El “paripé” de la investigación del Gobierno: “Pegasus borra su rastro tras ser detectado”

Expertos en ciberseguridad que han trabajado para los servicios de información del Estado hablan a las claras de la denuncia del Ejecutivo: “Moncloa sabe que es imposible identificar quién espiaba”.

La denuncia del Gobierno por el ‘hackeo’ de los móviles de Pedro Sánchez y Margarita Robles ha permitido que toda España sepa las fechas en las que los terminales fueron infectados, pero lo cierto es que la investigación no permitirá avanzar mucho más. En Moncloa, pese a la denuncia presentada el pasado lunes ante la Audiencia Nacional tras la rueda de prensa de Félix Bolaños e Isabel Rodríguez, son plenamente conscientes de que el programa Pegasus borra cualquier rastro después de ser detectado y que, por tanto, es imposible saber el receptor de los datos sustraídos.

Así lo aseguran a Vozpópuli expertos en ciberseguridad que han trabajado para los servicios de información de Estado durante los últimos años, y que conocen el funcionamiento de Pegasus: “Es un programa homologado, cuyas especificaciones son totalmente explicadas a los países compradores. Todos los gobiernos saben que no se puede rastrear porque está configurado para borrar todo cuando es identificado. Y eso también ha pasado con los móviles de Sánchez y Robles”.

Las mismas fuentes recuerdan que Bolaños admitió el pasado lunes que los pinchazos a los móviles del presidente del Gobierno y la ministra de Defensa se han detectado ahora tras una “verificación” en los últimos días llevada a cabo por el Centro Criptológico Nacional tras las revelaciones sobre el espionaje a líderes independentistas. Desde ese mismo instante, advierten, “el Gobierno sabe que no tiene nada que hacer”.

1,5 millones por espiar terminales

Los agentes de los servicios de información contactados explican que “gran parte del material usado para las telecomunicaciones del CNI es israelí“. De hecho, añaden, “es famosa, entre nosotros, la nave que hay en Alcobendas con ese tipo de material”.

Por tanto, el Centro conoce, “desde hace muchos años” no solo el funcionamiento de Pegasus, sino “las tarifas y los productos que se ofrecen desde Israel”.

En este sentido, estos expertos en ciberseguridad afirman que, a día de hoy, “los creadores de Pegasus ofrecen la intervención de terminales por un precio que oscila entre el millón y el millón y medio de euros“. Cabe recordar que España pagó en 2016 seis millones por hacerse con el programa de espionaje: “Ahora no es tan caro, porque hay más competencia en el mercado, aunque mantiene tarifas altas para encargos específicos”.

Tiene la capacidad de identificar esa verificación y de actuar a continuación para no dejar huella

La infección, explican, se produce a través del correo electrónico o de un SMS. A partir de ese momento, “da igual que se cambie de tarjeta, el virus ya está metido y puede extraer toda la información que quiera del terminal hasta ser detectado”. Solo entonces, añaden, el programa deja de estar operativo, pero borra cualquier rastro: “Tiene la capacidad de identificar esa verificación y de actuar a continuación para no dejar huella”.

Pedro Sánchez habla por teléfono

Los móviles del PP

Una vez revelado el ‘hackeo’ de los móviles de Pedro Sánchez y Margarita Robles, el Gobierno ha puesto el asunto en manos de la Audiencia Nacional, que ya investiga un posible delito de descubrimiento y revelación de secretos y que ya ha confirmado las fechas de la infección: 19 y 31 de mayo del año pasado. 

Los días señalados por el juez José Luis Calama coinciden con la crisis abierta con Marruecos. De hecho, la primera intromisión de las dos denunciadas por el CNI se produjo apenas 48 horas después del asalto masivo de inmigrantes a través de la frontera de Ceuta.

Esta investigación abierta, y la publicidad que está dando el Gobierno al asunto, no parece inquietar al Partido Popular. El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, confirmó este martes en Onda Cero que su móvil no pasa ningún tipo de revisión y lo cierto es que desde la dirección nacional del PP prefieren ir con cautela respecto a este asunto.

Desde el entorno más cercano a Alberto Núñez Feijóo dejan caer que el nuevo presidente nacional del partido tampoco tenía ese tipo de control respecto a su terminal como presidente de la Xunta, recordando además que “no somos un país en guerra y no parecía existir esa necesidad”.

Puede ser que a partir de ahora se haga ese control, pero no es algo que se haya analizado a día de hoy

Las mismas fuentes, no obstante, afirman que, “el momento actual ha puesto el asunto encima de la mesa”, aunque no conforman decisiones en ese sentido: “Puede ser que a partir de ahora se haga ese control, pero no es algo que se haya analizado a día de hoy”.

Fuente: Jesús Ortega – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios