Te dijeron que…

-Te dijeron que prohibir a la gente salir al aire libre y al sol, aumentando el sedentarismo y la obesidad, salvaría vidas y te lo creíste.

-Te dijeron que encerrar a los niños y no dejarles ir a jugar a los parques era necesario y te lo creíste.

-Te dijeron que los ancianos estaban mejor encerrados y hacinados en las residencias con morfina que paseando al aire libre y te lo creíste.

-Te dijeron que las mascarillas acabarían con la epidemia y la necesidad de otras medidas y te lo creíste.

-Te dijeron que no cumplir las medidas era muy peligroso para ti mientras en tu propia cara ellos no las cumplían incluso a la misma vez que te lo estaban diciendo y, desoyendo tu propia disonancia cognitiva, te lo creíste.

-Te dijeron cosas como que hablar bajito, los toques de queda, ponerse la mascarilla solo para pasear por el bar hasta que te sientas y luego quitarla, y un largo etc. eran cosas necesarias. Desoíste los gritos de tu propia inteligencia, y te lo creíste.

-Te dijeron que las vacunas no tenían riesgo, sin evidencia objetiva alguna, después eliminar todos los grupos de control que se mantenían durante décadas en vacunas, de evitar establecer registros directos de los efectos y de ningunear los registros indirectos, y te lo creíste.

-Te dijeron que la inmunización natural no funcionaba porque había habido un puñado de casos residuales de reinfección en todo el mundo, 6 casos documentados en todo el mundo en los primeros 6 meses, y te lo creíste.

-Te dijeron que las vacunas tenían una efectividad del 100%, mucho mayor que la inmunidad natural, que con ellas recuperarías todas tu libertades, en cuanto el 70% de la gente estuviera vacunada y te lo creíste.

-Han ido rebajando la supuesta eficacia de la vacuna (de cuya eficacia,al eliminar los grupos de control, nunca jamás se han tenido datos objetivos y solo datos de las propias farmacéuticas y datos oficiales manipulados que presentan gravísimos sesgos y opacidad) y te lo creíste.

-Te dijeron que ya no basta con un 70% vacunado, ni con un 90%, ni un 100%, ni un 120% siquiera, que volverías a perder tus libertades y que la culpa era de aquellos no vacunados, y te lo creíste.

-Te dijeron que la vacuna ha perdido su eficacia y que se necesitarán refuerzos para siempre, algo que algunos ya avisamos que dirían incluso antes de que existiera la propia vacuna, y que aquellos que no se la pongan son culpables de la situación, y te lo creíste.

-Te dijeron que los niños han de realizar sacrificios para proteger a los mayores, mientras ves como los mayores tienen medidas mucho menos severas y como las élites se las saltan completamente día si y día también en tu propia cara, y te lo creíste.

Por el camino has aplaudido mientras arrebataban de sus derechos y libertades más básicos al resto de la sociedad, incluyendo niños, ancianos, familiares de enfermos en sus últimos momentos.

Has aplaudido mientras imponían medidas que disparaban los suicidios y los intentos, las depresiones, la pérdida de negocios, el desempleo, la deuda del país que pagarán las futuras generaciones, la electricidad, el gas, los peajes, la gasolina, los alimentos, las materias primas.

Has aplaudido mientras el parlamento violaba todos los principios del estado de derecho, e incluso tras la declaración de inconstitucionalidad, has seguido aplaudiendo.

Has aplaudido, abrazo y hecho tuya la constante campaña de odio de los medios hacia los no vacunados pidiendo su castigo, discriminación, violación de sus derechos humanos más básicos, promoviendo un estado de odio y violación de derechos que difícilmente tenga marcha atrás.

Has visto como el mundo se hacía poco a poco un lugar peor, mientras millones de personas en el planeta se sumen en la pobreza, a millones se les persigue y discrimina y, unos pocos, dueños a la vez de medios, redes y farmacéuticas están haciendo billones y billones de beneficio.

Has dejado de lado, con desprecio, tu capacidad de razonar y tu inteligencia, mientras aclamabas que la ciencia era tener fe ciega en lo que te decían los expertos oficiales a sueldo de medios y farmacéuticas. La fe nunca ha formado parte de la ciencia, sino de la ideología.

Has mirado para otro lado cuando veías todas las incongruencias, cuando leías estudios o noticias con titulares claramente falaces y con ánimo de engañar, cuando se evitaba todo debate honesto, censuraba, difamaba, atacaba y perseguía a aquellos que planteaban cuestiones y dudas.

Ya hemos llegado a este punto. ¿𝐂𝐮𝐚𝐧𝐝𝐨 𝐯𝐚𝐬 𝐚 𝐝𝐞𝐜𝐢𝐫 𝐁𝐀𝐒𝐓𝐀? Porque hay muchos daños que ya no tienen solución, y llegará un momento en que quizás sea demasiado tarde para hacer nada.

Fuente:

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios