Feijóo repite estrategia y comienza una ronda con jueces antes de hacer su propuesta para renovar el CGPJ

El nuevo interlocutor, González Pons, se estrena esta semana con un encuentro con la mayoritaria APM y Francisco de Vitoria.

La llegada de Alberto Núñez-Feijóo al liderazgo nacional del PP creó importantes expectativas con respecto a la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), un órgano que se acerca peligrosamente a cumplir el récord tres años y medio con sus vocales en funciones. Un mes después de su nombramiento se dan los primeros pasos y, tras designar como su interlocutor en este asunto al vicesecretario Institucional, Esteban González Pons, el PP ha comenzado a contactar con las asociaciones judiciales.

Así lo ha constatado El PERIÓDICO DE ESPAÑA en fuentes de la mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura (APM) que tienen previsto celebrar una reunión con los negociadores del PP este mismo jueves. Un día después, los populares hablarán con la Asociación de magistrados y jueces Francisco de Vitoria (Fdv) y aún sin cerrar, pero con fecha inicial del 18 de mayo, está el encuentro con Jueces y Juezas para la Democracia (JJpD). También habrá encuentro con el Foro Judicial Independiente.

Fuentes del partido señalan a este diario que se trata de encuentros discretos que se enmarcan en la forma de trabajar del nuevo presidente popular, que también mantuvo reuniones con todas las organizaciones implicadas antes de presentar su propuesta económica. 

La información que recogerán en estos encuentros les permitirá sentar las bases del acuerdo con el grupo parlamentario del PSOE, imprescindible para desbloquear la situación y nombrar a los 20 vocales ( 12 de origen judicial y 8 juristas de reconocido prestigio) que integran la institución. De hecho, el Consejo funciona desde el pasado 24 de marzo con un vocal menos de los designados por el PP, tras la jubilación del que también fuera magistrado del Tribunal Supremo Rafael Fernández Valverde tras cumplir 72 años. 

El movimiento se produce pocos días después de conocerse que González Pons, uno de los hombres de mayor confianza de Núñez Feijóo, será quien se siente con el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, que sigue siendo el interlocutor por parte de los socialistas. Se trata de “retomar las conversaciones” sobre este asunto a raíz del encuentro que mantuvieron el pasado 7 de abril el propio Feijóo con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.Desde las asociaciones judiciales la actual situación también se ve tanto con expectación como con prudencia y con dicho espíritu acudirán a los próximos encuentros con la comisión del PP. Todos coinciden en que lo que urge la renovación, si bien excepto Jueces para la Democracia todas las asociaciones consideran que también debe avanzarse en un modelo en el que los jueces elijan a los 12 miembros del CGPJ con origen judicial, para sortear la politización del órgano.

VIEJO ESQUEMA DE PACTOS

Una de las claves a partir de ahora será determinar si se volverá al viejo esquema de pactar vocales y presidente del órgano de gobierno de los jueces entre los dos partidos mayoritarios o se optará por otro modelo. De hecho, en noviembre de 2018 se estuvo a punto de lograr un acuerdo y se llegó a pactar un presidente del agrado de ambas partes –Manuel Marchena, presidente de la Sala Segunda del Tribunal Supremo.

No obstante, todo se fue a pique tras la polémica por el whatsapp del portavoz del PP en el Senado Ignació Cosidó en el que explicaba a su grupo de 146 parlamentarios que se cedía la mayoría porque con la presidencia de Marchena se lograba “que las votaciones no sean de 11-10 sino de 21-0. Y además, controlando la Sala Segunda [del Tribunal Supremo] desde detrás…“.

Los contactos, además de terminar con una situación insostenible desde el punto de vista democrático, al ser los mandatos del CGPJ de cinco años, tiene en su horizonte otra fecha clave que es el 12 de junio. En este momento también caducará un tercio de los magistrados del Tribunal Constitucional (TC), presisamente los que deben ser designados por el Gobierno y el órgano de gobierno de los jueces, y como la última reforma que afecta al Poder Judicial no permite realizar nombramientos estando en funciones, la situación del Consejo también lleva a una situación de bloqueo al tribunal de garantías.

CONSECUENCIAS EN EL TC

La renovación del este órgano tiene gran trascendencia política, dado que la llegada casi segura de tres nuevos magistrados auspiciados por el PSOE -los dos del Gobierno y uno de los del CGPJ- aseguraría en junio una mayoría progresista en un órgano que a día de hoy es claramente conservador. Esta mayoría se considera básica teniendo en cuenta que gran parte de la gestión de Pedro Sánchez ha sido recurrida por la oposición del PP y sobre todo por Vox.

Desde el Gobierno se atribuye al PP la actual situación de bloqueo-así lo manifestó sin tapujos la propia ministra de Justicia, Pilar Llop, durante un encuentro a finales del pasado mes de febrero con la Sala de Gobierno del Tribunal Supremo y en innumerables comparecencias públicas.

Para el PP, y hasta la llegada de Núñez-Feijóo, se vinculaba el acuerdo a una previa reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) dirigida a que los jueces elijan de forma más directa a los 12 miembros del Consejo que deben proceder de la Carrea. Aún está por ver si esta exigencia, vinculada directamente al PP de Casado, se verá modificada para dar paso a un pronto acuerdo.

Otro de los órganos con mayor interés en la renovación es el Tribunal Supremo, especialmente afectado por el bloqueo ante la imposibilidad del CGPJ de realizar nombramientos. Entre las Salas con mayores necesidades está la de lo Contencioso-Administrativo, tras las recientes jubilaciones de Fernández Valverde y Segundo Menéndez, aunque en general se calcula que el alto tribunal dictará 1.000 sentencias menos al año debido a esta situación.

ACUERDO SOBRE 51 CANDIDATOS

El actual CGPJ concluyó su mandato constitucional el 4 de diciembre de 2018, y desde entonces los dos partidos con mayor representación política, el PSOE y el PP han sido incapaces de llegar a un acuerdo sobre los 51 candidatos -que componen una lista que fue puesta a disposición del Congreso y el Senado hace más de tres años y que para algunos juristas y vocales del CGPJ ya está caducada.

De hecho, desde el propio Consejo algunos vocales reconocen que en este momento actual se tendrá que elegir entre una lista de candidatos -propuestos algunos por las asociaciones judiciales y otros de forma independiente, tras recoger avales entre sus compañeros- que data de finales de 2018, por lo que deja fuera a casi 300 nuevos jueces que forman parte desde entonces de la Carrera Judicial. También están los que, tras tres años de infructuosas negociaciones, ya no tienen interés en formar parte del CGPJ porque han cambiado sus expectativas profesionales o personales

El tema de las listas, sin embargo, ya no corresponde al Consejo, sino al Congreso de los Diputados y al Senado, que son los que podrían anular la lista y solicitar una nueva. No obstante, fuentes consultadas reconocen que parece algo harto improbable, ya no está en mano de este órgano, sino de las Cortes, y además se requeriría incluso la reforma de una ley orgánica.

Por otro lado, algunos de los candidatos optaban a formar parte de un Consejo como el actual, donde solo algunos de sus miembros tienen dedicación exclusiva, mientras que el próximo órgano de gobierno de los jueces tendrá a sus 20 vocales dedicados exclusivamente a esta labor tras la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) aprobada en octubre de 2018.

Fuente: Cristina Gallardo/Paloma Esteban – El Periódico de España

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] Artículo fuente […]