La cúpula policial de Marlaska controló la entrada en España del líder del Polisario

El comisario general de Información confirma que activó un dispositivo de seguridad para proteger a Ghali. Afirma que un confidente le informó de su llegada a España el mismo día del aterrizaje.

La cúpula de la Policía Nacional estaba al corriente de la entrada en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. Así lo ha confirmado el comisario general de Información, Eugenio Pereiro, en su declaración en calidad de testigo ante el magistrado que investiga las condiciones de su llegada y salida del país. El mando policial ha indicado que se enteró de que el líder del movimiento saharaui iba a aterrizar en Zaragoza el mismo día de su llegada, el 18 de abril. Según ha explicado, se lo trasladó un “confidente” cuya identidad ha querido proteger amparándose en la Ley de Secretos Oficiales.

Pereiro -que pidió comparecer presencialmente en el Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza- ha precisado que montó un dispositivo de vigilancia y seguridad para proteger al líder del Frente Polisario en su traslado aquel 18 de abril al hospital de Logroño, donde ingresó para ser tratado de covid. Según confirman a Vozpópuli fuentes presentes en el interrogatorio, el mando policial ha dicho al respecto que en cuanto recibió esta información se la trasladó a su superior jerárquico, el Director Adjunto Operativo (DAO) de la Policía Nacional, José Ángel González Jiménez.

De este modo, el comisario general de Información implica a la cúpula policial en los hechos que tuvieron lugar entre abril y junio de este año, pese a que Interior mantiene otra versión. Susana Crisóstomo, jefa del gabinete de Fernando Grande-Marlaska, sostuvo en su comparecencia ante el magistrado Rafael Lasala que desconocían el operativo de llegada del líder del Frente Polisario en España y que se enteraron de que estaba ingresado en un hospital de Logroño a través de la prensa. Crisóstomo declaró como testigo junto con María Isabel Valldecabres, exjefa de gabinete de la exvicepresidenta Carmen Calvo.

El instructor las citó para averiguar el grado de conocimiento de Interior y Vicepresidencia sobre estos hechos, teniendo en cuenta que Ghali entró en Zaragoza proveniente de Argelia sin pasar por aduanas y sin que se le requiriera el pasaporte. Sobre este asunto concreto se ha desligado el comisario general de Información, el cual se ha limitado a decir que él se enteró del operativo el mismo domingo en que iba a aterrizar el avión en la base militar aérea de Zaragoza. Ahora bien, también ha coincidido con las otras testigos al confirmar que conoció a través de la prensa de que la persona ingresada en el hospital San Pedro era Brahim Ghali.

Del mismo modo también se ha desvinculado de todo lo relativo al pasaporte falso con el que se registró en el hospital el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RADS). El 22 de abril, cuando llevaba ya cuatro días ingresado en la UCI, trascendió en prensa que había entrado en el centro hospitalario con la identidad falsa de Mohammed Benbatouche. Además las investigaciones impulsadas por el juzgado ponen de manifiesto que el hospital registró que su nacionalidad era “desconocida”.

Búsqueda policial

De nuevo estos hechos chocan con la versión mantenida desde un primer momento por el Ejecutivo, desde donde se sostuvo que Ghali viajó con un pasaporte diplomático en regla y que se le permitió su entrada por cuestiones humanitarias. Así lo alegó en su declaración en sede judicial la exministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya, la cual figura como imputada en el procedimiento junto con el que fuera mano derecha suya, Camilo Villarino. La exjefa de la diplomacia explicó que la cuestión fue puramente política y que se trató con discreción para evitar conflictos con Marruecos.

La exministra dijo que no hicieron ninguna verificación del pasaporte de Ghali teniendo en cuenta que confiaban en la información trasladada de Argelia y que la prioridad era salvar la vida de esta persona gravemente enferma de covid. Sobre este asunto no se ha pronunciado el comisario general de Información, aunque sí ha confirmado que el dispositivo que se activó a su llegada se mantuvo hasta la madrugada del 2 de junio, cuando abandonó el país. Ghali partió de nuevo a Argelia desde Pamplona tras declarar por videoconferencia ante el magistrado de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz.

Precisamente, el comisario ha sido preguntado sobre las labores de identificación que se impulsaron en la Audiencia Nacional antes del 18 de abril. En concreto, destaca un oficio de la Comisaría General de Información del 17 de marzo de este mismo año en el que los agentes daban respuesta a la petición del CGPJ, del Tribunal Supremo y de la Audiencia Nacional en el marco de una de las dos diligencias que entonces tenía abiertas Ghali junto con otros miembros del Frente Polisario.

La investigación de la Audiencia

El oficio recogía que habían realizado consultas internas en las bases de datos administrativas y policiales sobre una veintena de personas relacionadas con las diligencias abiertas en 2020 por delitos de tortura y detención ilegal. En relación a Ghali concluyeron que no habían podido identificarle en la consulta de bases oficiales. “Existen numerosas referencias a @brahimghali en fuentes abiertas, según las cuáles nació el 16 de septiembre en 1949 en Smara (entonces Sáhara español). Actualmente es el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática. Se le ubica en Tidunf“, expusieron.

El segundo informe policial de calado data del 5 de mayo, cuando ya se sabía que el activista estaba en territorio español. Entonces Pedraz, en calidad de instructor de las diligencias, ordenó a la Policía que contrastaran si era cierto que la persona ingresada en Logroño era el líder del Frente Polisario. Los agentes se desplazaron “de urgencia” y corroboraron no solo este extremo, sino que ingresó con una identidad falsa. Además, averiguaron que no había llegado solo. Con él estaban un familiar (su hijo) y una tercera persona. Los agentes contrastaron que su estado era “crítico”.

El siguiente informe se conoció el día 7 de mayo y en él la Policía constató que Ghali tenía un DNI en vigor expedido a fecha de 31 de enero de 2006 y que se renovó, por última vez, el 30 de junio de 2016 en Talavera de La Reina (Toledo). Con todo, en estas diligencias abiertas el pasado mes de junio lo que se investiga es si se cometieron los delitos de falsificación, prevaricación y encubrimiento, con el proceso de entrada y salida del país del líder del Frente Polisario. Hasta la fecha, el foco estaba puesto en el Ministerio de Exteriores si bien la declaración del mando policial de este lunes afecta también al departamento que dirige Marlaska.

Fuente: Gema Huesca – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios