La misteriosa desaparición de una menor en Mallorca que asusta al Gobierno insular

Tutelada por el IMAS.

El padre de la joven cuenta que los Servicios Sociales le quitaron la custodia de su hija porque la madre de los niños le denunció por malos tratos.

Este mismo mes de septiembre, la Policía Nacional ha detenido a 17 personas en Palma de Mallorca vinculadas a una red de prostitución de menores en las que había jóvenes tuteladas por el Consell de Mallorca. Las menores se prostituían a cambio de dinero, drogas, regalos como móviles, zapatos o bolsos, etc. La noticia no ha sorprendido a nadie. Ya en enero de 2020, una niña de 13 años tutelada por el IMAS, Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales, denunció que había sido violada por seis adolescentes fuera del centro. A raíz de aquello se empezó a hacer público que podían existir redes de prostitución que ofrecían a las menores, que debían estar protegidas y vigiladas por el IMAS, a mayores de edad.

El escándalo es de enormes proporciones. Por esa razón la oposición solicitó al Gobierno de las Islas Baleares cinco comisiones de investigación, pero Podemos, el PSOE y el partido nacionalista Mes per Mallorca las esquivaron. “Tienen algo que esconder”, apunta Jorge Campos, presidente de Vox en Baleares. “Somos los únicos que nos hemos personado como acusación y que parece que queremos investigar, pero se archivó porque la Fiscalía decía que no había red de prostitución, sino casos aislados. Con las nuevas detenciones se ve que se equivocaron”.

En este contexto desaparece Miriam (nombre ficticio). Se fuga del centro Santa María del Cami, según consta en la web de SOS Desaparecidos el 19 del 8 del 2020. Hace un año y un mes. Sin embargo, no es hasta ahora, septiembre del 2021, cuando se ha publicado su foto y se pide ayuda para localizarla. ¿Por qué no antes?

“Este puede ser el mayor escándalo político que te imaginas”, me advierte a modo de presentación Álvaro, el padre de la desaparecida

“Este puede ser el mayor escándalo político que te imaginas”, me advierte a modo de presentación Álvaro, el padre de la menor, un padre coraje que está muy agradecido a la Guardia Civil de Baleares porque se ha puesto como meta localizar a Miriam. “La desaparición de mi hija puede llevarse por delante al Gobierno balear y están asustados”. El hombre cuenta que los Servicios Sociales le quitaron la custodia de su hija porque la madre de los niños le denunció por malos tratos. “La madre es prostituta, está en la cárcel, creo que por narcotráfico y tiene sus vicios. Ella me dijo que o seguía pagándole todo o me denunciaba. Cumplió la amenaza y me quitaron a mi hija. Sé qué desde los 12 años, a pesar de estar bajo la tutela del IMAS, su madre la ha prostituido. Lo reconocen hasta sus amigos del centro. Lo peor es que a mí jamás ningún juzgado me ha condenado por malos tratos. No tengo ningún antecedente de nada ni he sido condenado ni he pisado la cárcel”.

“Cuando se fugaba, venía a verme”

Álvaro me habla a borbotones durante más de una hora, como si yo fuera la primera persona que le escucha. Está encendido por el padecimiento que le ha tocado vivir y porque luchar contra la Administración, con toda su burocracia y lentitud, es una tarea hercúlea. En el 2013 le quitaron a su hija y desde entonces la ha visto en contadas ocasiones: “Cuando se fugaba del centro venía a verme. Fíjate, buscaba refugio en casa del que supuestamente la había matado a palos. Es que me enciendo. Si te contara lo que me decía de lo que pasaba allí dentro, alucinarías”.

Tras la desaparición de Miriam, hace un año, el centro presentó una denuncia ante la Guardia Civil. “Me enteré de que mi hija, durante su desaparición, se quedó embarazada, y que alguien vinculado al IMAS la acompañó a abortar”. Es decir, estando fugada, se supo donde se encontraba y en vez de retornarla al Centro de Santa María del Cami, se dejó que siguiera fugada, siendo menor de edad y cuando la tutela la ejerce el Gobierno Insular.

“Es una vergüenza. Los responsables de su tutela no saben dónde está mi hija y yo me enteré de casualidad porque me lo ocultaron”

“Es una vergüenza. Los responsables de su tutela no saben dónde está mi hija y yo me enteré de casualidad, porque ellos me lo ocultaron. Como mi hija haya muerto, pienso dedicar lo que me quede de vida a meter en la cárcel a todos los responsables. Me robaron a mi hija para darle una vida que yo decía que no podía darle y fíjate cómo ha acabado. No tienen perdón”, concluye Álvaro.

Un año después, el IMAS ha decidido publicar la foto de Miriam en la web de SOS Desaparecidos, por si alguien tiene alguna noticia de ella.

Fuente: Nacho Abad – El Confidencial

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios