Los barcos españoles comienzan a parar por la subida del combustible: “No tendremos pescado para comer”

El sector pesquero advierte de que la invasión de Ucrania podría poner en peligro nuestra soberanía alimentaria “de aquí a dos semanas”.

La subida de la luz, del gas, de la gasolina… A todas las consecuencias que la invasión de Ucrania está teniendo en nuestros bolsillos y en nuestras casas, se suma una más: el posible desabastecimiento de pescado en las próximas semanas. Así lo advierte tanto la Confederación Española de Pesca (Cepesca) como el presidente de la Lonja de La Coruña, donde ya se ha producido un amarre parcial de los barcos a tenor del gran incremento que ha experimentado el precio del combustible.

“Hay barcos que ya están parados y es previsible que, en las próximas semanas, acabe amarrando el resto de la flota, principalmente la de arrastre, porque esto nos está suponiendo un sobrecoste de unos 30 o 35.000 euros mensuales y eso es inasumible”, denuncia Juan Carlos Corrás. En declaraciones a Libre Mercado, el también presidente de la asociación Pescagalicia insiste en que “la subida ha sido abismal” y, para muestra, un botón: “Si hace apenas unos meses estábamos en torno a los 500 euros la tonelada de combustible, ahora estamos en 1.200, y lo que no podemos hacer es salir al mar a perder dinero”.

¿Sin pescado en dos semanas?

Así, advierte de que, “a medida que vayan acabando sus tanques de gasoil, los barcos irán amarrando”, por lo que, “de aquí a dos semanas, el 100% de la flota de arrastre estará parada”.Corrás habla como presidente de la lonja de La Coruña, pero está convencido de que la situación es extensible al resto de puertos de nuestro país, por lo que asegura que, “en dos semanases más que probable que el producto que se vende en las lonjas españolas empiece a escasear“.

El secretario general de Cepesca, Javier Garat, corrobora esta dramática previsión: “O se actúa rápido, o nos abocamos a una catástrofe: barcos parados, un gran impacto económico y los consumidores no tendremos ni pescado ni marisco para comer. Y estamos hablando de la proteína animal más saludable que existe en el mundo y con menos impacto de huella de carbono”, subraya en conversación con LM.

Luis Planas, el ministro ausente

Ante esta situación, la patronal pesquera ya ha solicitado una reunión urgente con el ministro del ramo, Luis Planas. Sin embargo, hasta ahora, la única respuesta que ha recibido es la de la secretaria general de Pesca, algo que, según denuncia Garat, no ha sucedido en ningún país vecino. “En Francia, por ejemplo, la ministra del Mar ya se reunió la semana pasada con el sector pesquero y este mismo martes el primer ministro y otros seis miembros más de su gabinete han vuelto a recibir a los sectores más perjudicados por la invasión de Ucrania”, explica entre la envidia y la indignación.

A su juicio, es fundamental que el Gobierno entienda que “la situación es dramática“, ya que, al precio del combustible, hay que sumar “todo lo que se nos ha venido encima a todos los ciudadanos y las empresas españolas: la subida de la luz, del gas, de las materias primas, del transporte y la inflación, una tormenta perfecta que hace que, en muchos casos, ya no merezca la pena salir a pescar”.

Las ayudas de la UE

Con todo, Garat pide al Gobierno que haga cuanto esté en su mano para ayudar al sector. Para empezar, aprobar las llamadas “mínimis”, ayudas que no necesitan autorización previa de la Unión Europea y que rondan los 30.000 euros por empresa durante un periodo de tres años. Su objetivo es que se incrementen a “300.000 euros por barco”, ya que “30.000 por empresa es una cantidad ridícula” en estas circunstancias. No en vano, aporta un dato particularmente ilustrativo: “Al barco más grande que tenemos le cuesta más de un millón de euros solamente llenar el depósito“.

Consciente de que lo que plantean exige un acuerdo comunitario, Cepesca ha enviado también una carta al comisario europeo del ramo para conseguir que, “al igual que se hizo con el covid o con el Brexit”, se aprueben “medidas excepcionales, ante una situación que también es excepcional”. No en vano, como resume Juan Carlos Corrás desde la lonja de La Coruña, lo que está en juego es “la soberanía alimentaria“, algo que afectará al consumidor final, pero también a todos los sectores intermedios que dependen de la pesca.

Fuente: Sandra León – Libre Mercado

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] Los barcos españoles comienzan a parar por la subida del combustible: «No tendremos pescado para c… […]