Decenas de manifestantes muertos en las protestas contra el régimen en Kazajistán

Estado de emergencia, corte de internet y disturbios en la mayor ciudad, Almaty

El conflicto en Kazajistán sigue escalando y esta pasada noche de miércoles a jueves las autoridades ya han informado de muertes en las fuertes protestas contra el régimen. La policía y el ejército el país han comunicado que ha habido “decenas” de manifestantes muertos en lo que han denominado “operación antiterrorista” en la ciudad de Almaty, la mayor del país.

“Decenas de atacantes han sido liquidados. Ahora establecemos sus identidades”, indicado el portavoz de la policía Saltanat Azirbek sin especificar el número exacto de víctimas.

 
Horizontal

Manifestantes contra el régimen esta pasada noche en Almaty  /ABDUAZIZ MADYAROV / AFP

 

El mismo representante de la policía ha señalado que durante la madrugada “fuerzas extremistas intentaron tomar varias sedes administrativas, el departamento de la policía de Almaty, así como varias unidades regionales de la policía”. 

La víspera, las autoridades informaron de la muerte de al menos diez uniformados durante los disturbios.

Horizontal

Militares kazajos en Almaty  /MARIYA GORDEYEVA / Reuters

Rusia, Bielorrusia, Armenia, Kirguistán y Tayikistán envían tropas para proteger centros estatales y militares

La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), alianza militar que agrupa a seis antiguas repúblicas soviéticas, ha enviado este jueves un “contingente de paz” a Kazajistán a petición de las autoridades de ese país, integrado por militares de Rusia, Bielorrusia, Armenia, Kirguistán y Tayikistán. En un primer momento el Gobierno ruso había negado que las autoridades kazajas hubieran pedido ayuda a Moscú.

Según la OTSC, la principal misión de estas fuerzas será “la protección de importantes objetivos estatales y militares, apoyo a los agentes del orden de Kazajistán para estabilizar la situación y propiciar su retorno al marco de la legalidad”.

El régimen autoritario de Kazajistán no está en absoluto acostumbrado a las protestas y movilizaciones. Solo así se explica que ayer, en solo cuestión de horas, el ayuntamiento de Almaty fuera asaltado por manifestantes que llevaban en las calles desde el martes y, poco después, la residencia presidencial fuera incendiada, según informaba la agencia rusa Tass.

Almaty es la mayor ciudad del país y antigua capital (Alma Atá, en la época soviética), y por lo tanto el hecho de que las protestas la hayan alcanzado tiene una dimensión determinante. Lo que ocurra en Nur-Sultán (hasta hace poco Astaná), una capital de cartón piedra adornada por un edificio de Norman Foster, no es tan significativo.

Las manifestaciones, fundamentalmente pacíficas, contra el aumento del precio del gas licuado un 100% habían comenzado el pasado domingo en Shanaozhen, centro petrolero y gasístico del país en la provincia de Mangistau, junto al mar Caspio. Rápidamente, se extendieron a la capital provincial, Aktau, y a otras localidades.

El presidente Tokáyev aparta al ‘Líder de la nación’ Nazarbáyev y a su sobrino del Consejo de Seguridad Nacional

Pero lo que en origen era una protesta cívica como la que se produjo el año anterior por el mismo motivo derivó pronto en un grito contra el régimen que gobierna Kazajistán desde su independencia en diciembre de 1991 con la disolución de la Unión Soviética. Por primera vez se escucharon gritos de “¡Viejo,márchate!”,dirigidos a su gobernante desde entonces, Nursultán Nazarbáyev, que sigue mandando en la sombra desde que dejara la presidencia en el 2019 para constituirse en Líder de la nación a título vitalicio. Nazarbáyev, de 81 años, construyó en este país que se precia de la herencia de Gengis Kan y de la Horda de Oro, un régimen centrado en el clan y básicamente clientelista.

El hombre en cuyas manos Nazabáyev dejó la presidencia, Kasim Yomart Tokáyev, se apresuró el martes a anular el aumento del precio del gas en Mangistau (no se precisó si también en el resto del país) y ante las demandas de dimisión del Gobierno dijo que eso no ocurriría. Demasiado tarde. En la mañana de ayer, tras una noche de carreras en torno a las tanquetas de la Guardia Nacional, gases lacrimógenos y coches de policía quemados en Almaty, la movilización civil ganó en extensión. En Aktobé, muy cerca de la frontera con Rusia y donde conviven varias etnias, los policías antidisturbio apilaban sus cascos y escudos y algunos se unían a la protesta. En Taraz, a 400 kilómetros de Almaty, eran asaltados un banco y un edificio público.

Estos son algunos de los pocos datos que se han podido conocer (aunque no contrastar), ya que el Gobierno ha bloqueado los servicios de internet, mensajería y señal de móviles tras declarar el estado de emergencia,primero en Almaty,Nur-Sultán y la provincia de Mangistau, y más tarde en todo el país.

Tampoco está claro de qué gobierno se trata, pues aunque Tokáyev anunció su cese y señaló su responsabilidad en la “difícil situación económico-política y social creada en el país” (devaluación de la moneda nacional,el tengue, inflación y aumento de precio de los alimentos), tan solo trascendió el nombramiento del hasta ahora viceprimer ministro, Aliján Smaílov, al frente de un gabinete de transición. El anuncio que hizo ayer Tokáyev de que él mismo presidirá el Consejo de Seguridad Nacional en lugar de Nazarbáyev como hasta ahora, parece no obstante sintomático, sobre todo teniendo en cuenta que el número dos del Consejo, un sobrino de Nazabáyev,ha sido retirado del puesto, según la agencia Reuters.

Amparado en la desconexión de internet que ha impuesto,Tokáyev hablaba ayer de “miembros de grupos criminales que golpean a los soldados, los humillan y los pasean desnudos, agreden a las mujeres y saquean comercios”. Es un argumento típico de un régimen como el kazajo, aunque parece ser cierto al menos que una veintena de efectivos de la Guardia Nacional fueron heridos en el asalto al ayuntamiento de Almaty, algunos de consideración. También, según Radio Liberty,la sede del partido oficial,Nur-Otan,fue incendiada.

En cualquier caso, Tokáyev va a seguir el guión preceptivo: responder “de la manera más firme posible”.

En la vecina Rusia, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, advirtió que es “importante” que no haya interferencias desde el exterior en el país y señaló que el Gobierno ruso aboga porque todo se resuelva mediante el diálogo.

Kazajistán, el país más grande de Asia Central, a caballo entre Rusia y China, es miembro de la Unión Euroasiática promovida por Putin, del llamado grupo de Shangai y del OTSC. 

Fuente: Félix Flores – La Vanguardia

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios