Sánchez dispuesto a sentarse ahora con el transporte ‘rebelde’ para vender el lunes sus medidas al Ibex

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quiere el paro de transportistas desconvocado para rodearse del Ibex en la presentación de su plan de choque contra el impacto económico de la guerra.

En el tercer y cuarto día del paro del transporte, que ya paralizaba al sector agroalimentario e impactaba en la industria y en muchos otros, las ministra de Transportes, Raquel Sánchez, y la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, tildaron a los convocantes de “ultras” y “ultraderecha”. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, subió el viernes la apuesta y les acusó de “hacerle el juego a Putin”.

Las ministras de Sánchez, junto con la vicepresidenta primera y ministra para Asuntos económicos, Nadia Calviño, se negaban en todo momento a reunirse con estos transportistas, los convocantes del paro, la Plataforma en Defensa del Sector Transportes, que dice que no parará si el Gobierno no se sienta con ellos. La ministra de Transportes mostró su desprecio a esta plataforma el lunes durante su reunión con el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) y dijo que no tenía ni idea de qué iban a hacer y mostró desinterés por ello.

Pues bien, Sánchez vendió un acuerdo con CNTC el lunes tras poner un plan de ayudas de 500 millones de euros sin concreciones que no era tal: tras la reunión del lunes, se sumaron al paro Fenadismer, que integra a más de 32.000 empresas de transporte con más de 50.000 vehículos, Fetransa y Feintra. El impacto de la huelga, que ya costaba cerca de 200 millones de euros al día sólo al sector agroalimentario, se incrementó desde entonces. Pero el Gobierno se mantenía en sus trece y dijo que sólo se reuniría de nuevo el viernes, pero nunca con los convocantes. Al final tuvo que adelantar la cita a ayer, en una reunión de varias horas en la que ya bajó a concretar su oferta.

Los transportistas convocantes del paro creen que el acuerdo es una “migaja” y seguirán con las protestas

Sánchez, solución a cualquier precio

Pero la negativa a reunirse con la Plataforma en Defensa del Sector Transportes se mantenía ayer en plena reunión, a pasar de que Pedro Sánchez ya había afirmado que en la reunión de ayer con los transportistas se llegaría a un acuerdo definitivo y adaptado a las necesidades del sector, y avanzó que el Ejecutivo no se levantará de la mesa hasta lograrlo. “Estoy convencido de que llegaremos a un acuerdo, porque tenemos la voluntad, entendemos sus demandas y haremos todo lo que esté en nuestras manos para que mañana se alcance un acuerdo. Nos vamos a sentar y no nos vamos a levantar hasta que lo logremos“, dijo el miércoles en Ceuta.

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo fue la primera en declarar explícitamente la necesidad de reunirse con los convocantes, con “todo el sector”. Díaz rechazó tachar de extrema derecha a los transportistas: “Nunca califico a nadie y me consta que quienes se están manifestando son los más vulnerables de la cadena del transporte, personas que están trabajando a pérdidas y cuentan con la comprensión el Gobierno”, aseguró.

La reunión con la Plataforma gana enteros en la carrera contrarreloj que debe correr Sánchez si quiere ofrecer soluciones al Ibex en el acto al que les ha convocado. Una situación similar se vivió en 1997 en una huelga del transporte que el Gobierno de José María Aznar. Ni Fenadismer ni CETM apoyaron entonces una huelga convocada por Fedetrans, que no estaba en el Comité Nacional, como esgrime el Gobierno respecto a la Plataforma en Defensa del Sector Transportes. El conflicto se solventó cuando el Ejecutivo de Aznar se reunió con Fedetrans.

“Haremos todo lo posible”. “Esta semana habrá acuerdo”. Las instrucciones del presidente son claras y van dirigidas a las tres ministras del área socialista que están liderando las negociaciones con la patronal del transporte. No es el único giro del Gobierno en las últimas horas. Fuentes consultadas por Vozpópuli aseguran que Sánchez ha dado orden de acelerar la negociación con patronal y sindicatos para alcanzar el llamado pacto de rentas. Sobre la mesa, una oferta de la CEOE para subir los sueldos un 9% y evitar una intervención de La Moncloa. “Si puede resolverse cuanto antes, mejor”.

La Moncloa presiona al Ibex

Una de las razones de este giro es la necesidad de Sánchez de llegar con estos acuerdos y un ambiente menos tenso a su decreto económico del martes. Sánchez quiere acabar con la imagen de Gobierno “desbordado” por la cantidad de frentes y problemas que se le amontonan encima de la mesa. El presidente anunciará parte de las medidas en el foro Generación de Oportunidades, organizado por Europa Press y McKinsey, que se celebrará el lunes por la mañana.

La Moncloa recupera una vieja tradición: la de rodearse de los principales líderes de las empresas del Ibex 35 para anunciar medidas económicas importantes. “Para que el acto sea un éxito va a ceder en lo que sea necesario”, aseguran estas fuentes.

Presidencia ha cursado invitaciones a las principales empresas del país. Decenas de ellas han confirmado su presencia pero no el nivel de representación. Los presidentes de bancos como Santander o BBVA, sector eléctrico y energético, entre otros, decidirán sobre su asistencia en el último minuto. Y necesitan que la huelga esté desconvocada para el lunes.

Fuente: Mercedes Serraller/Jorge Sáinz – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
2 Comentarios
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] Sánchez dispuesto a sentarse ahora con el transporte ‘rebelde’ para vender el lunes sus… […]

trackback

[…] Sánchez dispuesto a sentarse ahora con el transporte ‘rebelde’ para vender el lunes sus medidas… […]