La web del SEPE apenas oferta 65.000 empleos para 3,1 millones de parados

Solo 53.000 empresas, de 3,3 millones, cuelgan sus ofertas en ‘Empléate’.

El Gobierno suplirá  el organismo por una Agencia Estatal para agilizar gestiones y que los parados sepan los empleos que hay.

El Gobierno de Pedro Sánchez daba luz verde el pasado diciembre a la Agencia Estatal de Empleo, un organismo que sustituirá a un Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que se ha mostrado ineficiente a la hora de ofertar un trabajo a los 4,7 millones de demandantes de empleo, en los que están incluidos 3,1 millones de parados, pese a que las empresas insisten en que necesitan mano de obra. El SEPE, que cuenta con más de 700 oficinas, no ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y cuenta con una tecnología obsoleta, con ordenadores de más de dos décadas, y se ha mostrado muy vulnerable a los ataques informáticos, como se evidenció con el  hackeo de marzo de 2021, que colapsó sus servicios durante semanas.

Su tercer problema tiene que ver con la plantilla, insuficiente, envejecida, expuesta a agresiones y con sueldos nada atractivos, que en algunos casos no llegan a los 1.200 euros. La mitad de los 8.100 trabajadores cuentan con más de 50 años, una cuarta parte tiene contratos interinos y más de mil son personal laboral, expuestos al despido. Según los sindicatos, será necesario contratar cerca de 4.000 personas para afrontar los retos a los que se enfrenta el organismo que gestionó el año pasado más de 19 millones de contratos. En esto contexto, los planes del Ministerio para sacar adelante la Agencia Estatal de Empleo resultan muy ambiciosos y el principal desafío será ofrecer al menos una oferta de trabajo, al menos una vez al año, a los demandantes de empleo y lograr que las empresas comuniquen las vacantes a través de un nuevo portal de información y que estas lleguen de forma adecuada a los trabajadores.

En la actualidad, el portal ‘Empléate‘, que pretende dar la máxima visibilidad a las ofertas de empleo, apenas muestra 65.000 puestos de trabajo y tiene 700.000 personas registradas en busca de empleo. Mientras, en un país con 3,3 millones de empresas, apenas se han dado de alta 53.000 en una web que tiene como objetivo centralizar toda la oferta de empleo existente en los portales públicos y privados a través de un metabuscador y “contribuir a dinamizar la colocación y de conferir una mayor transparencia al mercado de trabajo”. Con los datos que muestra el portal ‘Empléate’ es evidente que se está muy lejos de la meta.

 
En España faltan trabajadores en hostelería, agricultura y construcción, empleos con baja remuneración y largas jornadas en condiciones duras

En España faltan trabajadores en hostelería, agricultura y construcción, empleos con baja remuneración, largas jornadas en condiciones duras y que de forma habitual son cubiertos por asalariados extranjeros. Pero no solo falta mano de obra para esos perfiles, también una de cada tres empresas tecnológicas tienen dificultades para encontrar técnicos, mejor remunerados, y con jornadas bien definidas. Mientras, el portal ‘Empléate’ apenas presenta 3.800 ofertas para empleos informáticos y telecomunicaciones, 2.100 para hostelería y turismo y poco más de 1.600 destinadas a ingenieros y sanitarios. Después de la pandemia, una de cada cuatro empresas reconoce que necesita contrataciones y la despoblación hace muy complicado encontrar mano de obra en determinadas zonas rurales.

Los desajustes educativos y formativos, la entrada en el mercado laboral cada vez más tardía, debido fundamentalmente a que se están realizando estudios universitarios, la precariedad laboral y los bajos sueldos en determinados sectores son algunos de los ingredientes, además de la gestión ineficiente de ofertas, que propician que haya más de 3 millones de parados mientras en la construcción se demandan más de medio millón de empleos y siguen faltando camioneros, ingenieros, pero también trabajadores ‘temporales’ para la hostelería y el sector agrario.

En 2021, el número de asalariados contratados a través de una empresa de trabajo temporal (ETT) fue de 677.000 y supuso el 4,1% del total, frente al 3,5% de 2020. Mientras, 324.700 asalariados -el 2% del total- obtuvieron su empleo con la intermediación de una oficina de empleo pública, el mismo porcentaje que en 2020 y en 2019, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El SEPE es el encargado de gestionar las prestaciones, los subsidios y dispone de un portal para ofertar los empleos que le llegan. Mientras, a que las políticas activas de empleo ya están en manos de las comunidades. La intermediación laboral para encontrar un empleo, por tanto, recae en las oficinas públicas de empleo, que en muchos casos comparten espacio con las del SEPE y que evidencia diferencias salariales entre los funcionarios autonómicos y estatales.

Fuente: Enrique Morales – La Información

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios