El Gobierno admite que la luz y el gas seguirán disparados al menos hasta febrero

Argelia ha advertido a España de que la ampliación de la capacidad de suministro por el gasoducto del Medgaz tardará más de tres meses

La escalada de los precios de la luz y el gas amenaza seriamente a más de dos millones de hogares españoles este invierno. Y en el Gobierno han saltado las alarmas porque los problemas de suministro con Argelia van a provocar que el coste de la electricidad siga disparado hasta máximos desconocidos justo en los meses de más frío y al menos hasta febrero.

Las tensiones entre Argelia y Marruecos han dejado a España sin el gas del Magreb, que representa casi la mitad del suministro, lo que va a seguir disparando los precios de la luz hasta nuevos récords.

La cercanía del invierno, y el temor a una escasez de suministros en este periodo de alta demanda, está agudizando la subida en espiral del gas natural. Sus futuros rozan los 200 dólares por megavatio hora (MWh) en el mercado europeo Intercontinental Exchange. Muy por encima de los menos de 45 dólares que se pagaban a finales del año pasado. 

Es necesario aumentar el suministro

Fuentes del Gobierno admiten a Confidencial Digital que la  necesidad de aumentar las vías de suministro de gas se ha revelado clave en esta fase de la transición energética hacia más energías renovables. Cuando no aparecen el viento y el sol, el gas sale al rescate para completar la demanda e impone su precio, tal como está diseñado el mercado. 

Explican que, cuanta más garantía de suministro de gas, más estabilidad energética para las naciones que intentan prescindir, además, de otras fuentes como el carbón y la energía nuclear.

Cerrado el paso del Magreb

La gasista Naturgy puede utilizar Medgaz para transportar íntegramente los 10 bcm de gas que tiene contratados con Argelia sin necesidad de pasar por Marruecos. Pero la concesión del gasoducto del Magreb, que vence el próximo 31 de octubre, seguía resultando imprescindible para garantizar el suministro seguro a España.

Ahora, fuentes del Gobierno confirman a Confidencial Digital que la gasista estatal argelina Sonatrach se ha comprometido con Naturgy a potenciar Medgaz para reemplazar el gasoducto marroquí en las necesidades españolas. 

Más de tres meses

Pero, mientras se potencia, según las estimaciones oficiales, cerrar esta infraestructura el 31 de octubre, la situación deja a España actualmente sin unos cuatro bcm de gas (4.000 millones de metros cúbicos equivalentes a cerca del 15% del consumo español) durante al menos noviembre, diciembre y enero, tres meses de invierno peligrosos. 

El compromiso argelino es que, lo que no se potencie todavía por el Medgaz en las próximas semanas, podrá llegar por barco, pero ese transporte encarece también el precio.

Hay que destacar que, aunque se estime actualmente en cuatro bcm el gas que llega directamente desde Argelia, sin atravesar Marruecos, a la Península Ibérica, su capacidad es muy superior. Desde 2015 la capacidad del gasoducto es de 10 bcm/año (443 GWh/día aproximadamente), según explican fuentes del sector.

 

Suministro garantizado por barco

Hasta entonces, el escenario ha movilizado al Gobierno para evitar también que el precio del gas se dispare para los consumidores españoles. Fuentes conocedoras de las negociaciones explican que España ha encontrado esta vez en Argelia “un aliado” frente a la amenaza de Marruecos.

En algunas ocasiones, la empresa estatal argelina Sonatrach había explicado al Ejecutivo español que encontraba problemas a la hora de procesar el gas, lo que generaba en ocasiones retrasos en el suministro por tubo, ya no solo con la Península Ibérica, sino también con Italia.

Sin embargo, las autoridades españolas han desconfiado en algún caso del argumento argelino de que una avería impedía el correcto funcionamiento del conducto. Especialmente si coincidía con un momento punta de consumo en el mercado energético, por ejemplo en medio de una ola de frío.

Reducir el envío de barcos a Asia

Fuentes del sector eléctrico recuerdan a ECD que la entrada de gas desde Argelia se redujo por ejemplo a una cuarta parte, según datos de Enagás, durante los días en que la borrasca ‘Filomena’ azotó con fuerza al centro de la Península, el pasado mes de enero.

En aquel momento, la caída del suministro de gas argelino tensionó el mercado y provocó que se registrasen precios récord. El fenómeno se atribuyó a que la estatal Sonatrach estaba vendiendo más caro a China y Japón el gas que se había comprometido a suministrar a España, aprovechando que allí también sufrían una fuerte ola de frío.

Hasta el punto de que hubo barcos gaseros que habían partido rumbo a la Península Ibérica y fueron desviados a China sobre la marcha y en el último momento.

Es una situación que España se ha apresurado ahora a evitar. Se busca lograr el compromiso de Sonatrach, accionista de Naturgy, para reducir al menos a la mitad el envío de barcos gaseros a Asia mientras el suministro al sistema gasista español no esté garantizado, evitando tensiones en el mercado que disparen los precios.

En lo que va de año, España ha recibido 19 buques menos que en el mismo periodo de 2020, lo que supone una reducción del 10% en comparación con un año que ya de por sí fue muy peculiar por la fuerte caída de la demanda energética que provocó la pandemia. 

Lo que no llega por barco tiene que hacerlo por el tubo, disparando la dependencia con Argelia del 29% al 47% en sólo un año.

El Gobierno exige gas barato a Naturgy

Así las cosas, y ante los próximos meses de frío y una previsible escalada de precios, los ministerios de Exteriores y Transición Ecológica se han movilizado y han exigido a Naturgy que presione a su socio argelino Sonatrach para que reduzca a la mitad el desvío de barcos gaseros a China. 

Un movimiento que en el sector se entiende, tal y cómo se contó hace unas semanas en ECD, como una compensación al Gobierno por la defensa de los intereses de la compañía energética española frente a la OPA del fondo australiano IFM.

Además, Enagás ha aumentado los permisos para que atraquen en España los buques metaneros cargados de gas con los que completar la demanda

Naturgy llegó en 2019 a un acuerdo con su socio Sonatrach, empresa pública argelina, para la compra conjunta del 42% de Medgaz al fondo Mubadala, propietario también de Cepsa.

La compañía que preside Francisco Reynés pasó a tener el 49% de Medgaz, empresa que gestiona el gasoducto entre Argelia y la costa mediterránea española, por un 51% de su socio, con quien cogestiona la infraestructura.

Argelia, proveedor de gas para España

Naturgy importa gas de Argelia a través de dos gasoductos. El de Medgaz, que va de Beni Saf hasta la costa de Almería por el Mediterráneo, y por el Magreb-Europa (EMPL), que atraviesa Marruecos y, desde Tánger, cruza el Estrecho y llega hasta Córdoba.

Hasta ahora se utilizan indistintamente los dos gasoductos en función de las necesidades, del destino final del gas y del precio del uso de las infraestructuras.

Argelia es el principal proveedor de gas a España, en parte por contar con dos tuberías que unen ambos países por los que se canaliza esta materia prima, lo que hace el transporte mucho más barato.

Argelia se alía con España contra Marruecos

Las fuentes consultadas destacan que Argelia cuenta con que, a partir de la próxima primavera, el gasoducto de Medgaz sea capaz de suplir el fin del contrato Magreb-Europa, así como el aumento del gas natural licuado argelino.

Las tensiones políticas que atraviesan ambos países norteafricanos están conduciendo a Argelia a tomar represalias contra Marruecos. Un escenario que, en este contexto de escalada de tensión con Rabat, beneficia a España.

La cuestión del Sáhara Occidental, la normalización de lazos con Israel y las continuas provocaciones, están contribuyendo al giro argelino, lo que complicará enormemente el abastecimiento gasístico de Marruecos, obligándole a emprender proyectos e iniciativas costosas.

Así, si Argelia se dispone a no renovar el contrato con el Magreb, Marruecos encontrará grandes dificultades: tendrá que comprar casi la mitad de su consumo de gas en un mercado indexado en el Brent, en continua subida, y sin el apoyo de España, que tendrá asegurado el suministro a través de Argelia.

Un invierno de escalada de precios

Ante la llegada del frío, la subida de precios del gas se explica por un mercado ya tensionado con las tormentas en el golfo de México y por la previsión de próximas estrecheces. Europa se adentra en el invierno con las reservas de gas natural al 71% de su capacidad, en comparación con la media de cinco años del 92%, según Bloomberg. 

La demanda será igualmente elevada en China, lo que ha abierto una puja entre los gigantes económicos por el aprovisionamiento. EE UU, el mayor proveedor de gas del mundo, tiene las plantas al límite de capacidad, y los precios también marcan estos días alzas diarias cercanas al doble dígito. La búsqueda de alternativas por los compradores está provocando ascensos paralelos en el carbón y el petróleo.

China, el mayor consumidor de carbón del mundo, está intentando aumentar reservas de cara al invierno, toda vez que los problemas de suministro de carbón ya provocan cierres de fábricas. 

En Europa los precios del carbón están en máximos de 13 años, y en Australia han subido un 250% desde septiembre. Las eléctricas europeas están aprovisionándose de carbón ante la carestía del gas.

Fuente: José Antonio Frauca – El Confidencial Digital

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios