríguez, durante una rueda de prensa posterior a una reunión del Consejo de Ministros // Europa Press

El Ejecutivo, además, ha advertido que rechazará la propuesta del PP de alargar la vida útil de las centrales nucleares, tal y como proponía el partido liderado por Feijóo. Moncloa, eso sí, prepara un segundo paquete de medidas de ahorro energético que, esta vez sí, quiere pactar previamente con las comunidades autónomas.

Fuente: Jesús Ortega – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios