Zarzuela se desmarca de la carta de Sánchez a Mohamed VI: “La política exterior es suya”

Casa Real marca distancias con Moncloa en la negociación con el rey de Marruecos que ha provocado un cambio de postura respecto al Sáhara Occidental 46 años después.

De presidente de Gobierno a jefe de Estado. Así ha sido la interlocución entre Pedro Sánchez y Mohamed VI para pactar la nueva posición de España respecto al Sáhara Occidental. En esa negociación, Zarzuela ha estado totalmente al margen, a pesar de la buena relación existente entre las casas reales española y marroquí. Moncloa ha liderado la estrategia y la mediación de Felipe VI en este asunto quedó totalmente descartada.

Así lo confirman a Vozpópuli desde el propio Ejecutivo y también desde Zarzuela. En Casa Real recuerdan que “la política exterior de España le corresponde constitucionalmente al Gobierno“, descartando totalmente la intervención del rey en esta negociación con Rabat.

Las fuentes consultadas no confirman si Pedro Sánchez informó al propio Felipe VI de la carta a Mohamed VI y del cambio de postura de España respecto al Sáhara Occidental. Explican, en ese sentido, que ese tipo de comunicación del presidente del Gobierno al rey pudo realizarse en alguno de los despachos mantenidos entre ambos de forma reciente, aunque remiten a Moncloa para que el Gobierno dé las explicaciones oportunas.

Desde Presidencia del Gobierno, sin embargo, no aclaran si Sánchez mantenía al tanto a Felipe VI de sus conversaciones con el rey de Marruecos y fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores reconocen no saber si se produjo ese anuncio al rey de España.

Una negociación inusual

Informado o no Felipe VI, lo cierto es que el monarca no intervino en una negociación del todo inusual, entre el jefe del Ejecutivo español y el jefe de Estado marroquí. Diversas fuentes consultadas, próximas al ámbito diplomático, destacan que este tipo de comunicaciones “no suelen darse” y que “lo normal es que la interlocución sea entre gobiernos o entre casas reales”. Y más, añaden, para tratar asuntos tan delicados como el cambio de una posición internacional respecto a un territorio.

Las mismas fuentes destacan, además, que el propio presidente del Gobierno contactó con su homólogo marroquí a finales de 2020 para tratar de fijar una visita a Marruecos en 2021 que jamás se llegó a materializar. Entre otras cosas, por el rechazo de Mohamed VI a recibir al presidente español… y por la posterior polémica por la acogida en España de Brahim Ghali, jefe del Jefe Polisario.

En esos meses de ‘plantón’ de Mohamed VI, y antes de que el viaje se descartara totalmente, desde Moncloa insistían en una “interlocución entre gobiernos” para “un encuentro entre gobiernos”, destacando que el jefe del Ejecutivo no tenía por qué contactar directamente con el jefe de Estado marroquí.

La estrategia, ahora, ha dado un giro de 180 grados y Pedro Sánchez no ha dudado a la hora de negociar, directamente, con el rey de Marruecos. Tal y como expone el propio presidente en la carta a Mohamed VI que difundió ayer ‘El País’, el presidente del Gobierno propone “construir una nueva relación”, basada en “el respeto a los acuerdos firmados por ambas partes y la abstención de toda acción unilateral” para “evitar crisis” entre ambos países.

Respecto al Sáhara, Sánchez también propone, de forma explícita, un acuerdo al jefe de la monarquía alauí: el respaldo a la propuesta de autonomía planteada por Marruecos en 2007, calificada como “la base más seria, créible y realista para la resolución de este diferendo”, a cambio de “la cooperación en la gestión de los flujos migratorios en el Mediterráneo y el Atlántico” y de “restablecer la plena normalidad en la circulación de personas y bienes“.

Visita de Albares a Rabat

En la misiva, Pedro Sánchez también propone a Mohamed VI “mantener un encuentro lo antes posible para renovar y profundizar la relación privilegiada”. Esa cumbre, que ya fue rechazada hace más de un año por el rey marroquí en las negociaciones entre ambos gobiernos, será abordada por José Manuel Albares en su visita a Rabat el próximo 1 de abril.

El ministro de Asuntos Exteriores, que confirmó ayer ese viaje en el Congreso de los Diputados, explicó que en el orden del día de esa visita oficial figura “el restablecimiento, de forma controlada, de la circulación de personas y bienes” entre los dos países, así como el diseño del operativo de la próxima Operación Paso del Estrecho, cancelada en años anteriores por la pandemia.

En ese viaje, Albares se reunirá con su homólogo marroquí para escenificar la apertura de “una nueva etapa que se desarrollará sobre una hoja de ruta clara y ambiciosa, en beneficio de la integridad territorial y soberanía de España, de nuestra estabilidad y prosperidad”. En esa nueva etapa, anunció el ministro, se reabrirán “de forma controlada” las fronteras de Ceuta y Melilla.

Fuente: Jesús Ortega – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios