La dictadura perfecta…

El  nacionalsocialismo es, desde su origen,  un viaje de las clases medias a la oscuridad, y un notable paso hacia el borde del precipicio, de todo un país manejado por  los grandes demagogos del nuevo estado nazi que se sustenta en el también nuevo significado inventado, en exclusiva,  para las palabras existentes.

Pero no tenga miedo el lector, lo que está ocurriendo hoy,  ha ocurrido siempre y no es tan raro para los que son eruditos o para los pensadores que son, en cierto modo,  cosmopolitas. El mantenimiento de las relaciones de explotación están garantizados mediante la toma del poder por parte de la socialdemocracia que esclaviza a la ciudadanía.

Walter Benjamin advirtió sobre la violencia divina contra los políticos corruptos de la socialdemocracia que actúan como asesinos con licencia otorgada por su líder supremo; ese ególatra kafkiano que, como ansioso y violento psicópata, exige culto y adoración erótica de las nuevas mujeres empoderadas con autoridad e influencia para legislar a través de ocurrencias sexuales descabelladas.

El hecho de que la mafia “Woke” haya convertido los campus universitarios estadounidenses y europeos en un cagadero ideológico que propicia el uso destructivo de la gobernanza,  y la obsolescencia del concepto de historia, de las creencias, o el de cualquier  visión del mundo ajena al nuevo lenguaje gubernamental,  dice mucho sobre los nazis del siglo XXI…

Sus aberrantes y destructivas ideas sobre la educación para los más desfavorecidos están siempre fundamentadas en una violencia desenfrenada contra todo lo establecido; con el fin del sometimiento mediante lo que ellos llaman «crisis sistémicas» que irremediablemente conducen a un estado de excepción que presidirá la vida de los ciudadanos arruinados, precisamente,  por los bandidos y ladrones  nacionalsocialistas que gobiernan.

La manipulación del lenguaje, por parte de los nuevos nazis, llega a extremos de «poder omnímodo» cuando la socialdemocracia se otorga el derecho exclusivo de calificar de fascistas a toda aquella persona o “movimiento” que contradiga o critique su nauseabunda línea política.

El ejemplo práctico, a día de hoy,  no se deja esperar cuando Polonia, Hungría, Grecia, o Reino Unido contradicen a los burócratas de Bruselas y se convierten en objetivo de los autócratas alemanes que lideran a la clase dominante europea. Mientras el Reino Unido se libera de mafiosos burócratas mandándolos  al carajo, las naciones menos poderosas de la Unión Europea sufren el ataque desmedido de los “woke” de Bruselas…

Decía Baltasar Gracián que la muchedumbre cortesana instalada en los ministerios  tiene muchas cabezas y por tanto también posee muchos ojos para la malicia y muchas lenguas para el descrédito; en la política nacionalsocialista del siglo XXI, tanto en Capitol Hill como en Bruselas, las damas cortesanas están prostituyendo la política con rumores que, a veces, empañan la mejor reputación, convirtiendo la gobernanza en una burla extendida que destruye el renombre de las mujeres libres y decentes de la clase media, criminalmente desprestigiada.

La malicia común en los equipos de gobierno estadounidenses y europeos se manifiesta abiertamente en las declaraciones de su mafia burocrática; no tienen reparo alguno en difamar a los padres mientras adoctrinan a los menores de edad, nuestros hijos; desplegar en las escuelas su doctrina para la terrible bajeza, en tono dogmático y de suficiencia, de promover conductas sexuales variadas en los planes de estudios del parvulario, amenazando a sus progenitores…

Reconocidos pederastas y otros criminales convictos y confesos que forman parte de la plantilla de profesores Woke para la “formación” de los pequeños; el ideario nacionalsocialista, en el año 2021,  para las familias menos favorecidas; el despertar a las aberraciones sexuales,  borrando para siempre las asignaturas que, desde la Paideia de la Grecia Antigua, la pedagogía y la enseñanza nos ofrece.

Toda esta basura intelectual de los nuevos nazis, en la antesala del año 2022, se atreven a señalar a sus críticos como “enemigos del pueblo”; frívola calificación que además de una insolencia es una desfachatez propia de ignorantes demagogos de la chusma izquierdista, esa plebe obsesionada con desenterrar cadáveres y derrumbar monumentos, quemar iglesias e incendiar todas las ciudades para implantar su espectacular violencia a la espera de que todos sucumban al pánico.

Todos sabemos que los verdaderos enemigos del pueblo se parapetan y esconden  -hoy-  en sus aparatos de propaganda que suelen llamar “prensa” sin rubor alguno, cuando la libre expresión de ideas es atacada por ellos,  sin cuartel, o incluso a muerte…

Estados Unidos  arde, y sigue ardiendo Europa; todo arde bajo el fuego de metralla y los ataque terroristas de la nueva izquierda nazi con el apoyo del islam más asesino infiltrados adrede; con la intención deliberada de un experimento demográfico que perpetúe a los nuevos nazis en el poder…

La mafia mediática ya no se sonroja pues, al fin y al cabo, esto es una guerra híbrida en la que los terroristas de la izquierda, despliegan su espectáculo de violencia y muerte sacando su turba asesina; tropas de choque para dejar claro que el fantasma que recorre el mundo, de nuevo,  es el verdadero y único propietario de la calle y de la noche…

En palabras de Vladímir Putin, uno de los grandes políticos de este siglo: «los nuevos nazis han tomado el poder en Estados Unidos y en la Unión Europea»… La extrema elegancia del presidente ruso para describir a Joe Biden y a sus secuaces de la doctrina Woke, raya la pulcritud: «esta gente no tienen ni idea de lo que significa el sanguinario comunismo Woke».

