Pedro Baños, el coronel que sonó para dirigir la seguridad nacional: amenazas, apagón en redes y un libro de éxito

  • El militar reservista ha suspendido su cuenta de Twitter tras denunciar amenazas de muerte por sus opiniones sobre la guerra de Ucrania: “He decidido descansar”

  • Sus críticos le acusan de seguir al dictado el argumentario del Kremlin, mientras sus defensores le tildan de “muy profesional” y defienden que se le castiga por ser “objetivo”

  • “Ama a su país y tiene unas convicciones absolutamente firmes y eso a veces también es un peligro”, asegura sobre él Iker Jiménez, que le tiene de colaborador en ‘Horizonte’

  • El último libro del coronel, ‘El poder’, se dispara en ventas: cuarta edición y en el ‘top 3’ de libros de no ficción más vendido

Lo primero que llama la atención cuando uno se sumerge en la figura de Pedro Baños es que casi nadie quiere hablar ‘on the record’. “Mucha gente tiene miedo, porque tiene mucha fuerza en Twitter, la gente lo esquiva”, dice un analista de política internacional que, como otros consultados para este artículo, prefiere no dar su nombre. 

Algunos no dudan en tildarle de prorruso y acusarle de reproducir el argumentario del Kremlin al milímetro. “Putin tiene el apoyo de un 74% de los rusos, según el instituto de estudios independiente GIS”, ha escrito en Twitter. “¡Ya nos gustaría tener en la UE un líder con la mitad de su popularidad!”. 

Otros que han trabajado con él defienden su “profesionalidad” y su “patriotismo” y lamentan que se le castigue por “ser objetivo”. 

Lo cierto es que la polémica sobre este coronel reservista de 62 años ha trascendido esa imagen de antiimperialista -a veces “alimentando teorías conspirativas”, según sus críticos- que ha ido cultivando en los últimos años en conferencias, charlas y programas de televisión, sobre todo en Cuarto Milenio y ahora en Horizonte, en Cuatro, con Iker Jiménez al frente. 

Acusado en su día de antisemita en Reino Unido por su libro Así se domina el mundo (Ariel, 2017), un auténtico bestseller, el nombre de este militar padre de tres hijos apareció en la prensa en 2018 como futuro Director de Seguridad Nacional, un nombramiento que finalmente nunca ocurrió: según unas fuentes consultadas por este periódico, bloqueado por las altas esferas del poder, alarmadas por sus posiciones excéntricas; según otras, porque nunca de hecho se había pensado en nombrarle. 

“Alguien pensó que el Kremlin me pagaba”, dijo tras no ser nombrado director de Seguridad

Él dice que no le seleccionaron por una campaña en su contra: “Alguien pensó que el Kremlin me pagaba”, ha alegado el coronel, que ya había trabajado para un Gobierno del PSOE. En concreto, fue durante tres años -entre 2010 y 2012– jefe de Análisis Geopolítico en la División de Asuntos Estratégicos y Seguridad del Ministerio de Defensa de Carme Chacón.

Ahora, Baños está de retirada estratégica. Ha suspendido su cuenta de Twitter, @geoestratego, con un más de un cuarto de millón de seguidores. “No hay ningún problema, simplemente he decidido descansar una temporada”, ha asegurado en un mensaje de audio a este diario tras varias peticiones de entrevista rechazadas.

 

/@GEOESTRATEGO

El coronel del Ejército de Tierra ha denunciado semanas atrás estar pagando un precio muy alto por expresar sus opiniones sobre la guerra en Ucrania. Asegura, de hecho, que está en una lista de “16 españoles marcados y condenados casi a muerte” por su supuesto apoyo a las teorías del Kremlin, según denuncia. 

Esta lista, según ha comprobado este periódico, se trata de un collage de procedencia desconocida difundido por cuentas de Twitter en la que aparece él junto a otros divulgadores y periodistas críticos con Ucrania o favorables a las políticas del Kremlin.

“HARTO DE AMENAZAS”

Fue el pasado 3 de marzo, al poco de empezar la guerra en Ucrania, cuando su participación en ‘Horizonte’ le colocó de nuevo bajo el foco y le granjeó un reguero de críticas que le hicieron retirarse durante tres semanas del programa de televisión “harto” de las amenazas, como explicaría más tarde el propio Iker Jiménez para justificar su ausencia. 

“Ama a su país y tiene unas convicciones absolutamente firmes y eso a veces también es un peligro”, dijo el popular presentador, cuyo programa ha recuperado altísimos datos de audiencia con el conflicto bélico: oscila entre el 8 y el 10% de cuota de pantalla -muy cerca del millón de espectadores-, muy por encima de la media de la cadena. 

El 3 de marzo, Baños pidió parar la guerra “lo antes posible”

Aquel día, entre otras cosas, Baños pidió parar la “guerra lo antes posible” y “buscar soluciones sin quitar la culpa a la Rusia de Putin”. Arremetió contra el discurso de Josep Borrell en Bruselas por “poco democrático” al no dejar espacio a las voces discordantes. Denunció que a España “solo nos llega información de un lado” y acusó a Kiev de usar los “manuales de la OTAN y EEUU” de propaganda de guerra dentro de “la guerra psicológica, las llamadas operaciones de influencia”. 

También reprochó a la Unión Europea que no se hubiera acercado a Rusia anteriormente para ganar una voz influyente en el tablero de la geopolítica ya que, insistía, a EEUU le interesa esta guerra y la ha estado buscando durante mucho tiempo. 

Esa idea no es nueva en el argumentario de Baños. “Pedro Baños tiene un constante discurso deslegitimador de nuestro sistema democrático y una constante sombra de duda de la prensa, que califica de servil”, dice un analista geopolítico que no quiere dar su nombre por temor a represalias en redes. “Excepto cuando habla de Rusia y China: según él, tienen líderes muy queridos y muy serios”, añade.

Lo que no se le puede negar a Baños es que en ocasiones se adelanta a los acontecimientos. En 2018, en Otra Vuelta de Tuerka, el programa de entrevistas de Pablo Iglesias, ya advirtió de que la guerra se avecinaba: “El gran error de la Unión Europea es enfrentarse con Rusia, cuando además no estamos alerta sobre quién tiene intereses en llevarnos a una guerra en suelo europeo con Rusia”, dijo. “Corremos el riesgo de que nos generen una guerra en Europa, donde los europeos seríamos los grandes perjudicados“.

Tras su última aparición en el programa de Iker, a principios de marzo, el militar leonés dejó de opinar durante tres semanas del conflicto bélico, para volver el pasado día 31: “Han pasado muchas cosas […] lo que impera es la propaganda de guerra […] Hay veces que conviene pasarse a los cuarteles de invierno y esperar la ocasión para volver al combate“, dijo en su esperada vuelta.  

Este diario ha tratado de encontrar en la productora de Iker Jiménez detalles de las presuntas amenazas recibidas por Baños o la propia opinión del director del programa al respecto, pero la respuesta, tajante, ha sido: “Silencio absoluto sobre ese tema”.

Durante ese primer periodo de retirada del escrutinio público, su último libro, El Poder (Rosameron, 2022), publicado hace apenas dos meses, se ha disparado en ventas hasta imprimirse la cuarta edición, y ocupa el tercer puesto de libros de “No ficción” más vendidos, según el ranking de El Cultural-El Español, que usa datos de numerosas librerías repartidas por toda la geografía. Es un puesto muy meritorio, teniendo en cuenta que las listas de “No ficción” suelen estar casi siempre copadas por libros de autoayuda. 

“Ha entrado en las librerías pequeñas, independientes, eso me ha alegrado mucho […] Obviamente ayuda la televisión, y en redes él es muy potente, tiene muchos seguidores, mucho bañista, son muy fieles”, señala a este diario su editor, Francisco Martínez, quien le descubrió hace seis años para Ariel (Planeta), donde publicó sus tres libros anteriores. En total, todas sus publicaciones suman 200.000 ejemplares vendidos en 13 lenguas distintas.

 

/@GEOSTRATEGO

Martínez dice que durante el mes de marzo el coronel ha seguido trabajando, dando charlas, y preparando su nuevo libro, que espera publicar antes de Navidades. La que es una de sus personas de máxima confianza asegura que versará sobre cómo quedará el mundo “en un futuro próximo”: es decir, que será un dibujo de los equilibrios mundiales y el nuevo escenario geoestratégico tras la guerra en Ucrania. 

Martínez dice que Baños “está bien” y defiende que “él nunca ha caído en esas campañas de desprestigio” como la que está viviendo en las últimas semanas. “A las descalificaciones él contesta educadamente”.

ALINEADO CON EL KREMLIN

Baños tiene muchos adversarios en el mundo de la diplomacia, la política y el análisis de los asuntos internacionales. Todos ellos apuntan en una misma dirección: está alineado con la ideología geopolítica del Kremlin, y la ha ido difundiendo en los medios en los que participa y en las redes sociales.

El coronel Pedro Baños, durante una entrevista.  /MANUEL CASTELLS

El argumentario de Baños, que en el pasado ha ocupado puestos institucionales de responsabilidad -de 1999 a 2001, estuvo destinado en la Secretaría General del Estado Mayor del Ejército de Tierra y durante los tres años siguiente fue Jefe de Contrainteligencia y Seguridad del Cuerpo de Ejército Europeo, en Estrasburgo-, explica la invasión lanzada por Putin como una guerra defensiva, a la que Moscú se ha visto obligado porque la OTAN le estaba rodeando. 

En una entrevista de mediados de febrero en The Wild Project, un canal de Youtube con más de dos millones de seguidores, califica como golpe de Estado la revolución del Euromaidán de 2014, origen de la primera invasión rusa de Ucrania. “Golpe de Estado” es la misma expresión que usó entonces el ministro de Exteriores ruso Lavrov para definir la revolución popular que condujo al derrocamiento del presidente ucraniano, Víktor Yanukóvich.

Por aquellas fechas, centenares de miles de personas se manifestaron pacíficamente por toda Ucrania contra el giro repentino que dio Yanúkovich: se negó a firmar el acuerdo de asociación cerrado en 2012 con la Unión Europea. Luego se supo que se había reunido en secreto con Vladímir Putin poco antes de rechazarlo. 

El cambio brusco provocó la reacción por todo el país. La policía antidisturbios, la Berkut, acabó con la vida de cerca de un centenar de manifestantes. Estos, a su vez, mataron a una decena de policías en una auténtica batalla campal. Yanúkovich terminó huyendo a Rusia. El Parlamento le depuso, en una votación a mano alzada y sin la presencia del partido mayoritario.

Para Baños, aquel “golpe” fue organizado por “oligarcas ucranianos que querían ganar aún más dinero” uniéndose a la Unión Europea. 

Tras el Euromaidán, Rusia envió tropas al Donbás, en el Este del país. En Crimea, organizó un referéndum ilegal y se anexionó la península. “Es verdad que Rusia entra a la fuerza en el país, violando la legislación internacional”, reconoce Baños en la entrevista en The Wild Project. “Rusia no se puede permitir perder Crimea”, dice para justificar un referéndum que, admite, “pudo estar manipulado”. El 96,7% votó por el sí. 

Aquella primera guerra desatada acabó con la vida de más de 14.000 personas, entre combatientes del Ejército ucraniano, soldados rusos y ucranianos independentistas de las autodenominadas Repúblicas Independientes de Donetsk y Lugansk, rusos y civiles. 

Baños también ha difundido teorías como la de que Estados Unidos tenía laboratorios de armas bioquímicas en Ucrania. La misma idea ha sido proclamada recientemente por el gobierno ruso o su embajada en España, ya durante la guerra.

 

Dos tuits de Baños sobre OTAN y Cataluña.   /@GEOSTRATEGO

A principios de este año, Estados Unidos comenzó a advertir de la inminencia de un ataque ruso a Ucrania, tras constatar la presencia de decenas de miles de soldados en la frontera. Incluso ponía fechas concretas. Baños se mofaba en redes sociales de esas advertencias. “Domingo 20: ¿ultimátum a Ucrania? Putin, como es tan cruel y desalmado, igual hasta NO invade hoy Ucrania para dejar en evidencia a Estados Unidos, la OTAN y Reino Unido y demás adláteres y palmeros”, escribió en su cuenta de Twitter.

Dos días antes de la invasión de Ucrania, definía el reconocimiento de Moscú de las regiones autodenominadas repúblicas como “una jugada maestra pues, sin disparar un tiro, y de forma ‘democrática’, Rusia habría conseguido hacerse con la región del Donbás”. 

Ahora, la guerra rusa contra Ucrania está produciendo un enorme baño de sangre. En sus últimas intervenciones, ha puesto el foco en el papel de Estados Unidos: “Sin quitarle un ápice de responsabilidad a Putin, el principal responsable del ataque a Ucrania, tampoco debemos olvidar que la administración Biden no ha hecho el más mínimo gesto por atender a ninguno de los requerimientos de Rusia en los días previos a dicho ataque”.

Otras fuentes autorizadas, entretanto, dan verosimilitud a lo que propugna el coronel. “Pedro no es prorruso, qué va. Él es un tío serio. Lo que pasa es que si hay una línea y SI no te alineas y eres objetivo pasas a ser sospechoso”, aprecia alguien que le vio trabajar de cerca en la Escuela Superior de las Fuerzas Armadas, donde Baños estuvo seis años -de 2004 a 2010-, y que destaca el valor de abrir las puertas que ha abierto: “Con su participación en programas de televisión ha conseguido dinamizar la geopolítica, ahora la entiende todo el mundo. Él acertará o se equivocará, pero es un tío muy profesional”.

“Eran temas que no interesaban a nadie, pero con programas como La Mesa del Coronel puso un poco de categoría. Podrá tener un punto de espectáculo, pero de ahí a decir que es prorruso… Ha hecho mucho bien, hay que debatir, que no todo tiene que ver con posturas oficialistas”, sostienen otras fuentes militares.

 

Tuis recientes del coronel reservista sobre Ucrania. /@GEOSTRATEGO

El citado programa de televisión de Baños, producido por Alma Producciones Digitales, la productora de Iker Jiménez, abarcó desde septiembre de 2019 cinco programas de investigación dirigidos por el coronel sobre diversos temas: noticias fake, la yihad, la bomba demográfica… Emitido los domingos en Cuatro, cosechó medio millón de espectadores y se convirtió en el primer programa de televisión de la democracia presentado por un militar.

Fuentes de Mediaset, que opera el citado canal, señalan que, pese a su corta duración, “el programa no fue cancelado”, sino que eran una serie de “programas especiales”. Desde Mediaset también evitan entrar a valorar lo que está ocurriendo con Baños: “No tenemos nada que comentar sobre este asunto puesto que tiene que ver con opiniones personales del colaborador”.

POSICIÓN CON CATALUÑA

Es indudable que los postulados políticos de Baños siempre han estado en los márgenes del pensamiento político en España, si bien no se le puede reprochar que haya tratado de interferir en la política española. Nunca habla de ella, solo de relaciones internacionales, lo que le ha valido el apelativo de “patriota” por parte de sus cercanos.  

Su postura de ‘outsider’ se visibilizó claramente durante la crisis de Cataluña. Él siempre negó la presunta injerencia del Kremlin para azuzar las divisiones. “Rusia no se va a involucrar en Cataluña. Eso es otro montaje”, afirmó en una entrevista en el diario La Razón. 

 

Pedro Baños, en una reciente intervención en el programa de Cuatro ‘Horizonte’ /CUATRO

En sus redes sociales insistía en que todo era “un montaje de los servicios de inteligencia anglosajones” o que “la inteligencia sorosiana [del inversor George Soros], estrechamente ligada con los servicios de inteligencia” estaba desplegando “sus recursos para convencernos de la injerencia rusa en Cataluña”. 

La Comisión Especial del Parlamento Europeo sobre injerencias extranjeras, sin embargo, ha incluido en su informe final una petición de “investigación en profundidad” de los contactos existentes entre funcionarios rusos y el independentismo catalán. Bruselas ha creado una oficina, la East Stratcom Task Force, dedicada precisamente a “exponer los intentos del Kremlin de despistar y confundir a la población europea”. 

La libertad de expresión resume su esencia, tiene una voluntad de servicio que intenta mantener para que la opinión pública esté informada”, ataja su editor, que le descubrió hace seis años cuando leyó un artículo suyo en La Nueva España y que ahora, fruto de la “lealtad” que muchas personas consultadas destacan de Baños, le ha acompañado en la editorial independiente y butique Rosameron que pretende ser espacio de libertad y debate -entre otros autores publica a Álvaro Pombo-.  

“Lo que aporta Pedro es el respeto a los demás, a uno mismo“, señala Francisco Martínez sobre el coronel, que mientras Rusia repliega sus fuerzas y centra sus esfuerzos en el Donbás, mantiene un medido silencio mediático, aunque sigue acudiendo a charlas y a presentar el libro en distintas localidades de España.

Siempre que se le pregunta por las guerras responde lo mismo: hay que evitarlas. “Solo sirven para incrementar la conflictividad en todo el planeta. Las guerras nos las suelen revestir de humanitarismo, de llevar la democracia y las libertades y hay otros intereses, casi siempre más económicos, o de geopolítica”, dice Baños, que vivió el conflicto bélico en primera persona, ya que estuvo en Bosnia como observador militar de Naciones Unidas en 1994: “Había personas que eran amigos de la pandilla y por motivaciones políticas y espúreas se enfrentaron con un odio terrible”.

Fuente: Mario Saavedra/Roberto Bécares – El Periódico de España

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] Pedro Baños, el coronel que sonó para dirigir la seguridad nacional: amenazas, apagón en redes y … […]