Unanimidad en el Congreso contra el bandazo de Sánchez en el Sáhara

Trece partidos de todo signo solicitan que el presidente comparezca y explique su nueva postura sobre la ex colonia española.

El volantazo sobre el Sáhara ha dejado al PSOE solo en el Congreso. Todas las formaciones políticas cuestionan en mayor o menor medida el «fondo» y las «formas» con las que el Ejecutivo, para sorpresa incluso de un sector del mismo, ha decidido virar la política exterior española respecto a la ex colonia y terminar así con 46 años de neutralidad en lo referente a su autonomía.

Un giro «injustificable» para la práctica totalidad del arco parlamentario, que reclama aclaraciones. Hasta 13 grupos -el Partido PopularCiudadanosERCEH BilduPNVJxCatPDeCATBNGCUPMás PaísCompromísNueva Canarias y Coalición Canaria– han registrado en la Cámara Baja solicitudes de comparecencia para que Pedro Sánchez explique y detalle a qué se debe esta maniobra y por qué no informó a sus socios de Gobierno ni a la oposición acerca del histórico cambio de criterio de nuestro país, que ha supuesto un acercamiento con Marruecos tras alinearse Sánchez con las tesis de Rabat, y el recelo de Argelia, uno de nuestros principales suministradores energéticos, en un momento de extrema sensibilidad como consecuencia de la guerra.

Todos estos interrogantes serán manifestados desde esta misma tarde en el Senado, donde grupos como el PP o ERC han modificado sus preguntas y abordarán al Gobierno en la sesión de control para que detalle las causas de este bandazo. Así, la única comparecencia a petición propia prevista en el Congreso para mañana con tal de explicar el asunto, la del ministro de Exteriores, José Manuel Albares, resulta insuficiente para prácticamente todos los partidos políticos con presencia en la Cámara Baja, incluidos aquellos que sustentan el actual Gobierno comandado por el PSOE, y que ayer manifestaron su irritación por la falta de información acerca de una decisión de tal magnitud y calibre. Todos consideran que el presidente debería rendir cuentas ante el Pleno. Una comparecencia que, para hacerla coincidir con la posterior a la celebración del Consejo Europeo, podría realizarse no antes del próximo miércoles, 30 de marzo.

En Unidas Podemos también se considera que Sánchez debería acudir por iniciativa propia y explicar las claves que han llevado a España a cambiar de postura, algo que a ojos de Yolanda Díaz es una «incoherencia» por parte de Sánchez. La vicepresidenta segunda acusó ayer al jefe del Ejecutivo de «incumplir» el pacto de Gobierno, tomar decisiones de manera «opaca» y «desmarcarse» de las resoluciones de las Naciones Unidas, que reconocen el derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación, con un viraje «radical» del que no se informó en ningún momento a Unidas Podemos.

No obstante, Díaz descartó nuevamente que esta tensión -unida a las grietas abiertas en el seno del Ejecutivo por el envío de armamento a Ucrania y el aumento del gasto en Defensa– puedan acabar haciendo salir a Unidas Podemos del Consejo de Ministros. «Quien es incoherente es quien sin dar explicaciones cambia de posición. Lo que le faltaba a este país sería tamaña irresponsabilidad», zanjó ayer la vicepresidenta.

RUPTURA DEL CONSENSO

No obstante, Podemos ha de afrontar de nuevo sus contradicciones si permanece en el Gobierno. La sensación que queda en el partido es que el PSOE, día tras día, pisotea el acuerdo de gobernabilidad. En el aire flota la «duda permanente» de hasta dónde cumplirán los socialistas, como opinó ayer la coportavoz nacional morada, Isa Serra, que considera que estas discrepancias «denotan el acercamiento» de Sánchez «al PP».

Todo lo contrario opinan, precisamente, los populares, que consideran que el PSOE se ha alejado en cuestión de días de los planteamientos que defiende el principal partido de la oposición. Alberto Núñez Feijóo cree que el Gobierno se encuentra en estado de «colapso», tras romper los «consensos» sobre el Sáhara, y en plena crisis energética, con el campo, la pesca y los transportistas en pie de guerra. «Nunca he visto a un gobierno tan autista, que comete error tras error y desde la soberbia», aseguró ayer en un acto en La Coruña.

Para el futuro líder del PP, Pedro Sánchez está gobernando de una forma «déspota e irresponsable». En ese sentido, le afeó que «nadie» haya informado aún al principal partido de la oposición sobre el nuevo criterio a cuenta del estatus del Sáhara. «Nos hemos enterado a través de Marruecos», se quejó. El Gobierno, a su juicio, «ha roto los puentes» con el PP en ese ámbito. Para Feijóo es «muy difícil tomarse en serio a un Gobierno que no se toma en serio a un país». «Ni siquiera ha informado a su Gobierno», dijo, en referencia a que Sánchez tampoco avisó a Unidas Podemos del viraje exterior.

«Lo primero, en política internacional es saber a dónde quieres ir y Sánchez no tiene ni idea», opinó, por su parte, Jorge Buxadé. El portavoz de Acción Política de Vox cree que el nuevo giro dado por Sánchez pretende evitar que el foco se pose sobre otros asuntos de los que el Ejecutivo es responsable: «No vamos a caer en la trampa que tiende Sánchez para que se empiece a hablar del Sáhara y no de lo que preocupa a todas las familias, que es el precio de los combustibles y de la electricidad». Por ello, y pese a criticar igual que el resto de partidos la decisión adoptada por el Ejecutivo, Vox ha decidido no solicitar la comparecencia del presidente del Gobierno.

Fuente: Vicente Coll/Juanma Lamet – El Mundo

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] Unanimidad en el Congreso contra el bandazo de Sánchez en el Sáhara […]