Vox entra en ‘modo derribo’ contra el socialista Espadas por el empleo de su mujer

El juez abre diligencias para investigar si la esposa del dirigente del PSOE fue enchufada en la antigua fundación de empleo Faffe e indagará cómo fue contratada.

Vox hizo viral en redes la comparecencia de la mujer del socialista Juan Espadas en la comisión de investigación en el Parlamento andaluz sobre la antigua fundación de empleo Faffe. Ahora, el juzgado de instrucción número 6 de Sevilla, que instruye un presunto caso de enchufismo en este ente público, investigará, a petición del partido de Abascal, cómo accedió a su puesto de trabajo Carmen Ibanco, la esposa del líder del PSOE, que fue técnica en este organismo y ahora mismo forma parte de la plantilla de la Consejería de Empleo. Todo a las puertas de una campaña electoral y como un ‘déjà vu’ de lo que ocurrió en 2018, cuando también el caso de la Faffe, por sus enchufes y los gastos de sus directivos en prostíbulosprecipitó el adelanto de comicios y protagonizó la contienda. En aquella ocasión, quien zarandeó este avispero de la corrupción socialista fue el PP.

La comparecencia este martes en las puertas de los juzgados de Sevilla del portavoz de Vox en el Parlamento andaluz, Manuel Gavira, es toda una declaración de intenciones. Fue parecido a lo que hizo el hoy presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, en 2018, cuando decidió abrir la campaña electoral a las puertas de un prostíbulo donde un directivo de la Faffe presuntamente gastó dinero público.

Es la otra pieza que hay abierta en los juzgados en relación con ese ente público de empleo, además de la que investiga el enchufismo de cargos socialistas. La Fiscalía Anticorrupción pidió el pasado septiembre la apertura de juicio oral contra quien fue directivo de la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), Fernando Villén, a quien acusa de un delito continuado de malversación de caudales públicos y falsedad documental por haber desviado fondos públicos de esta entidad para el pago de fiestas en prostíbulos. El Ministerio Público solicita para quien fue director general de la Faffe una pena de seis años de prisión e inhabilitación especial para el ejercicio de un cargo público acusado de haber pagado con tarjetas de crédito a cargo del erario público en estos clubs de alterne. La Fiscalía cuantifica gastos en prostíbulos por 32.566 euros.

Valoración de los candidatos

Vox, que se personó en la causa de la Faffe como acusación particular, ha solicitado que el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) aporte las bases reguladoras existentes para la ocupación de los puestos de trabajo relativos a los directivos y los técnicos de categoría E, donde se enmarca la esposa de Espadas. Exige conocer todos los requisitos que se valoraron entre los distintos aspirantes a esos cargos. Reclama a la Junta que aporte toda la información en su poder y acusa al actual Gobierno, de PP y Cs, de no estar siendo “proactivo” en la lucha contra la corrupción.

Ahí está el nuevo giro de guion político de este caso. Mientras que el PP, tras la comisión de investigación, decidió seguir siendo beligerante y duro con la corrupción socialista, pero sin personalizarlo en la mujer de Espadas, Vox dejó claro que no estaba de acuerdo. Si los populares dijeron entonces que no compartían esa “política carroñera” y evitaron, por ejemplo, subir a redes en su perfiles públicos la comparecencia de la mujer de Espadas, sus socios en la extrema derecha ridiculizaron sus declaraciones, donde no atinó a explicar más que usaba el sistema informático ‘Wordperfect’. Exigieron la dimisión del secretario general del PSOE en la comunidad y llevaron a los tribunales su campaña contra su esposa.

El PP sostiene que esa contratación estuvo llena de “irregularidades” como hay “un centenar más” y evita centrarse en este caso concreto, por considerar que no es necesario ser tan agresivo con el rival socialista. Vox, por el contrario, deja claro que quiere que caiga Espadas por este asunto. Quizá la proximidad de las elecciones haga virar a los populares en su estrategia, pero de momento los de Abascal piensan además aprovechar para denunciar lo que llevan meses relatando: que el PP ha evitado “el cambio real” y que se calla ahora “ante los chiringuitos socialistas”. Las dos formaciones han empezado una pelea a cara de perro en Andalucía y este caso va a ser rehén de ese enfrentamiento.

La bronca de PP y Vox

Espadas ya ha denunciado que es “zafio” ir contra su mujer. De hecho, cuando el entonces alcalde de Sevilla aspiró a las primarias socialistas y se movieron las fichas —lo pidió Cs— para solicitar la comparecencia de su esposa en el Parlamento, hubo un cruce de llamadas entre las máximas instancias del PP y el PSOE. Los socialistas trasladaron su queja por considerar “una descortesía” poner a esta técnica en la diana. Los populares se comprometieron a no hacer sangre con este asunto aunque ya su presencia en la Cámara estaba en la agenda.

En la comisión de investigación, se interrogó desde la oposición a Ibanco para indagar sobre sus funciones en el ente público y qué trabajo desempeñaba como técnica, lo que no quedó nada claro. También hubo serias dudas sobre cómo fue el procedimiento, ya que el anuncio público de las vacantes de empleos en este organismo salió el 21 de enero de 2007 publicado en ‘El País’, el 25 se entrevistó a 23 candidatos y el 31 de enero salió el informe de los seleccionados, que firmaron el contrato el 1 de febrero, cuando el procedimiento seguía reglamentariamente abierto hasta el día 22 de ese mes.

Ibanco fue una más de la plantilla de 1.300 trabajadores de la Faffe, que un sindicato de funcionarios denunció, logrando que se investigaran 84 contratos opacos, a familiares y cargos socialistas, en un presunto caso de nepotismo y clientelismo político. Estos trabajadores tuvieron que ser integrados, por orden judicial, en la plantilla del Servicio Andaluz de Empleo, cuando la fundación se extinguió en 2011, aunque están limitados en muchas de las funciones por no ser funcionarios, lo que lastra esta oficina. La mujer de Espadas cobra como técnica un sueldo de 1.800 euros brutos al mes.

Fuente: Isabel Morillo – El Confidencial

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios