El PP avalará las ayudas de urgencia, pese al «engaño» de Sánchez

Feijóo denuncia la falta de información y el incumplimiento del compromiso de La Palma de bajar los impuestos.

El presidente de la Xunta y candidato a la Presidencia del PP, Alberto Núñez Feijóo, criticó ayer con contundencia las formas utilizadas por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para presentar el esperado plan de choque para afrontar el alza de precios que ha agravado la guerra en Ucrania. La ofensiva mediática de Moncloa y de la izquierda colocó de inmediato el foco en el PP y en la posición que mantendrá en el Congreso ante este paquete de ayudas. Y la primera reacción de Feijóo consistió en denunciar la falta de información sobre el plan, del que se enteró por los medios de comunicación, además de que incumple lo acordado en la Conferencia de Presidentes autonómicos de La Palma en materia de impuestos. «Los acuerdos que teníamos no se cumplen», señaló.

En el entorno de Feijóo toman nota del proceder del presidente del Gobierno en un momento en el que el cambio en el liderazgo de la oposición ha alentado la expectativa de posibles acuerdos de Estado y de recuperación de consensos.

La crisis económica y social, agravada por la guerra de Ucrania, así lo aconseja, pero Sánchez ha hecho el primer movimiento que confirma, y de esta forma lo interpretan en las filas populares, que «en lo que está es en sostener la resquebrajada coalición con Podemos y apropiarse de las medidas sociales que pueden tener una mejor venta ante la opinión pública» en un país con una situación de sobreendeudamiento, sin margen fiscal y con debilidades estructurales que son las que han obligado a Bruselas a reconocer la «insularidad ibérica».

Sánchez no ha hecho todavía ningún gesto que indique que tiene de verdad intención de buscar grandes acuerdos de Estado para hacer frente a un escenario sobre el que se cierne la sombra de la estanflación. En lo que parece, además, una deliberada estrategia dirigida a conseguir por parte del centro derecha una reacción de rechazo que no sea bien interpretada en la calle, donde la urgencia hace que lo que se pida son ayudas inmediatas para contener los efectos del encarecimiento de la energía y de la subida de precios en la actividad de las empresas y en el día a día de las familias. El PSOE ya consiguió esa reacción de ponerse en contra del plan de choque por parte de Vox.

En el PP, las críticas se centraron más en las formas y en ese estilo de hacer política de Sánchez basado «en el incumplimiento de los compromisos» y en la «deslealtad» hacia sus interlocutores. «Mucha propaganda y poco sentido de Estado».

Preguntado expresamente por la posición del PP, Feijóo explicó ayer que si el Gobierno quiere trasladar el contenido y el alcance de lo que vayan a aprobar, «lo vamos a estudiar con la rigurosidad y seriedad que el caso requiere». Si bien, en todo caso dejó bien claro su malestar con el anuncio del jefe del Ejecutivo.

Feijóo confirmó su disposición a analizar la propuesta y a valorarla, pero también advirtió de que no es aceptable «seguir esperando para que se nos explique exactamente qué se va a hacer después de un año con la inflación disparada». El domingo el Gobierno se puso en contacto con la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, pero le trasladó «información genérica y poco concreta», además de «confusa». La respuesta política del PP está pendiente de ver qué sale hoy del Consejo de Ministros, los plazos de su puesta en marcha, y el detalle, además, de la propuesta energética que el Gobierno español tiene que presentar a Bruselas para que se nos permita, junto a Portugal, intervenir en el mercado y desligar el precio del gas de la electricidad.

«Esto es un camino lleno de trampas porque es evidente que un partido de gobierno como el PP, y con sentido institucional, no puede oponerse a ninguna medida que suponga atender la situación de emergencia social en la que nos encontramos. Otra cosa es que nos parezca que son insuficientes, que están mal planteadas, que el Gobierno engaña a los partidos, o que no tiene un plan global para responder a los problemas económicos y financieros del país», reflexionan en el PP.

Feijóo, por su parte, insistió en criticar que no haya una bajada de impuestos, y que desde el punto de vista de los precios de la energía, «que están ahogando a las empresas, a los autónomos y a las familias, el Gobierno no ha obtenido el plácet de Europa y toca esperar a ver si la nueva propuesta, que enviaremos esta semana se aprueba o no».

Fuente: Carmen Morodo – La Razón

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios