Argelia admite su preferencia por Italia frente al “egoísmo” de Sánchez y Rabat

El embajador Amar Belani, responsable en Argelia del Sáhara Occidental, celebra el aumento de las relaciones energéticas con un país “amigo” y “comprometido” como Italia “ante los profundos cambios que están alterando el orden internacional”.

Nada, por ahora, volverá a ser lo mismo entre España y Argelia. El viraje histórico del Gobierno de Pedro Sánchez con el Sáhara Occidental ha dinamitado los puentes energéticos con el que era su gran socio energético del Magreb. Al tiempo que se deterioraban las relaciones entre los dos países, Argelia ha ido estrechando sus lazos con Italia hasta llegar esta semana a un acuerdo para aumentar la importación de gas al país transalpino. “Italia es un país amigo que siempre ha respondido en las circunstancias más difíciles (…) a diferencia de lo que acabamos de experimentar con otros socios en la región, más acostumbrados a la duplicidad y a los cálculos estrechos y egoístas“, señala el embajador Amar Belani, que en el Ministerio de Asuntos Exteriores se encarga del Sáhara Occidental.

En una entrevista para la agencia argelina TSA, Belani es preguntado por el futuro de la relación gasística de Italia y Argelia “en un contexto de tensiones con España”. El representante argelino argumenta que las relaciones con el país de Mario Draghi “siempre han sido excelentes”. Sin embargo, considera que “ante los profundos cambios que están alterando el orden internacional, es importante poner en marcha y consolidar una sólida cooperación intergubernamental entre países amigos“.

Tanto España como Italia juegan un importante papel en la actual crisis energética. Ambos países son la entrada en Europa de los gasoductos argelinos. España concentra el 25% de la capacidad de regasificación del continente y el 30% de la capacidad de almacenamiento. En los últimos tiempos, Argelia ha suministrado cerca del 40% del gas que llegaba a España. Pero las tensiones con el Sáhara vienen debilitando el suministro desde noviembre. La cuestión del Sáhara, que enfrenta a Marruecos y a Argelia, ya frustró la renovación en noviembre del gasoducto del Magreb-Europa (GME), que introducía el hidrocarburo argelino a Cádiz después de pasar por territorio marroquí. Ahora, a España sólo le queda con Argelia el gasoducto Medgaz.

El objetivo de Italia es reducir su dependencia de la Rusia de Vladímir Putin, que supone hoy el 40 % del total importado, según explicó en rueda de prensa Draghi tras un encuentro privado con el presidente argelino, Abdelamadjid Tebboune, el pasado martes. “Trabajaremos con Italia para garantizar un aumento global progresivo de la cuota de gas natural procedente de Argelia en el mercado italiano, según los planes a corto, medio y largo plazo”, detalla Belani en la entrevista.

“En efecto, Italia es un país amigo que siempre ha respondido en las circunstancias más difíciles y, sobre todo, es un país que se compromete constantemente con posiciones de principio en cuestiones regionales de interés común, a diferencia de lo que acabamos de experimentar con otros socios de la región, más acostumbrados a la duplicidad y a los cálculos estrechos y egoístas”, añade en una referencia velada al acuerdo entre Mohamed VI y Pedro Sánchez.

Fuente: MIguel Fiter – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios