Café en El Viso: el día que Botín y Abascal se dijeron las cosas a la cara

La presidenta de Santander invitó a tomar café en su casa en El Viso (Madrid) al líder de VOX a principios del pasado mes de mayo. En el encuentro quedó claro que entre ambos no hay química.

Ocurrió a principios del pasado mes de mayo. El encuentro entre Ana Botín y Santiago Abascal tuvo lugar en la vivienda de la presidenta de Santander, en el exclusivo barrio de El Viso, en el centro de Madrid, lugar de residencia de fortunas y presidentes del Ibex.

El Estado de Alarma decretado por el Gobierno español en octubre de 2020 llegaba entonces a su fin, y la Comunidad de Madrid ampliaba el horario de cierre de la hostelería hasta las 24 horas, aunque recomendaba todavía no reunirse en domicilios.

El comienzo de la vacunación masiva de la población española y la posibilidad de que un mejor verano impulsara la prometida recuperación económica, eran motivos para ser optimistas tras un año catastrófico.

Botín y el resto de representantes del Ibex respaldó a Pedro Sánchez en la conferencia ‘España puede’

Frente a las pérdidas comunicadas en el primer semestre de 2020 de 10.798 millones de euros, Santander se encaminaba a cerrar los primeros seis meses de 2021 con un beneficio de 3.675 millones.

Pero no todo era perfecto para Ana Botín. Desde hacía ya unos meses, la presidenta de Santander se venía preguntando por qué era ella quien estaba siempre en el centro de las críticas de VOX. ¿Por qué no Pallete (Telefónica), o Galán (Iberdrola), o Torres (BBVA)? ¿Por qué ella? ¿Por ser mujer? ¿Por ser la presidenta de Santander, por ser la hija de Emilio Botín?

Porque todo el Ibex había respaldado a Pedro Sánchez en aquel encuentro de finales de agosto de 2020 organizado en Casa de América, en Madrid.

A la señora Botín le es muy fácil estar de acuerdo con el presidente felón”, escribió Santiago Abascal

A la conferencia ‘España puede’, organizada por Moncloa, también acudieron el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete; el de BBVA, Carlos Torres; el de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán; el de Inditex, Pablo Isla; el de ACS, Florentino Pérez; el de la Fundación La Caixa, Isidro Fainé; el de Repsol, Antonio Brufau; o el de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.

Tres días después de aquel acto, Ana Botín se refirió al discurso de Sánchez en el mismo: “Lo que dijo el Presidente del Gobierno está muy bien. Pocas personas pueden estar en desacuerdo con los principios de lo que dijo; hay muchas cosas que nos unen”.

Santiago Abascal publicó ese mismo día, 3 de septiembre de 2020, en su cuenta de Twitter: “A la señora Botín le es muy fácil estar de acuerdo con el presidente felón. Por eso sus empleados del grupo Prisa apoyan este gobierno y demonizan a la oposición. Lo que es difícil es soportar a estos millonarios festejando la ruina y usándola para decirnos cómo tenemos que vivir”.

También desde el sindicato creado por VOX, Solidaridad, se cargó contra Botín: “Lo que es difícil es sobrevivir a las políticas de este nefasto y criminal gobierno. Lo que es fácil es gobernar con el apoyo de los millonarios y poderosos como Ana Botín“.

Las críticas desde VOX continuaron. En noviembre de 2020, el partido de Abascal publicó: “Tras el aplauso de Ana Botín al plan económico de Sánchez. El Banco Santander anuncia el despido de 4.000 trabajadores y el cierre de 900 sucursales. Pero no os preocupéis, será un ERE transversal, eco-friendly y con una sonrisa social”.

Rodrigo Alonso, líder del sindicato Solidaridad, fue la gota que colmó el vaso. En la pasada celebración del 1 de Mayo, el diputado almeriense de Madrid dijo: “¿Pensarán que el feminismo de vuestros problemas diarios es el mismo que el de Ana Patricia Botín, una niñita que heredó el banco de su papá?”.

Eso ya sí que no. Lo de “niñita que heredó el banco de su papá” era demasiado. Botín invitó entonces a Abascal a tomar café en su domicilio. El líder de VOX aceptó la invitación.

Botín habló de feminismo y cambio climático; Abascal no se movió de las tesis defendidas por VOX

Si de lo que se trataba era de calmar las aguas, de acercar posiciones, de encontrar algún punto en común entre la mujer más poderosa de España y el líder del partido al que muchos ven gobernando en un futuro con el PP, puede decirse que la invitación no cumplió su objetivo.

Por vez primera, ambos se dijeron las cosas a la cara. Se trata de un encuentro inédito en el largo historial de relaciones entre el poder político y el poder financiero español, en el que el compadreo es tónica general, dado que unos y otros intuyen que, más tarde o más pronto, se necesitarán.

Ante el asombro de Abascal, la presidenta de Santander no habló de otra cosa que de feminismo y cambio climático. En un contexto de crisis sanitaria y económica, Ana Botín destacó como cuestiones fundamentales la lucha contra el cambio climático y los derechos de las mujeres.

Abascal tampoco se movió de las tesis que sobre esas cuestiones ha ido sosteniendo VOX.

El partido se inclina por negar que el calentamiento global sea producido por la acción del hombre, defendiendo la suspensión de “toda norma climática impuesta por las élites globalistas” que afecte al interés de los españoles.

VOX apoya la derogación de la Ley de Violencia de Género y aboga por aprobar una Ley de Violencia Intrafamiliar.

España se va a salir del mapa”, afirmó Ana Botín el pasado mes de junio

Ana Botín lanzó al aire su queja de ser ella siempre flanco de los ataques de VOX. Y quiso dejar muy claro a Abascal que no es una ‘hija de papá’, que las cosas no se las habían puesto fáciles. Fue una conversación café en mano en la que a cada sorbo quedaba más claro que poco en común podía extraerse de la misma.

El líder de VOX subrayó a la presidenta de Santander que su partido se opone al modelo de capitalismo financiero que representaría el primer banco español.

El café en El Viso no sirvió para relajar la tensión. Ni Botín ni Abascal han domesticado sus discursos tras verse las caras.

Abascal incluye a Botín entre las “élites globalistas” que permiten que Canarias sea autopista de inmigración ilegal

Unas semanas después de aquel encuentro, a mediados de junio, Ana Botín participó en una conferencia empresarial, en Barcelona, compartiendo asiento con Marc Puig, Álvarez-Pallete y Pablo Isla. En esa ocasión, la presidenta de Santander alzó sin mesura las campanas de la recuperación económica al vuelo.

Ana Botín, junto a Marc Puig, Pablo Isla y Álvarez-Pallete en Barcelona, el pasado 16 de junio. EP.

 

España se va a salir del mapa“, afirmó Botín, quien pasó el turno de palabra a los presidentes de Telefónica e Inditex con un “los hombres sois los que mandáis todavía”.

La presidenta de Santander pronosticó crecimientos del PIB anual entre el 6% y el 7%, e incluso del 8% y 9% trimestral (en la actualidad, la mayoría de los organismos prevén para 2021 un crecimiento inferior al 6% de la economía española; el Gobierno mantiene la del 6,5%).

Este mismo mes, en el congreso ‘Inmigración Ilegal e Islamismo en Europa‘, celebrado por VOX en Las Palmas de Gran Canaria, Santiago Abascal cargó contra las “élites globalistas” que, dijo, quieren convertir Canarias en autopista de tráfico ilegal de personas.

Esas “élites globalistas”, aseguró el líder de VOX, engloban desde representantes del PP a Podemos, comunistas y socialistas, “desde poderosos como Ana Botín hasta los que se hacen llamar ‘antifas’“.

El café en El Viso dejó un sabor amargo. En sus posos no hay experto en ‘cafeomancia’ que lea acercamiento posible entre el primer banco español y VOX.

Fuente: Alberto Ortín – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios