Podemos acabado y el PSOE tocado 

El criminal ataque de la Rusia de Putin a Ucrania, que está creciendo sin cesar, ha dejado en evidencia y en entredicho el débil compromiso de la izquierda gubernamental española, PSOE y UP, con las democracias y las libertades que defienden la UE y la OTAN.

Al menos hasta que Pedro Sánchez rectificó y, finalmente, decidió enviar armas a Ucrania, lo que UP calificó de ‘error’. Lo que debería afectar a su presencia en el Gobierno y lo que dañará, más si cabe, la difícil y enconada batalla política interna de UP y su horizonte electoral.

También estos hechos han dañado el PSOE que preside Pedro Sánchez por haberse negado, en un principio, al envío de ‘armas ofensivas’ a Ucrania. Lo que el presidente tuvo que rectificar el miércoles pero con el matiz de que ese envío de armas españolas era ‘para la resistencia’ ucraniana y no para el ejército del presidente Zelenski.

Y todo ello mientras el Presidente Sánchez consiente que ministros de UP califiquen de ‘error’ su cambio de decisión. Una posición inicial de Sánchez contra del envío directo de armas desde España a Ucrania que fue pactada por el presidente con la vicepresidenta Yolanda Díaz, en el nombre de UP.

Y una vicepresidenta que finalmente se sumó a la rectificación de Sánchez distanciándose de UP. Partido desde donde se mantienen críticas a la OTAN y a las sanciones a Rusia (a igual que en IU), y sin que ello haya sido para Sánchez algo tan importante (estamos en un momento histórico) como para cesar a los cinco ministros propuestos por UP, que hoy siguen dentro del Gobierno y del Consejo de Ministros de España.

Lo que hace que Sánchez, su Gobierno, el PSOE y UP convivan con sus  posiciones enfrentadas dentro del Ejecutivo. Asunto muy serio que podría tener consecuencias negativas internacionales como la suspensión de la Cumbre de la OTAN en Madrid prevista para finales de junio. Al menos mientras UP siga dentro del Gobierno.

Es verdad que el Gobierno de Sánchez finalmente envió armas a Ucrania y que ha apoyado sin reticencias todas las sanciones impuestas por la UE a Rusia. Pero sus dudas y negativa inicial al envío de armas han dejado en los ámbitos europeos y atlánticos una sombra de sospecha sobre España.

Y esto ocurre en momentos tan decisivos e importantes para Europa en los que el único dirigente español de la izquierda, indiscutible y decidido, es el vicepresidente de la Comisión Europea Josep Borrell. Quien, en el nombre de la UE, lanzó, el pasado martes, una severa advertencia en el Parlamento Europeo diciendo: ‘Nadie puede poner en mismo pie de igualdad al agredido y al agresor. Y nos acordaremos de aquellos que en este momento solemne no estén a nuestro lado’.

Y fueron quizás esas palabras las que impulsaron la rectificación de Pedro Sánchez y de Yolanda Díaz, pero no de las ministras de Podemos. Además  no cabe la menor duda de que se acercan momentos todavía más graves en Ucrania que van a poner a prueba a la UE y la OTAN. Y también al Gobierno de España en el que ya no puede haber la menor sombra de discrepancia o de ambigüedad como ocurre ahora.

Por lo que, tarde o temprano, Sánchez tendrá que remodelar su Gobierno y prescindir de UP porque parece claro que los ministros de Podemos, que ya empiezan a percatarse de las consecuencias y alcance de su ‘error’ -el suyo sí que ha sido un error- no parece que vayan a presentar la dimisión.

Y si el Gobierno se queda como está, además de poner en riesgo la cumbre de la OTAN en Madrid, esta crisis acabará dañando también al PSOE donde la negativa inicial de Sánchez al envío de armas a Ucrania causó malestar en sus dirigentes, militantes y votantes que vieron con nitidez la dependencia del presidente de los ministros de UP que en las actuales circunstancias ya no pueden seguir como están.

Fuente: Pablo Sebastián – República

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] Podemos acabado y el PSOE tocado  […]