España bate récords en la OCDE con los impuestos sobre el trabajo: pagamos un 39% del salario

La carga fiscal sobre el trabajo se elevó en España en 2021 en 28 puntos básicos por la subida del IRPF y de planes de pensiones, mientras que en la OCDE se redujo 0,06 puntos porcentuales.

La carga fiscal sobre el trabajo en España está entre las más altas de la OCDE y es de las que más ha crecido en 2021. En concreto, se elevó en 28 puntos básicos, mientras que en la OCDE se redujo 0,06 puntos porcentuales. Así lo muestra el informe Taxing Wages de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, que muestra esta carga sobre el trabajo en plena polémica entre el Gobierno y el PP sobre la necesidad de rebajar el IRPF o deflactar la tarifa en una espiral inflacionaria.

El 39,3% del salario medio de los trabajadores en España, tomando el caso de un soltero sin hijos, se destinó al pago de impuestos y cotizaciones a la Seguridad Social en 2021, frente al 34,6% de la media de la OCDE.

En concreto, el IRPF pesó un 11,3% sobre el salario en España, frente al 13% de la media de la OCDE. Por su parte, las cotizaciones sociales pagadas por las empresas supusieron el 23% y las abonadas por los trabajadores, un 4,9%, cuando el promedio de los países desarrollados se situó en el 13,5% y el 8,2%, respectivamente.

En 2023, va a entrar en vigor una subida de cotizaciones sociales de 0,6 puntos de los que 0,5 recaerán sobre las empresas en el llamado Mecanismo de Equidad Intergeneracional, que pretende hacer sostenible la reforma de las pensiones.

En 2021, España se mantuvo en el decimosexto puesto de los países de la OCDE con mayor cuña fiscal del trabajo, entendida como la carga fiscal incluyendo el Impuesto sobre la Renta y las cotizaciones sociales pagadas por la empresa y el trabajador, en un ranking encabezado por Bélgica, donde a los trabajadores se les retiene el 52,6% de su salario. Los belgas son los únicos que deben transferir a la Administración y la Seguridad Social una suma mayor de su salario de la que ellos reciben en neto

Por detrás de Bélgica, los países con mayor diferencia entre salario bruto y neto son Alemania, donde se retiene el 48,1%, Austria (47,8%), Francia (47%), Italia (46,5%), Eslovenia (43,6%), Hungría (43,2%), Finlandia (42,7%), Suecia (42,6%), Portugal (41,8%), Eslovaquia (41,3%), Letonia (40,5%) y Luxemburgo (40,2%).

Por contra, los países de la OCDE con cuñas fiscales más bajas en 2021 eran Colombia (0%), Chile (7%), Nueva Zelanda (19,4%), México (19,6%), Suiza (22,8%), Corea del Sur (23,6%), Israel (24,2%), Australia (27,1%), Estados Unidos (28,4%) y Costa Rica (29,2%).

La cuña fiscal en el trabajo aumentó en 2021 en 24 de los 38 países de la OCDE, disminuyó en 12 y se mantuvo sin cambios en dos.

Subida del IRPF

“En casi todos los países donde aumentó la cuña fiscal para el trabajador soltero, el incremento fue impulsado por un IRPF más alto”, traslada la OCDE, lo que, en algunos países, fue el resultado de salarios promedio más altos que interactúan con sistemas progresivos de Impuestos sobre la Renta, mientras que en otros casos fue impulsado por una mayor proporción de ganancias sujetas a impuestos a medida que el valor de las desgravaciones fiscales y los créditos fiscales cayeron en relación con el salario promedio.

En España, en 2021 entró en vigor un aumento de dos puntos el IRPF para las rentas del trabajo de más de 300.000 euros, elevando el tipo marginal dos puntos, al 47%, y tres puntos para las rentas del capital de más de 200.000 euros, hasta el 26%. A esto se añade, como está impactando en la Campaña de la Renta, que se limitó la exención en las aportaciones a planes de pensiones individuales de 8.000 a 2.000 euros, y se amplió el límite conjunto con los planes de empresa de 8.000 a 10.000 euros.

Fuente: Mercedes Serraller – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios