Sánchez acepta incluir el término “derogar” en la reforma laboral

El Gobierno ha enviado un mensaje a los medios asegurando que está “comprometido con la derogación de la reforma laboral de 2012”, aunque hasta ahora había evitado usar ese término.

El Gobierno ha asegurado este martes que está «comprometido con la derogación de la reforma laboral de 2012» en un mensaje enviado a los medios de comunicación tras la reunión que ha mantenido para fijar una postura común que después llevar a la mesa de negociación con patronal y sindicatos.

Sin embargo, fuentes de Moncloa no especifican si se ha llegado a algún tipo de acuerdo sobre las cuestiones clave que estaban tensando las relaciones dentro del Ejecutivo, en concreto, la recuperación de la prevalencia del convenio sectorial sobre el de empresa y la ultraactividad de los convenios.

«El Gobierno está comprometido con la derogación de la reforma laboral de 2012 en los términos que establece el acuerdo de coalición y el Plan de Recuperación enviado a la Comisión Europea. La temporalidad y la precariedad son, junto al desempleo, las principales anomalías del mercado laboral español y estamos decididos a dejarlas atrás. Es imprescindible disponer de herramientas equilibradas en la negociación colectiva y al mismo tiempo, establecer condiciones claras para la subcontratación», reza el mensaje.

Hasta ahora, la parte socialista del Gobierno, incluido el presidente Pedro Sánchez, había evitado hablar de la reforma laboral en términos de «derogación», refiriéndose a modernizar el mercado de trabajo y la legislación relativa a él, pero sin entrar en su derogación, como sí había hecho la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, para exasperación de la de Asuntos Económicos, Nadia Calviño.

En el mismo comunicado, Moncloa insiste en que buscará un acuerdo con los agentes sociales (organizaciones de empresarios y sindicatos), uno «justo y equilibrado», ya que se trata de la «mejor garantía de obtener una reforma duradera» dentro de lo comprometido con la Comisión Europea.

Como ya ha explicado este medio, el Gobierno decidió la semana pasada reunirse todos los martes para fijar una postura común con respecto a la reforma laboral. Al mismo tiempo, continúan celebrándose los miércoles las reuniones, que llevan sucediéndose desde marzo, entre Trabajo, empresarios y sindicatos, a las que ahora también asisten otros representantes de otros departamentos, como del Ministerio de Asuntos Económicos y del Ministerio de Seguridad Social.

Al mismo tiempo, todos los martes por la tarde está previsto que se reúnan los secretarios de Estado de los ministerios implicados en la reforma (principalmente, Trabajo, Economía, Hacienda, Seguridad Social y Educación) para preparar las sesiones con los agentes sociales y otra los miércoles para supervisar lo acordado en esas mismas convocatorias.

Por otro lado, se mantienen los plazos previstos: aprobar la nueva reforma laboral antes de que termine el año. A eso se ha comprometido el Gobierno con Bruselas y también, a nivel personal, Yolanda Díaz, asegurando que rendirá cuentas si no es así.

Fuente: Alba Asenjo Domínguez – El Independiente

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios