La ‘número dos’ de Exteriores coloca a su hermano de alto cargo y compromete a Albares

Ángeles Moreno impulsa la carrera de su pariente diplomático al facilitar su nombramiento al frente de la Casa Sefarad-Israel.

La secretaria de Estado de Asuntos Exteriores, Ángeles Moreno Bau, ha puesto en un aprieto al ministro José Manuel Albares después de haber propuesto a su hermano, el también diplomático Jaime Moreno Bau, para dirigir la Casa Sefarad-Israel, según advierten fuentes del ministerio a THE OBJECTIVE.

El consejo rector de esta institución, en el que están el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, dio luz verde el pasado 7 de marzo al nombramiento de Jaime Moreno a propuesta de Exteriores. Fuentes del Consistorio madrileño y del Gobierno regional explicaron a este medio que no pusieron objeciones con él, a diferencia del bloqueo en la candidatura del socialista Borja Cabezón para Casa América, ya que su currículum es «adecuado» para el puesto.

El diplomático estuvo destinado durante tres años -de 2016 a 2019- en la Embajada española en Israel como encargado de los asuntos consulares, culturales y administrativos, donde fue el responsable de aplicar la ley 12/2015 sobre concesión de la nacionalidad española a los sefardíes originarios de España.

Tras ese paso por Tel Aviv como cónsul, Jaime Moreno ha sido subdirector general de Protección y Asistencia Consular dentro del Ministerio de Asuntos Exteriores, de ahí que los representantes del PP en el consejo rector reconocieron que su trayectoria diplomática le permitía aspirar al cargo, sobre todo tras su destino en la Embajada española en Israel.

Moreno compromete a Albares

Sin embargo, fuentes diplomáticas creen que Moreno no debió llevar al ministro el nombre de su hermano para evitar cualquier sospecha de nepotismo dentro de Exteriores. En este sentido, alegan «cuestiones morales y éticas» ya que, tras la llegada de Albares, la red de casas se repartió entre las distintas Secretarías de Estado por un criterio geográfico. Los asuntos de Israel quedan bajo el paraguas de la ‘número dos’, por lo que la Casa Sefarad depende orgánicamente de ella, según reconoce un portavoz de la Oficina de Información Diplomática (OID).

De 44 años y licenciado en Derecho Hispano-Francés por las Universidades Complutense de Madrid y Sorbona de Paris, Jaime Moreno ingresó en la Carrera Diplomática en 2006. Por lo tanto, lleva 15 años como diplomático y ha estado destinado en Sudáfrica, Chile y Mozambique, pero varios de sus compañeros en el ministerio consideran que este puesto al frente de Casa Sefarad le llega pronto.

Su nuevo cometido le equipara a un director general y, lo más importante, le catapulta para ocupar una embajada en su próximo destino. Por ejemplo, el último director de Casa Sefarad, el también diplomático Miguel de Lucas, acaba de ser nombrado embajador en Jordania tras desarrollar una intensa actividad en todo lo relacionado con Israel y el mundo judío en España.

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares.

El propio Jaime Moreno agradeció la confianza depositada en él y destacó su trabajo como cónsul en Tel Aviv , «lo que me permitió -dijo- dirigirme a los descendientes de aquellos españoles a los que de forma injusta España expulsó en 1492, ensalzando su valentía y coraje por haber sido capaces de conservar la lengua, la cultura y las costumbres españolas».

Además, señaló que como consejero cultural de la Embajada de España en Israel había podido mantener un «estrecho contacto con los equipos de instituciones tan prestigiosas como Yad Vashemel Museo de Israel -dónde llevó la exposición ‘Zurbarán, Jacob y sus doce hijos, cuadros del Castillo de Auckland’- la Universidad Hebrea o la de Tel Aviv. Por todo ello, subrayó que «será un honor poner dicha experiencia al servicio de Centro Sefarad-Israel».

Centro Sefarad-Israel es una institución de diplomacia pública creada en el año 2006, en tiempos de Miguel Ángel Moratinos como ministro, cuyo objetivo es profundizar en el estudio del legado de la cultura judía y fomentar un mayor conocimiento de la misma en el seno de la sociedad española, a través de la organización de diferentes actividades culturales y divulgativas. Además, impulsa el desarrollo de los vínculos de amistad y de cooperación entre la sociedad española y el mundo judío.

Fuente: Antonio Rodríguez – The Objective

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios