Pánico en el PP a 72 horas del 13-F: “Bajamos y Vox está muy disparado”

Cargos populares admiten que el partido ha consolidado su “tendencia a la baja” en los trackings, mientras que los de Abascal ya superan el suelo de los 12 escaños.

Un adelanto que ha provocado un retroceso. Así podrían resumirse los últimos 52 días para el PP: los que van del anuncio de elecciones por parte de Alfonso Fernández Mañueco el pasado 20 de diciembre al día de hoy. El partido, lejos de crecer en las encuestas para asegurar un gobierno en solitario, ha ido perdiendo un apoyo en el electorado que ha ganado Vox, consolidado como socio inevitable de los populares.

El gran ‘estirón electoral’ de los de Abascal se ha producido, de hecho, en las dos últimas semanas. Precisamente, en paralelo a la caída de los populares en todos los sondeos. En apenas 15 días, Vox ha pasado de tener un techo de diez escaños a poder aspirar a 15 procuradores en las Cortes de Castilla y León.

Así lo admiten a Vozpópuli altos cargos del PP, a los que han llegado, a lo largo de los últimos días, sondeos de diferentes encuestas demoscópicas. A día de hoy, según estas fuentes, “el suelo de Vox está en el que era su techo hace apenas unos días: 12 escaños”. El partido, que ahora cuenta con tan solo un procurador, tiene todavía “margen de crecimiento” hasta el domingo.

Los 35 escaños, muy lejos

Según estos dirigentes populares, Vox está, ahora mismo “muy disparado” en los trackings y estudios demoscópicos que se están haciendo, aunque no publicando, a lo largo de la última semana.

El PP, sin embargo, mantiene una “tendencia a la baja” que le empieza a alejar, parece que de forma definitiva, del objetivo da alcanzar los 35 escaños. Una cifra que, cuando Fernández Mañueco convocó elecciones, se veía hasta corta y que, en los últimos días, se había convertido en la nueva meta de los populares parta tratar de evitar un gobierno de coalición con Vox.

En los últimos sondeos en poder del PP, la cifra de procuradores que podría alcanzar Alfonso Fernández Mañueco se reduce a una horquilla de 31 a 33, lejos de los objetivos iniciales del partido, y de una mayoría absoluta situada en los 41 escaños.

Si las elecciones se celebraran la semana que viene, Vox podría subir aún más

Lo más preocupante de esos datos, admiten las fuentes consultadas, es que “confirman que no solo no subimos, sino que bajamos” según avanza la campaña. Por ese motivo, la mejor noticia para el PP es, precisamente, la inminente celebración de las elecciones: “Lo mejor que nos puede pasar es que este viernes acaba la campaña y el domingo ya votamos“.

En ese sentido, los cargos populares a los que ha tenido acceso este diario señalan que, tal y como están ahora mismo las tendencias demoscópicas, “si las elecciones se celebraran la semana que viene, Vox podría subir aún más“.

El pacto con Vox

Con los datos demoscópicos más recientes en su mano, desde el PP asumen que estas elecciones pueden provocar justo lo contrario para lo que fueron convocadas: que Mañueco no solo no pueda gobernar en solitario, sino que tenga que incluir, sí o sí”, a Vox en su futuro gobierno.

Mañueco moviliza a Ayuso contra Sánchez para no perder los 35 escaños vitales
Alfonso Fernández Mañueco e Isabel Díaz Ayuso en el mitin celebrado en Burgos el pasado viernes

Algunos cargos del partido siguen pensando que, a pesar de que los de Abascal serán fundamentales para la investidura y la gobernabilidad de Mañueco, “preferirán seguir fuera del Ejecutivo para no desgastarse y para influir desde las Cortes”.

Alguno creyó que se podía repetir lo del 4-M, pero ni Castilla y León es Madrid, ni Mañueco es Ayuso… y ni tan siquiera Francisco Igea es como Ignacio Aguado

Otros dirigentes, sin embargo, se muestran más pesimistas. Recuerdan que la fuerza de Vox en Madrid y en Andalucía es “bastante inferior” a la que va a tener en Castilla y León y que, además, “ya les toca entrar en un gobierno, porque de lo contrario sus votantes podrían desmovilizarse”. El PP, de hecho, ya se prepara para ese pacto con Vox, avalado por Isabel Díaz Ayuso y María Dolores de Cospedal.

Ante este panorama, empiezan a aflorar, dentro del PP, voces críticas con el adelanto electoral: “Alguno creyó que se podía repetir lo del 4-M, pero ni Castilla y León es Madrid, ni Mañueco es Ayuso… y ni tan siquiera Francisco Igea es como Ignacio Aguado”.

Fuente: Jesús Ortega – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios