La polémica cripto de CNMV: corderos con Matt Damon, leones con Iniesta

“La fortuna favorece a los valientes”, nos dice el actor estadounidense Matt Damon. No sabemos sí la estrella de Hollywood es un experto en criptomonedas, pero recomienda invertir en ellas a millones de españoles en anuncio en ‘prime time’ nocturno de Antena 3, La Sexta, Telecinco o Cuatro porque es como ser astronauta, escalador de alta montaña, el descubridor de América o el dinero que se usará en Marte. El protagonista de El Marciano, Invictus, Ocean’s 11 o la saga Bourne promueve la plataforma Crypto.com, donde se pueden comprar y vender cientos de criptomonedas, apalancarse con derivados, obtener crédito con ellas como respaldo y adquirir NFTs (certificados digitales de propiedad) que son a su vez negociables como si fuesen activos financieros.

Damon entiende perfectamente el idioma español por cuestiones familiares pero la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) todavía no se ha puesto en contacto con él por un canal oficial para advertirle de los “riesgos relevantes” de invertir en los criptoactivos o “recomendar a otros que lo hagan” al ser “productos no regulados”, es decir, fuera del ámbito de competencia del supervisor. Donde sí puede tomar cartas en el asunto la agencia que preside Rodrigo Buenaventura es en la regulación de la publicidad asociada a las cripto, según los poderes que le ha transferido el Gobierno de Sánchez. Lo de Damon es un anuncio pagado en televisión que forma parte de una campaña millonaria en todo el mundo de la empresa Crypto.com y que ha impactado vía televisión en parte de un público que ni siquiera está digitalizado como para saber qué es un Bitcoin.

Sin embargo, el supervisor de mercados sí que la ha emprendido con el residente japonés Andrés Iniesta, jugador del Vissel Kobe, ex del Barça y autor del gol que ganó el Mundial del 2010. “Estoy aprendiendo cómo empezar con las criptomonedas con Binance”, escribió el albaceteño en su perfil personal de Twitter y la CNMV saltó como un resorte con ínfulas de polícia o profesor para reprenderle con los entrecomillados del párrafo anterior. El pecado de Iniesta, como el de miles de usuarios de redes sociales de otros ámbitos, es no advertir que se trata de un mensaje pagado por la marca a la que promociona (publicidad encubierta), pero no tiene nada de malo en lo relativo a su recomendación sobre las criptos. Todo lo contrario. Iniesta transmite que se está formando sobre el funcionamiento antes de invertir y por ello merece una felicitación. De hecho, el bróker que promociona, competidor directo de Crypto.com, es una de las pocas plataformas que ha puesto el foco en la educación financiera en este ámbito, con herramientas para leer, formarse e informarse.

Pero como sucede de forma habitual con asuntos de dinero, regulación y justicia, el regulador ha decidido usar la fuerza contra el ‘débil’ en lugar de contra el ‘fuerte’. Corderos con Damon, leones con Iniesta. Fuera ya del territorio cripto, esto mismo acaba de pasar en el terreno de juego donde sí tiene competencia la CNMV. El supervisor ha echado por tierra una fusión entre Ezentis y otra empresa participadas ambas por José Elías al exigir una opa porque considera que no concurre el argumento de interés industrial que está recogido en la normativa. Recordemos que se trata de reconvertir una empresa en crisis eterna de resultados para crear una gran empresa estratégica en telecomunicaciones y energía. Pero el regulador ha emitido su rugido duro e inflexible contra la operación de Ezentis como lo acaba de hacer con Iniesta. Sin embargo, son incontables las veces que baló mansamente ante poderosos inversores y ‘celebrities ‘ extranjeras como Mijaíl Fridman (que ha hecho, desecho, bailado y pisoteado sobre Dia), Siemens (que se quedó Gamesa sin lanzar una opa), KKR (Telepizza, Másmóvil…) o, de forma más reciente, con IFM, que se ha colado en Naturgy metiendo miedo a los accionistas actuales y concertando una posición común con otros dos fondos (CVC, GIP) para entrar en el consejo.

La gran asignatura pendiente de 2022

El episodio vuelve a recordarnos que la escena de las cripto representa la gran asignatura pendiente de los reguladores en 2021 antes de que comience a bajar la marea monetaria. Antes de que se vean las miserias y monstruos creados por la mayor inyección de estímulos de bancos centrales y gobiernos en la historia moderna en la guerra contra los efectos de la Covid-19 en la economía. El mundo cripto estará regulado antes o después, a la buenas o a las bravas… no lo duden. Porque no solo crea riqueza nueva -dinero llama a dinero y también a Hacienda-, sino está absorbiendo dinero fiat -el que usamos todos los días- en euros, dólares y yuanes- traspasándolo desde el sistema a una suerte de economía en la sombra que tiene sus propias reglas y no está manejadas por bancos centrales o gobiernos. Por eso China ha optado por prohibir su actividad fuera de lo que no sea el yuan digital.

Dentro del mundo cripto hay de todo, como en la vida, buenos y malos. Apenas existen barreras. Si usted quiere puede clonar el código de una cripto preexistente y comenzar a regalarla, ampliar su número en circulación o reducirlo, colocarla en una plataforma para que cualquiera pueda comprarla y ponerle un precio. De alguna manera, los tokens -código único que representa a una unidad de cada cripto- son muy parecidos a las acciones de una empresa en la medida que permiten asignar y recibir beneficios, pero también permiten votar en su gobernanza. La gran ventaja es su transmisibilidad y seguridad a través de la red blockchain (sistema de registro contable descentralizado) donde exista. Hasta ahora, nadie quiere ponerle el collar a la bestia cripto. ¿Cómo fiscalizarla? ¿Cómo proteger a los usuarios? Y, sobre todo, ¿cómo interactuará con el poder político un sistema que tiene en su esencia la capacidad de voto en una comunidad?  Mientras tanto será algo parecido a una tierra sin ley que ha crecido hasta amasar 2 billones de euros de capitalización, 15.000 criptos y varios cientos de millones de usuarios en todo el mundo que seguirán usándolo como forma de vida, método de pago, valor de inversión o, simplemente, porque se lo ha recomendado por la tele Matt Damon o Andrés Iniesta en redes sociales.

Fuente: Rubén J. Lapetra – La Información

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios