El ministro de Justicia alemán acelera la censura: avanza que quiere cerrar Telegram

Para que los ciudadanos escuchen un solo mensaje, el oficial.

Autoridades alemanas reprimiendo medios para que los ciudadanos escuchen un solo mensaje, el oficial. ¿Dónde he oído yo antes eso?

El nuevo pastiche que gobierna ahora en Alemania parece querer hacer bueno el mandato Merkel y está pisando el acelerador para imponer el régimen globalista en un país que, al parecer, ha perdido la memoria.

Así, el martes nos enteramos de su propia boca que Marco Buschmann, el ministro de Justicia que milita en el presuntamente liberal FDP, que el gobierno de coalición empezará a ‘regular’ los mensajes que se transmiten por la red Telegram para evitar que los usuarios alemanes puedan quedar expuestos a otra información sobre la pandemia, las restricciones y las inoculaciones distintas de la verdad oficial. Lejos de los alemanes la funesta manía de pensar por cuenta propia.

Pável Dúrov: la cara oculta del dueño de Telegram

Pero quienes quieren comparar este intento de mordaza al disidente con los viejos cierres de periódicos y televisiones, se equivocan: es mil veces peor. Telegram es una red social similar a WhatsApp, es decir, la censura no se ejercería sobre el negocio de un medio convencional, sino directamente sobre los mensajes privados que los particulares quieran compartir, algo parecido a tener el gobierno espiando las conversaciones telefónicas de sus ciudadanos e interrumpiéndolas cuando dicen algo inadecuado.

Esto va muy deprisa. Aunque estaba cantado y los componentes del nuevo gobierno ya había anunciado que iban a dar dos tazas del arroz ultra regulatorio con el que acabó Merkel, ha sorprendido la prisa y el descaro con que han empezado a imitar a sus lejanos predecesores de preguerra.

Al menos, de un liberal cabía esperar que se apresurara a prohibir cosas nada más jurar el cargo. De hecho, su campaña se basaba en la lucha contra la corrupción en la financiación de los partidos, pero eso ha quedado olvidado y por ahora no se ha ocupado de otra cosa que de garantizar los beneficios de las farmacéuticas y la reducción de derechos de los alemanes.

Cinco días, cinco, ha tardado Buschmann en poner en marcha todo un sistema para llevar a los tribunales a quienes en redes sociales critiquen las vacunas o incluso organicen protestas callejeras contra las autoridades por esta causa. ¿Se imaginan a un gobierno europeo prohibiendo las marchas de protesta hace, no sé, dos o tres años? Bienvenidos a la nueva normalidad política.

Para transmitir la urgencia de su cruzada, Buschman ha querido hacer el anuncio en persona y de viva voz, en un vídeo que ha colgado en la red Twitter y en el que anuncia que el Gobierno va a intervenir en el servicio de mensajería de Telegram para evitar que la gente difunda «noticias falsas» respecto al coronavirus. Y todos sabemos lo que significa «noticia falsa» cuando así lo califica el poder, ¿verdad?

Fuente: Carlos Esteban – La Gaceta de la Iberosfera

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios