Sánchez anunciará las medidas económicas al Ibex antes que al Congreso

Pronuncia una conferencia el lunes en Madrid a la que no podrán acudir ni Sánchez Galán ni Reynes por lo ajustado de la convocatoria.

El Congreso de los Diputados será el tercer plato del menú que Pedro Sánchez ha preparado para una semana que desde el Ejecutivo aseguran que será «fundamental» en el devenir futuro del país. El Consejo de Ministros aprobará el próximo martes el llamado plan nacional de respuesta al impacto económico de la guerra de Ucrania y el miércoles el jefe del Ejecutivo comparecerá ante la Cámara Baja para explicarlo. Pero con anterioridad, el lunes, ha convocado a las grandes empresas del Ibex a una conferencia en la que adelantará algunas de esas medidas económicas de las que, hasta ahora, poco o nada ha trascendido.

Tras las palabras del presidente el lunes se abrirá un panel de líderes empresariales, según adelantaba ayer Lainformación. La decisión de Moncloa puede enfadar aún más a los grupos de la oposición, ya muy críticos respecto a cómo se ha organizado tanto la comparecencia gubernamental como la ronda de contactos de las dos últimas semanas capitaneada por el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, para intentar pactar las medidas económicas con las que frenar el impacto del altísimo precio de la energía.

Para empezar, Sánchez acudirá al Parlamento con el objeto de explicar, no una, sino tres cuestiones capitales, esto es, la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se ha celebrado en Bruselas, el plan nacional de respuesta y el giro histórico respecto al Sáhara Occidental, abrazando como la vía más factible la defendida por Marruecos, que persigue convertir a la antigua colonia española en una región autónoma bajo soberanía marroquí. Una buena forma de diluir los tres asuntos.

Sánchez mezclará en su comparecencia del miércoles el plan de respuesta, la cumbre europea y el Sáhara

Algunos portavoces de la oposición han venido criticando que Sánchez no hiciera una comparecencia monográfica, al menos, del tema del Sáhara, sobre todo después de constatarse con toda su crudeza la absoluta soledad del Ejecutivo al respecto. Ni un solo Grupo parlamentario, salvo el socialista, defendió el pasado miércoles el inicio de «la nueva etapa de relaciones» con Marruecos que defendió a duras penas el ministro José Manuel Albares en la comisión de Exteriores de la Cámara Baja.

No aclaró cuestiones fundamentales, entre ellas, si Marruecos renuncia a la reivindicación territorial sobre Ceuta y Melilla y si Argelia conocía el cambio de posición de España, dado que el propio Gobierno ha dado versiones contradictorias. Albares acudirá el 1 de abril a Rabat para reunirse con su homólogo marroquí, Nasser Burita, con el que creará grupos de trabajo mixtos en distintas materias. Pero el portavoz del PNV, Aitor Esteban, se lo dijo muy claro al titular de Exteriores: «cuando vaya a Rabat recuerde que no tiene el apoyo de este Parlamento».

Los transportistas rebeldes desafían al Gobierno y mantienen la huelga pese a las ayudas

Y habrá que ver si Sánchez convence a los principales jefes del Ibex sobre su paquete de medidas económicas, porque de los Grupos Parlamentarios no hay ninguno que no se haya quejado de inconcreciones y vaguedades tras reunirse con Bolaños y con todas o algunas de las tres vicepresidentas, Nadia Calviño, Yolanda Díaz y Teresa Ribera.

Lo cierto es que la delegación gubernamental ha acudido a estos encuentros «sin un papel», como criticó el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, dejando muy claro que si el texto final no les satisface no votarán a favor del mismo. Bolaños arguye que, fundamentalmente, han ido a escuchar las propuestas de la oposición, cuyo voto necesitarán para la convalidación del decreto, pero sobre medidas concretas aún no hay nada porque, entre otras cosas, ni siquiera está pactado en el seno de la coalición de gobierno.

Al acto del lunes no acudirán ni Sánchez Galán ni Reynes por lo ajustado de la convocatoria

Los equipos de Moncloa y de vicepresidencia segunda llevan mucho tiempo intercambiando papeles y propuestas, que centraliza Bolaños, el auténtico hombre fuerte del Ejecutivo tras Sánchez y vicepresidente político in péctore, así como Manuel de la Rocha, secretario general de asuntos económicos y G-20 de Moncloa.

El acto de este lunes -a celebrar en un auditorio situado en la Milla de Oro de Madrid- se ha convocado con poco tiempo, por lo que grandes del Ibex han tenido que ajustar sus agendas para poder acudir. No estarán el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, a quien le pilla fuera de España, ni el de Naturgy, Francisco Reynés. Moncloa ha sido muy discreta respecto a la organización de este acto y, de hecho, la prensa no recibirá convocatoria oficial del mismo hasta este sábado. Habrá que ver cómo les sienta a sus señorías ser poco menos que el postre entre las preferencias de Sánchez para una semana que se prevé política y económicamente muy intensa.

Fuente: Cristina de la Hoz – El Independiente

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios