Marruecos es nuestro enemigo, no Rusia

Un presimiento del gobierno –no es un error-, absolutamente demenciado, que intenta que alguien le haga caso en el contexto internacional, pues todos los países serios le tienen tomada la medida, a él y a su gobierno de comunistas y corruptos, si es que ambos términos no son similares…

Mientras tanto, avanza la invasión y ocupación silenciosa de España, por Ceuta y Melilla, mediante hordas de salvajes que entran diariamente, en número de centenares, armados con garfios, barras de hierro, cal viva, y lo que haga falta, al tiempo que los guardias civiles y policías nacionales tienen orden de no repeler esos ataques, y dejarse agredir.

No sé quiénes son más cobardes, si los políticos traidores y corruptos, al servicio del NOM, o los mandos de esos cuerpos policiales, que son incapaces de cumplir con su deber, como en su día hizo Tejero, aunque ello pueda suponer el fin de su carrera militar y policial.

Pero la Patria está por encima de lo personal, y se debe estar siempre con España, con razón o sin ella, como se está con un padre o una madre.

La prostituida Constitución del 78 sigue sin cumplirse, y el propio Ejército es incapaz de invocar los sagrados deberes que le impone el artículo 8:

“1. Las Fuerzas Armadas… tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

¿Qué se nos ha perdido en Ucrania, enemistándonos con Rusia, una gran nación, cuándo somos incapaces de defender nuestras propias fronteras?

Ceuta y Melilla están fuera del paraguas de la OTAN, y esa organización, teledirigida por USA, nos dejará a los pies de los caballos, igual que a Ucrania, cuando tengamos una guerra con Marruecos, más bien pronto que tarde.

Mientras tanto pululan por España alrededor de dos millones de marroquíes, viviendo de “nuestro” escuálido estado de bienestar, y la mayoría de ellos sin aportar nada a la Hacienda Pública ni a la Seguridad Social española.

Son consumidores libres de cargas, que hacen un gran gasto en asistencia sanitaria, pues se traen a sus familiares para beneficiarse de nuestra asistencia sanitaria, tienen escolarizados gratis a sus hijos, disfrutan de la mayoría de las becas de comedor, etc., mientras que los niños españoles con pocos recursos económicos, que los hay a millones, subsisten como pueden.

Y, mientras tanto, las Parroquias, Cáritas, el Banco de Alimentos, etc., ayudan más a los musulmanes que a los católicos, fomentando la gran sustitución…

Hace ya años que he dejado de marcar la X a favor de la Iglesia Católica, pues no estoy dispuesto a que mi dinero se malgaste ayudando a extranjeros y musulmanes.

Llámenme racista, y es posible que lo sea, pero a mucha honra.

Para mí, y creo que para millones de compatriotas, los españoles primero.

Y luego, si sobra algo, los extranjeros, preferiblemente católicos, cristianos, y procedentes de Hispanoamérica, con los que tenemos grandes lazos culturales y sociales, al igual que con los Filipinos, Guineanos, Saharauis, etc.

Todo esto lo tenía muy claro Franco, y el régimen franquista, perro con la entrada en esa organización masónica y corrupta llamada la UE, se ayuda más a nacionales de terceros países que a aquellos con los que tenemos lazos históricos, de sangre, raza, tradiciones, cultura, etc.

En definitiva, La Legión anda por el ancho mundo haciendo de cipayos del NOM, al igual que Los Regulares, supongo, mientras que nuestras fronteras en Ceuta y Melilla son violadas diariamente, con unos cuerpos de seguridad que tienen las manos atadas, no vayan a perjudicar el físico de la carne fresca que va entrando para Chueca y alrededores.

¡Marlaska debe de estar encantado!

Artículo-opinión de Ramiro GRAU MORANCHO, Jurista y escritor.

https://www.graueditores.com

Comparte esta página:
5 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
Ramón
Ramón
6 Meses Hace

Excelente artículo, que comparto totalmente…
Se puede decir más alto, pero no más claro.