Felipe VI se mimetiza con la retórica de Sánchez por Navidad y obvia a su padre

El rey Felipe VI vuelve a defender la Constitución en su discurso de Nochebuena y pide a las instituciones y la clase política en general “consensos” que garanticen una mayor estabilidad”.

Sintonía entre La Moncloa y La Zarzuela. Felipe VI se ha mimetizado con los mensajes del presidente Pedro Sánchez en su discurso de esta Nochebuena del 2021. El Rey ha expresado su “satisfacción” con el proceso de vacunación en España y ha reclamado a las instituciones y la clase política en general “entendimiento”, “colaboración” y “consenso” para garantizar “una mayor estabilidad”. El posible regreso a España de su padre Juan Carlos I no ha aparecido ni por alusiones.

Felipe VI ha hecho suyos los principales ejes de la acción de Gobierno. Al menos, los del PSOE. Porque se puede entender como una diferencia sustancial con el socio minoritario de la coalición, Unidas Podemos, su defensa a ultranza de la Constitución. El monarca ha recordado que la Constitución “ha sido y es la viga maestra que ha favorecido nuestro progreso, la que ha sostenido nuestra convivencia democrática frente a las crisis”. “Merece por ello respeto y lealtad“, ha dicho frente a todos aquellos que cuestionan el régimen del 78.

El Rey ha dedicado la primera parte del discurso a recordar a los afectados por el volcán de La Palma y a la pandemia del coronavirus. Sobre lo ocurrido en esta isla de Canarias, Felipe VI ha asegurado a los palmeros que cuentan con “el compromiso de todas las Administraciones para que podáis reconstruir, cuanto antes, vuestras vidas, vuestra economía, y rehacer así vuestros proyectos con ilusión”.

Felipe VI, “satisfecho” con la vacunación

El coronavirus ha sido otro elemento central del mensaje navideño de la Corona. Felipe VI ha asegurado que los españoles podemos sentirnos “satisfechos” del proceso de vacunación. Y sobre la sexta ola de la pandemia, ha pedido “actuar con la mayor responsabilidad y colectiva”. “Todos tenemos que hacer lo posible para no dar pasos atrás en esta crisis sanitaria que tanto sufrimiento ha causado”, ha afirmado. También ha tenido palabras de agradecimiento para el personal sanitario.

La parte central de su intervención se ha centrado en la economía. Felipe VI no se ha movido un ápice de la línea que marca el Gobierno. El Rey ha puesto en valor que la “economía ha vuelto a crecer y a recuperar la gran mayoría de puestos de trabajo que se habían visto temporalmente suspendidos”.

Y como única concesión a esos organismos nacionales e internacionales que uno tras otro cuestionan la robustez de la recuperación española ha reconocido que “existe preocupación en muchos hogares por la subida de los precios, el coste de la energía por las dificultades para encontrar un empleo estable, especialmente para los jóvenes”.

El monarca ha reconocido que el mundo vive tiempos convulsos por el avance de las transformaciones económicas y las nuevas tecnologías. “Observamos cómo se ponen a prueba nuestras convicciones, nuestros valores o se ven afectados nuestros principios de organización social y de convivencia en libertad”, ha afirmado.

El discurso más sanchista de Felipe VI

El Rey obvia al emérito

Ante eso, ha pedido asumir estas transformaciones y no caer en el pesimismo. Y, en plena sintonía con el Gobierno, ha dicho que tenemos “una oportunidad histórica” con la llegada de los fondos europeos para actualizar y “modernizar nuestro país”.

“Todos deseamos una sociedad avanzada en lo económico y social, con empleo estable y digno, y con un Estado del Bienestar sólido; queremos una sociedad que siga impulsando la igualdad entre hombres y mujeres (…), que esté a la vanguardia de la lucha contra el cambio climático y plenamente comprometida con la sostenibilidad de nuestro planeta y su equilibrio medioambiental”, ha dicho.

En ese sentido, y en la parte política de más calado, ha exigido “mayor responsabilidad a todas las instituciones”, incluida la Corona. Y es aquí donde se puede interpretar un mensaje dirigido hacia su padre, el rey emérito, sobre el que no ha desvelado qué futuro le aguarda -como era de esperar-. “Debemos tener siempre presente los intereses generales y pensar en los ciudadanos”, ha dicho. “Debemos estar en el lugar que constitucionalmente nos corresponde; asumir, cada uno, las obligaciones que tenemos encomendadas; respetar y cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad pública y moral”.

Felipe VI pide más “consenso” político

A la clase política, le ha pedido “colaboración y entendimiento”. “Las diferencias de opinión no deben impedir consensos que garanticen una mayor estabilidad, mayor bienestar en los hogares y den la necesaria tranquilidad a las familias ante su futuro”, ha señalado.

“Ahora se abre ante nosotros un futuro que nos exige -a todos- responsabilidad, voluntad de colaborar y entendernos; y necesita que confiemos más en nuestras propias fuerzas como Nación“, ha señalado. “Y no tengo duda de nuestro compromiso, de nuestra capacidad, y de que, con decisión, empuje y carácter, lo conseguiremos”.

El Rey ha cerrado este discurso del 2021, de algo menos de doce minutos y medio, poniendo en valor la Constitución frente a los que la cuestionan. Y, de nuevo, recordando el trabajo de los sanitarios en estos tiempos de pandemia. Como es habitual ya bajo su reinado, ha deseado una Feliz Navidad en las lenguas cooficiales del Estado.

Fuente: Jorge Sáinz – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] Felipe VI se mimetiza con la retórica de Sánchez por Navidad y obvia a su padre […]