Europa está financiando la guerra de Putin con las compras de gas y petróleo a Rusia

Por eso Putin no cierra el grifo del gas y del petróleo a la UE, mientras los aliados buscan alternativas a las energías fósiles contaminantes de Moscú.

Putin miente sobre las causas y el desarrollo de la guerra de Ucrania, pero la UE y la OTAN también mienten sobre las presuntas sanciones económicas a Rusia, que siguen siendo muy limitadas, y que los europeos no se atreven a imponer con todas sus consecuencias porque siguen comprando petróleo y gas a Rusia por enormes cifras de dinero en divisas, ni tampoco se atreven a expulsar a todos los bancos rusos de SWIFT.

Incurriendo la OTAN y la UE en una flagrante contracción y mentiras de sus gobernantes a los ciudadanos europeos mientras Rusia arrasa Ucrania, deja miles de muertos a su paso y está provocando una avalancha de refugiados ucranianos que pronto alcanzará los dos millones de personas.

Y todo ello sin que la OTAN se atreva a entrar en la guerra de Ucrania como lo hizo en los Balcanes, ni a cerrar el espacio aéreo de Ucrania, ni tampoco a enviar aviones y tanques a Ucrania para su defensa.

Dicen en la OTAN que Putin está amenazando la unidad y seguridad de Europa pero la OTAN no se atreven a defenderlas por temor a desencadenar una III Guerra Mundial y nuclear con la que amenaza Putin. Pero si Putin es el que manda en Europa, ¿para qué sirve la OTAN?

Sobre todo cuando sus aliados europeos siguen comprando petróleo y gas (energías fósiles además contaminantes) a los rusos, aprovechando incluso el hecho de que el petróleo y el gas de Rusia están mucho más baratos que los que se ofrecen en los mercados internacionales, donde el barril de Brent de petróleo ha superado los 130 dólares. Lo que es el colmo de la desfachatez europea.

Porque Europa no sólo está financiando la guerra de Putin con las compras del gas y del petróleo ruso sino que está haciendo negocio con los precios, mientras las Bolsas occidentales se desploma. Y todo ello y por más que la economía rusa también esté sufriendo un alto coste por la guerra.

Para entender esta lamentable situación y contradicción en la que hoy están inversas la UE y la OTAN, conviene recordar que el presupuesto militar anual de Rusia es de 56.000 millones de euros y que Rusia recibe de la UE por sus exportaciones de gas y petróleo (especialmente a Alemania e Italia) un total de 59.000 millones de euros anuales.

Y ¿por qué Europa no corta inmediatamente las compras de gas y petróleo a Rusia? Pues porque de momento no tienen alternativas en los mercados internacionales. De la misma manera que Rusia no tiene alternativas a las compras de la UE y por ello no cierra los grifos del gas y del petróleo.

Y esto es algo que debería estudiar el presidente ucraniano Zelenski que tiene en su territorio el gasoducto con el que Rusia exporta su gas a la UE. Y ¿qué pasaría si Ucrania dinamita y destroza el gasoducto ruso? Pues que Putin y Biden tendrían que quitarse sus respectivas caretas de su hipocresía calculada y enseñar, de una vez por todas, las cartas de esa partida secreta que Washington y Moscú están jugando bajo la mesa sobre la que se ubica el verdadero tablero internacional.

Fuente: Jaime Reston – República

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios