De Lepe a Mérida: Vox se lanza a por el voto rural tras la irrupción de la España Vaciada

El partido de Abascal atribuye la llegada de este nuevo partido a “maniobras electorales” para desviar el foco de su avance en aquellas zonas del país que han sido abandonadas.

La irrupción de España Vaciada (EV) en la escena política no ha pasado desapercibida para Vox. El partido de Santiago Abascal lleva tiempo currándose el voto rural y, aunque oficialmente restan importancia al asunto, la inscripción de esta nueva plataforma en el Ministerio del Interior se ha convertido en competencia directa a la hora de acaparar el descontento de ganaderos y agricultores con los partidos tradicionales. Algunas encuestas dan a EV hasta 15 escaños, una cifra que, a tenor de lo ocurrido con el único voto de Teruel Existe en las pasadas generales, les convertiría en decisivos para la investidura del próximo presidente del Gobierno.

Los diputados de Vox atribuyen la llegada de este nuevo partido a “maniobras electorales” para desviar el foco de su avance en aquellas zonas del país que han sido abandonadas. Así lo aseguró recientemente Javier Ortega Smith. En su rol de secretario general de la formación, Ortega Smith lleva meses inaugurando sedes por todas las provincias de España. El diputado y concejal en el Ayuntamiento de Madrid cree que la posibilidad de una nueva formación llamada ‘España Vaciada’ “no va a tener ningún efecto” y que “Vox es la única alternativa” al “reparto de sillones” entre PP y PSOE. “Los españoles no son estúpidos”, apuntó.

Poco después, el portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, pidió a los habitantes de las zonas más despobladas de España que no caigan “en manos de marcas blancas” electorales que vincula a “la izquierda” y que, a su juicio, ya han engañado. Aunque reconoció que sufrían “un problema real” y que este debía ser atendido.

La Agenda España, la receta de Vox

Fuentes del partido indican a Vozpópuli que la proliferación de partidos demuestra que el Estado Autonómico y las políticas desarrolladas en los últimos 40 años por PP, PSOE y los separatistas que las han gobernado son un fracaso.

“Esa España ha sido abandonada por las políticas que no han tenido en cuenta el sector agrario y ganadero, han traicionado la necesidad de llevar agua a todas las partes del territorio nacional y han contribuido a la desindustrialización de España. Las autonomías y los barones regionales de unos y otros azuzan el enfrentamiento“, añaden.

La solución a ese abandono está -apuntan desde las filas de Vox- en la Agenda España. Esa hoja de ruta que presentaron en Ifema y pretende convertirse en una alternativa a la Agenda 2030. “Hay que dejar de lado la sumisión a las políticas globalistas y prestar atención a las necesidades concretas del mundo rural”, señalan.

Hay que dejar de lado la sumisión a las políticas globalistas”

Las mismas fuentes consideran que Vox ha propuesto desde el principio la “dignificación” del mundo rural a través de una serie de propuestas como la interconexión de todas las cuentas hidrográficas; la extensión de los regadíos; la lucha contra la competencia ilegal de la producción extracomunitaria; y la protección de sectores atacados por los que ellos denominan “el consenso progre” como la caza, la ganadería o la tauromaquia.

“Vox es la única alternativa real a ese estado de cosas que ha abandonado a la España rural y todos los que se sienten abandonados han de tener la convicción de que pondremos sus necesidades en el primer lugar de las prioridades”, insisten desde la formación.

Olona recuerda a Anguita en Lepe

En este contexto, la diputada Macarena Olona puso rumbo a Huelva el pasado 2 de diciembre, justo cuando se cumplían tres años se las elecciones andaluzas que dieron a Vox sus primeros 12 diputados en un Parlamento regional, tal y como adelantó Vozpópuli. La elección del lugar para difundir su discurso y agitar el adelanto electoral no fue baladí. Olona se desplazó hasta Lepe, localidad muy vinculada a la agricultura y la pesca. Y allí enarboló un discurso repleto de menciones a Julio Anguita.

“Esto no va de derechas ni de izquierdas” -aseguró-, va del “espíritu de lucha” para defender a los “desahuciados”: “Julio Anguita se sentiría profundamente orgulloso de Vox” y “se avergonzaría profundamente de esos que dicen ser de izquierdas y defender a la clase obrera”. Según la parlamentaria, Vox “no es un partido, es un movimiento del pueblo y para el pueblo”.

Julio Anguita se sentiría profundamente orgulloso de Vox”

Ese mismo jueves, cientos de agricultores y ganaderos llegados de diferentes partes de Extremadura y otras comunidades recorrieron las calles de Mérida en rechazo a los bajos precios y al encarecimiento de costes. Vox se sumó a la manifestación y pretende seguir sumándose a las que haya en el resto de regiones. Además, el sindicato Solidaridad, vinculado al partido, se erige como único defensor de agricultores y ganaderos frente a “los sindicatos de las mariscadas”. Entre otras iniciativas, han propuesto que para optar al concurso público en la adjudicación de servicios de restauración sea un requisito que las empresas trabajen con productos de origen español.

“Nuestros productores tienen derecho a que España les garantice operar en un mercado en el que no se compita de forma desleal”, subrayó el secretario general del sindicato, Rodrigo Alonso. Una competencia desleal, ha dicho, que “viene provocada por países extracomunitarios que producen con mano de obra esclava y costes inasumibles para nuestros productores”.  

Fuente: Marina Alías – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios