Iglesias y los errores de Tezanos dan la puntilla al CIS: “Es un clavo más en su ataúd”

La encuesta sobre las elecciones en Castilla y León alimenta el descrédito de la institución, cuestionada por su metodología y sesgo ideológico, pero ahora también por la aparente falta de profesionalidad.

¿Ha tocado fondo el CIS? La pregunta podría ser atemporal y aplicable a cualquier momento desde la llegada de José Félix Tezanos, pero fue ayer cuando tomó una mayor consideración. La última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas, relativa a las elecciones en Castilla y León, ha dejado al descubierto el descrédito progresivo de la institución, con la filtración de los resultados a Pablo Iglesias, varios errores de bulto y una metodología cuestionada por todos. La oposición y los expertos en política y demoscopia coinciden en que atraviesa su peor momento en cuanto a credibilidad y profesionalidad.

“Tengo números del CIS. Nos dan entre tres y cinco. Un 11% en Valladolid. La muestra es muy grande (7.000). La cocina, vete a saber, y ya sabes que el CIS es raro, pero son los que más recursos tienen. Mis sensaciones son buenas”. El día amaneció con un sorpresivo mensaje del exvicepresidente del Gobierno en su canal de Telegram, donde dejó claro que cuenta con los resultados mucho antes que el resto de los españoles. Minutos después, lo borró. “¿Quién no ha mandado un privado a un canal?”, justificó el exlíder de Podemos, reconvertido ahora en tertuliano. Nadie puede conocer el contenido previamente, ni siquiera el Gobierno.

Pero la publicación de Iglesias, más allá del evidente trato de favor, confirma lo que hasta ahora era una sospecha: que Tezanos cocina a su antojo los resultados con Moncloa. La cuestión ha sido un argumento recurrente para el PP, Vox o Ciudadanos desde los primeros barómetros, hasta el punto de que la formación de Santiago Abascal consiguió que el presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas, afiliado al PSOE, fuera imputado por presunta malversación de caudales públicos. Acusado de manipular las encuestas a favor de los socialistas, no obstante, la querella fue archivada. “Es un clavo más en el ataúd del CIS. La pérdida de credibilidad es total”, declara a El Confidencial Pablo Simón, politólogo y profesor en la Universidad Carlos III de Madrid.

Pese al enorme revuelo, nadie del CIS ha salido todavía a dar una explicación. Preguntados por esta cuestión, desde la institución se desentienden y aseguran no saber nada al respecto. “No tenemos nada que ver. Es un mensaje de Pablo Iglesias en un canal de Telegram”, apuntan.

Precedentes

La sensación generalizada es que llueve sobre mojado. La encuesta de Castilla y León da una vez más la victoria al PSOE, un extremo que contrasta con todos los sondeos que se han publicado hasta la fecha. Incluido el de IMOP-Insights para El Confidencial, que sitúa al PP como ganador con un mínimo de cinco escaños más que el CIS. Lo cierto es que no es la primera vez que se cuestiona la metodología de José Félix Tezanos, con unas horquillas amplísimas que dan un margen de hasta nueve diputados, algo extraño tratándose de una muestra superior a 7.000 entrevistas. “Alguien debería tomar cartas en el asunto con el tema de la filtración. Tendrían que estar centrados en si los datos son correctos o no”, añade Paloma Román, directora del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense.

El CIS ya estuvo inmerso en una polémica similar. El caso más sonado fue la campaña del 4-M en Madrid, cuando Tezanos cambió la fórmula y los tiempos para seguir entrevistando en los últimos días, pese a que el resultado no podía publicarse por ley. Las dos encuestas preelectorales que se conocieron plantearon un escenario óptimo para los socialistas y sus socios, muy alejado de otros sondeos. Primero dio un empate entre la izquierda y la derecha, con 68 escaños para cada bloque, y después la mayoría absoluta del PSOE en coalición con Unidas Podemos y Más Madrid. También entonces despertó el rechazo unánime de los expertos, que denunciaron en este diario que la estimación de diputados era errónea. El problema era que si se repartían los asientos aplicando el método D’Hondt a los porcentajes de cada partido (como él hizo), no podría darse el empate en ningún caso, sino una ventaja para la izquierda de 70 representantes frente a 66.

En el segundo supuesto llegó a dar 73 diputados al bloque encabezado por Ángel Gabilondo y únicamente 67 a la suma de PP y Vox. Finalmente, Ayuso consiguió ella sola un total de 64 representantes en la Asamblea, más que toda la izquierda junta. “No soy un adivino”, defendió Tezanos después, acorralado por las críticas.

Tezanos, investigado por malversación, ya fue cuestionado por sus métodos en la campaña del 4-M, donde daba la victoria a la izquierda

“Todo lo que ocurre acrecienta las dudas y pone de manifiesto la falta de rigor que en este momento hay en la institución. Parece más preocupado en construir una realidad que en hacer una radiografía del panorama político actual”, añade Simón, que advierte de que la tendencia en el CIS abre la puerta a un futuro inestable para la entidad. “Los gobiernos que vengan pueden hacer lo mismo o incluso cerrarlo. Es algo muy grave”, concluye el politólogo.

Esa falta de rigor se reconoce en otros errores detectados en la misma encuesta. La primera versión que se publicó este miércoles otorgaba un procurador a Unidas Podemos y otro a Ciudadanos en la provincia de León, con el 8,8% y el 5,5% de los votos, respectivamente. Nada extraño si no fuera porque Vox, con el 9%, no tenía ninguno. Igualmente, el CIS daba a Soria ¡Ya! un 0,4% del electorado en Segovia, donde la plataforma de la España Vaciada ni siquiera se presenta. Desde el Centro de Investigaciones Sociológicas, indicaron a este diario que subsanaron las imprecisiones tan pronto como se conocieron.

Reacción de la oposición

El escándalo con la encuesta de Castilla y León generó la reacción inmediata de la oposición, lo que anuncia una nueva ofensiva política contra Tezanos. La portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cuca Gamarra, exigió su dimisión y anunció que su partido impulsará la creación de una comisión de investigación para averiguar cómo se filtraron los datos. “Solo cabe una salida: que quien dirige el CIS dimita”, declaró Gamarra.

Vox, que fue el único que denunció a Tezanos por sus métodos, registró una pregunta en la Cámara Baja para que el Ejecutivo de Pedro Sánchez aclare por qué su antiguo socio tiene información “privilegiada”. “¿Quién es Pablo Iglesias para tener los datos de una encuesta del CIS antes de que se publique? ¿Va a investigarlo el Gobierno? Es gravísimo“, añadió el número dos de Ciudadanos, Edmundo Bal, en su cuenta de Twitter.

Fuente: Ignacio S. Calleja – El Confidencial

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] Iglesias y los errores de Tezanos dan la puntilla al CIS: «Es un clavo más en su ataúd» […]