La explicación es bien simple: los terrorista de izquierda  –asegura la ciudadanía-   se esconden en las instituciones del Estado; mientras los aparatos de propaganda de los comunistas  asaltantes del poder aseguran que el supuesto “fascismo” de la derecha  ciudadana es el verdadero terrorismo contra el Estado… 

¿En serio? 

Se pueden hacer una idea de la profundidad política de los nuevos nazis. Como dicen los comunistas: «quien impone el lenguaje, es el dueño de las palabras».

Ahora lo sabemos, socio, es por eso que estamos convencidos de que solo podemos detenerlos por la fuerza de las armas… 

A  día de hoy, la historia es aleccionadora en los cinco continentes, en los cuatro puntos cardinales. Pedagogía griega pura…

Se acerca el ajuste de cuentas… El pueblo quiere venganza por el terrible estado de excepción impuesto por los nacionalsocialistas; los nuevos nazis del XXI. Walter Benjamin describió a la perfección la aberrante ignorancia y vulgaridad de la socialdemocracia alemana…

Se está repitiendo hoy en Estados Unidos y en la Unión Europea; antijudaísmo feroz, populismo barato para adiestrar a sus tropas de asalto callejero; amor desmedido por los enemigos de Israel, es decir, los asesinos islámicos, y rienda suelta para subvertirlo y quemarlo todo;  y reinar sobre los escombros…

Pues cuidado… si lo pones todo al revés, te enterrarán bocabajo en las fosas comunes de la historia; el sitio inventado por las dictaduras comunistas para borrar lo imborrable en un nuevo archipiélago GULAG…

Muy pocos saben leer la historia en la estrafalaria  «clase dominante» en Beltway  o en la patética élite de Bruselas.  Los advenedizos de la equidad, esos inquietantes politiquillos de bondadosa templanza, están llevando al llamado Occidente y a su cultura judeo-cristiana al aplastamiento; los burócratas fanáticos y enloquecidos están destruyendo Estados Unidos y Europa por medio de una violencia política de dimensiones catastróficas.

Insisten en ponerlo todo al revés…

Sin embargo, es público y notorio que Black Lives Matter se ve al derecho desde lejos; una organización de negros terroristas de carácter abiertamente anti-judío y perversamente racista, es financiada por la propia república estadounidense, con Joe Biden como payaso dirigente y politiquero a la cabeza, hasta límites multimillonarios.

Las escuadras comunistas de “exterminio” como Antifa, son auténticas tropas de choque del Democratic Party en Estados Unidos; al modo en que lo fueron  las secciones de asalto, Sturmabteilung,  de Adolf Hitler, popularmente conocidas como las SA…

Cuidado, que no le salpique a usted la sangre si se dedica al noble oficio de la escritura. Cuando los medios de difusión de masas adoctrinan desde sus redacciones, no solo están sembrando la discordia social sino que imponen sus falsas narrativas para sostener en el poder a los dictadores asesinos que abren, victoriosos, todos los candados del Tesoro Público para adueñarse del botín.

El nuevo zeitgeist es la obediencia inquebrantable a las grandes fortunas que todo lo financian y todo lo pueden. Pretenden un nuevo orden mundial al gusto de los grandes multimillonarios en un planeta que les queda incómodamente estrecho y abarrotado de mendigos y miserables sumergidos en el fango de la fatalidad;  una chusma enloquecida de diversidad que exige igual trato que un rey de oros…

El nuevo espíritu de la época que padecemos es la mentira espectacular desplegada por el nacionalsocialismo que ha logrado controlar los medios de difusión de masas y utilizarlos como aparato de propaganda destinado a un enloquecido rebaño en estampida…

Así pues, como repiten machaconamente los que se autodenominan  “socialistas”, todo lo que no sean sus diversos periódicos de la diversidad, revistas o canales de TV o  Radio, «es fascismo» y todos los que no comulguen con el nuevo ideario nacionalsocialista «son fascistas»… Los nuevos nazis del socialismo atacan en todo el mundo.

Ahora todos los periodistas de Occidente  (nos lo recuerda Vladímir Putin desde el Kremlin)  son  “Walter Duranty”;  propagandistas de medio pelo para comer y tratar de vivir dignamente como palmeros de los nazis.  Sin embargo el presidente ruso hace matizaciones importantes: el socialismo woke que se impone en Estados Unidos y la Unión Europea es mil veces más asesino que el comunismo soviético…

Ese gran político ruso sabe ajustar, dirimir o concluir, mejor que nadie,  que los nazis están floreciendo y medrando en Capitol Hill y Bruselas y que esos son los únicos fascistas del planeta implantando un estado de excepción permanente al que llaman «nueva normalidad»…

Mientras los impresentables demagogos  podemitas en España intentan argumentar su posverdad, distorsionando la realidad como vulgares aficionados con credenciales intelectuales “periféricas”,  cuando las hay; los nazis del nuevo socialismo, sin embargo, no tienen inconveniente alguno en mentir hasta la saciedad, hasta pervertirlo todo… Incluso exterminar a los podemitas si es necesario.

Todo lo demás, son cuentos chinos… Están rumiando la dictadura perfecta.

Señoras, caballeros, la pretensión dogmática del capitalismo de partes interesadas, no es otra que la esclavización salvaje y criminal del rebaño bajo el cielo abierto de la historia.

 

-Artículo-opinión de Alfonso M. Becker © copyright  (Todos los derechos reservados)

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios