Ayuso y Álvarez de Toledo ajustarán cuentas hoy con Casado en la Junta Directiva Nacional

Pedirán la palabra en el turno de ruegos y preguntas. El presidente se defenderá ante los más de 400 miembros del PP que asistirán. García Egea no ha confirmado su asistencia.

“Hablarán las mujeres“, adelantaba a este diario un dirigente del PP al ser preguntado por lo que se espera de la Junta Directiva Nacional del PP que hoy se reúne para cerrar la etapa Casado y abrir la era Feijóo. Cuando se habla de ‘mujeres’, todos miran hacia la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Ayer despejó su agenda para escribir el discurso. Tal y como confirman en su equipo, la baronesa pedirá la palabra y dará la réplica a Pablo Casado. Será la primera vez que Ayuso coincida con el todavía presidente del partido y con los líderes autonómicos después de haber originado la mayor crisis que se recuerda en los populares.

Génova no la convocó a la reunión de barones que se celebró el pasado miércoles. La relación está rota y no hay voluntad de enmendarla por ninguna de las dos partes. Casado jamás lo imaginó cuando la designó candidata a la Comunidad de Madrid con buena parte del partido en contra. Se siente “traicionado”, mantiene su equipo. El viernes 18 estuvieron juntos y a solas. No hubo capacidad de llegar a un acuerdo que podría haber salvado al líder del PP. Ayuso fue cordial, pero tenía ya su agenda propia. Ese domingo ya estaba hablando con el presidente de la XuntaAlberto Núñez Feijóo.

Otra de las damnificadas, la diputada Cayetana Álvarez de Toledo, también tiene previsto tomar la palabra en el turno de ruegos y preguntas tras la intervención de Casado. La exportavoz del PP en el Congreso ya ha ajustado cuentas con la dirección saliente y en particular con el ex secretario general Teodoro García Egeaen su libro ‘Políticamente indeseable’. “Bienqueda”, “veleta” o “camaleón emocional” son solo algunos de los epítetos que dedica a Casado, a quien reprocha haber entregado el partido al ex secretario general del que dice que ejercía el poder de manera “despótica, teocrática, teodocrática”.

En el partido esperan que las intervenciones sean críticas “pero respetuosas”. Los barones acuden con espíritu pragmático. Hay que pasar el trámite. “Casado será aplaudido tras su discurso”, apuntan diputados que hoy estarán en el Hotel Eurostars Madrid Tower donde a las 12 de la mañana arranca la reunión. “Ninguna intervención se podrá seguir en directo”, advertían anoche desde la formación. Para el presidente del PP, el mensaje a sus compañeros de partido es crucial. Hablará ante más de 400 cargos del PP, entre los que estarán diputados, senadores, presidentes regionales, eurodiputados y demás dirigentes orgánicos del partido. Se siente injustamente tratado. “No ha matado a nadie. Solo ha querido luchar contra la corrupción”, insisten desde su equipo, donde no han variado un milímetro el argumento. Casado es buen orador y apelará a su compromiso con el PP. Se definirá como “un pata negra” que “siempre ha trabajado por las siglas y por España”. Asumirá errores en la forma, pero nunca en el fondo: “No he hecho nada malo, quizás algo mal”, será su línea discursiva.

Los presidentes autonómicos esperan que el tono sea “conciliador”. “Lo importante es que salgamos unidos”, es la frase más repetida en todos los territorios. Reconocen que Casado ha quedado ante parte de la opinión pública como “un mártir” tras su despedida en el Congreso y las últimas informaciones en las que desde la Comunidad de Madrid se confirma, como publicó El Confidencial, que el hermano de Ayuso cobró 227.150 euros más de Priviet. La valoración que se hace de García Egea es justamente la opuesta. En el partido le tenían ganas y señalan que ha quedado como “un tirano”. García Egea puede acudir hoy como diputado a la Junta Directiva Nacional, pero salvo cambio de última hora no está previsto, según reconocía ayer su entorno. El ex secretario general ha empezado a pasar página y pierden fuerza los rumores que había dentro del partido sobre la posibilidad de que armase una candidatura alternativa para competir con Feijóo.

La intervención del todavía presidente del PP será el quinto punto del orden del día acordado para la reunión, después de la ratificación de los acuerdos que se tomen en el seno del Comité Ejecutivo Nacional (cuyo órgano se reúne una hora antes, a las 11:00, y en el que Ayuso también tiene asiento) y de la convalidación de la convocatoria del XX Congreso Nacional del PP para los días 2 y 3 de abril en Sevilla. La elección del escenario tiene en sí misma un mensaje. Andalucía será la próxima cita electoral y Juanma Moreno será un hombre clave en la nueva etapa. Sevilla estuvo sobre la mesa desde el encuentro del miércoles en Génova, donde se cerraron las fechas. El presidente andaluz era reticente ante el temor de que el congreso pudiera acabar siendo un pulso a Feijóo si había candidatura alternativa jaleada desde los casadistas, que ahora se descarta. Las encuestas publicadas con motivo del Día de Andalucía dan la victoria a los populares, pero el subidón de Vox les obligaría a cogobernar. La relación con los de Santiago Abascal es el primer examen que tendrá la nueva dirección del PP.

Feijóo ha anunciado que a partir de mañana despejará la incógnita sobre su candidatura, pero no será coronado como presidente del PP hasta dentro de un mes. En este tiempo, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, tendrá que construir una mayoría parlamentaria que le permita repetir en el cargo y evitar nuevas elecciones. Si no hay más remedio, tendrá que dar consejeros a Vox. Feijóo siempre se ha mostrado contrario a los acuerdos con la ultraderecha. El PP arranca hoy una nueva etapa con los mismos miedos.

Fuente: Ana Belén Ramos – El Confidencial

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios