Los feudos de Vox: triplica su resultado en las ciudades y saca músculo en los pueblos

El 17,64% de Vox en las elecciones de este domingo se convirtió en un 30,16% en Tordesillas. O en un 26,8% en Villalpando, uno de los referentes taurinos de la provincia de Zamora. Vox hizo bandera de las tradiciones y además fue el partido más votado en 65 municipios de Castilla y León, la mayoría pequeños. En otras muchas localidades superó al PSOE. Pero su resultado no se habría sostenido sin el desempeño en las ciudades, donde triplicó sus apoyos.

Vox es el claro ganador del adelanto electoral programado por el PP. Mientras que los populares han perdido una décima de masa electoral, pasando del 31,53% a un 31,43%, los de Santiago Abascal han crecido notablemente: de un 5,49% a un 17,64%; casi dos puntos más de la representación que ostentaba Cs antes del declive. Lo llamativo de estos comicios es que Vox es el partido más votado en multitud de localidades de menos de 200 habitantes. Y cuanta menos población, más sufragios van a parar a la marca. Al mismo tiempo, la candidatura de Juan García-Gallardo obtiene un rango de respaldo de entre el 15% y el 28% en las medianas y grandes ciudades de más de 10.000 residentes. Vox ha logrado sostener un crecimiento homogéneo en toda la comunidad.

En los pueblos de menos de 150 habitantes -muy numerosos en la región-, donde un puñado de votos declinan la balanza en cuanto a porcentaje electoral, los ultraconservadores arrasan. Ejemplos son Puertas (Salamanca, 79 censados), Alfaraz de Sayago (Salamanca, 130 censados), Ramiro (Valladolid, 47 censados), Vadillo de la Sierra (Ávila, 58 censados), Gutiérrez-Muñoz (Ávila, 71 censados), Ucero (Soria, 33 censados), Velamazán (Soria, 72 censados), Torrubia de Soria (Soria, 61 censados), Las Aldehuelas (Soria, 56 censados), Pineda de la Sierra (Burgos, 99 censados) o Villán de Tordesillas (Valladolid, 123), entre otros.

En estos municipios, la candidatura de Juan García-Gallardo ha logrado el voto de entre el 35% y el 53,26% y la primera plaza. Muy distanciado del bipartidismo en ciertos casos, y considerablemente por encima -hasta treinta o cuarenta puntos- de la otra gran novedad de la noche, Soria ¡Ya! en el caso de las localidades mencionadas de la provincia de Soria.

Por el contrario, en las capitales de provincia, que presumen de mayor músculo de habitantes por kilómetro cuadrado, Vox ha escalado a la tercera plaza -excepto en León, que es cuarta- triplicando los resultados de 2019. Y ese es su verdadero éxito. En Valladolid (298.412 censados), Abascal ha pasado de aglutinar el 6,55% al 17,76% de sufragio; en Burgos (175.821 censados), del 7,14% al 16,85%; en Salamanca (144.228 censados) del 4,7% al 16,25%; en León (124.303 censados); del 5,46% al 16,05%; en Palencia (78.412 censados) del 6,05% al 17,36%; en Zamora (61.406 censados) del 5,81% al 18,53%; en Ávila (57.774 censados) del 6,55% al 17,11%; en Segovia (51.674 censados) del 5,30% al 17%. El crecimiento en Soria (39.398 censados), en cambio, ha sido menor: del 4,35% al 8,96%.

Esta tendencia, también se visualiza de forma homogénea en los municipios medianos de entre 10.000 y 30.500 habitantes. Véase La Bañeza (León), Ciudad Rodrigo (Salamanca), Santa María de Tormes (Salamanca), Medina del Campo (Valladolid) y San Andrés del Rabanedo (León). En estas localidades, Vox ocupa la tercera o cuarta posición en cuanto a respaldo en las urnas, con una masa electoral de entre el 15,23% en Ciudad Rodrigo y el 22,1% en Medina del Campo.

De igual forma, en los territorios de entre 1.000 y 5.000 residentes. En Sepúlveda (Segovia), Villalpando (Zamora), Cuadros (León), San Esteban de Gormaz (Soria), Camponaraya (León) y Candeleda (Ávila), los de Abascal son tercera o cuarta fuerza con entre el 12,83% y el 26,84%. Concretamente, este máximo corresponde a Villalpando, donde la candidatura verde prácticamente empata con PSOE (29,11%) y PP (30,84%): a 17 votos de los socialistas y a 30 de los populares.

El denominador común

Más allá del dato electoral, como tal, hay que tener en cuenta los aspectos sociológicos y culturales que comparten estos territorios. Entre los ejes temáticos y discursivos de Vox está la defensa de las tradiciones y las fiestas populares como la tauromaquia y la caza. Esa cultura taurina es una parte fundamental de ámbitos territoriales como Tordesillas, donde Vox ha logrado el 30,16% de los sufragios; Ciudad Rodrigo, donde la suma de los dos partidos de derecha supera ampliamente el 60%; o el mencionado Villalpando.

Es precisamente en la meseta central de la región, en la zona menos montañosa, donde la tradición taurina tiene más arraigo. En el centro geográfico que une a Palencia, Valladolid, Zamora y Salamanca -también se arrastra a Segovia-, coincidente con las provincias en las que Vox ha obtenido un mejor resultado, rozando incluso el 20% en Valladolid.

En cuanto a la caza, Castilla y León es la segunda autonomía que más autorizaciones concede anualmente por detrás de Andalucía. Según la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la comunidad, en 2019 – es el último dato, publicado en 2021-, se expidieron un total de 87.457 licencias. De todas ellas, el 21% corresponden a la provincia de León, donde Vox ha cosechado buenos resultados, pero peores -un 15,38%- que en el resto de circunscripciones. Y es que el leonesismo arrastra a un transversal cúmulo de electores. Le siguen Salamanca con un 15% de los permisos, Zamora (13%), Valladolid (12%), Burgos (11%), Ávila (8%), Palencia (7%) y Segovia y Soria (6%) .

Estos dos aspectos de la cultura castellanoleonesa, con el tiempo, están atrayendo a menos seguidores y muchos de los votantes de Vox, que componen un espectro de entre 35 y 55 años, sienten su forma de vida amenazada. Porque la tauromaquia y la caza forman parte de su identidad, además de los puestos de trabajo asociados a ambas industrias. Es por ello que los de Abascal han aprovechado ese factor y lo han hilado con el rechazo que generan los toros, por ejemplo, en sectores de la izquierda, para movilizar el voto a su favor. Vox ha sabido levantar y gestionar esa desafección en su propio beneficio. Y da lo mismo que sea en Valladolid capital o en Villán de Tordesillas, porque el sentimiento identitario es el mismo.

Pisan los talones al PP

Aunque no logra la primera plaza, hay infinidad de pequeños municipios de entre 100 y 1.500 habitantes en los que Vox queda muy cerca de los de Alfonso Fernández Mañueco; en la segunda plaza. Y, en muchos de los casos, con solo un voto de diferencia. Santo Tomé del Puerto (Segovia, 252 censados) es un ejemplo. Allí el PP ganó con el 33,08% frente al 32,33% de Vox; 43 frente a 44 papeletas.

En Tornadizos de Ávila (Ávila, 417 censados) Vox superó por cinco puntos (26,67%) al PP, aunque quedó segundo por la victoria de Por Ávila. A cinco puntos, únicamente, aventajaron los populares en Villacastín (Segovia, 1.481 censados) a los de Abascal, con el 29,69% del voto. Bajó a dos en San Pedro de Rozados (Salamanca, 291 censados), en Ibeas de Juarros (Burgos, 1.438 censados) y en Villaluenga de la Vega (Palencia, 566 censados); y a menos de un punto en Tordesillas (Valladolid, 8.750 censados) y en Valdelosa (Salamanca, 409 censados), con el 30,16% y 37,07% respectivamente en los dos municipios.

En Velliza (Valladolid, 118 censados) y en Navahondilla (Ávila, 304 censados), se produjo un empate técnico entre PP y Vox: 32,91% y 26 votos en la localidad vallisoletana; y 28,93 y 35 votos en la abulense. Unos resultados que sitúan a la fuerza ultraconservadora en segundo lugar simplemente por una clasificación alfabética.

Fuente: Ángel Carreño – El Independiente

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] Los feudos de Vox: triplica su resultado en las ciudades y saca músculo en los pueblos […]