El hombre de Marlaska en Prisiones, a un funcionario: «Te pillo en el parking y te asesino»

El funcionario resultó absuelto de un delito de injurias pero Prisiones le abre expediente.

García Liso es uno de los profesores escogidos por Marlaska para formar en la UNED a otros directores de prisión

 

José Antonio García Liso es el actual director de la cárcel madrileña de Navalcarnero (Madrid IV) pero hasta 2018 lo fue de la prisión de Aranjuez (Madrid VI). OKDIARIO ofrece hoy un audio con las amenazas proferidas a un funcionario bajo su mando cuando prestaba servicio en la cárcel de Aranjuez, en 2013.

«Te pillo en el parking y te asesino», «te como con patatas»,»te como los huevos» y «vas a estar en el puesto que se me ponga en la punta de la polla, te recomiendo que pidas traslado en el próximo concurso», son algunas de las frases proferidas durante los doce minutos de conversación cuyo resumen ofrece hoy OKDIARIO.

Todo comenzó cuando Santiago G. A. fue acusado por otra funcionaria de acoso en la prisión de Aranjuez, con García Liso de director. La denuncia y posterior instrucción penal dejó la acusación inicial de abuso en un delito de injurias o vejaciones. Pero como hubo una denuncia y una investigación judicial el funcionario resultó apartado durante un año mientras se resolvían los supuestos delitos penales, hecho que sucedió el 13 de noviembre de 2020 mediante una sentencia absolutoria. La juez Sabina Arganda, del Juzgado de lo Penal número 5 de Getafe,  dictó sentencia y absolvió a Santiago del delito de injurias, declarando de oficio las costas procesales. En aquel mismo juicio declaró el director como testigo que negó, a preguntas del abogado del funcionario, haber realizado ninguna amenaza al mismo.

Pero previa a esta sentencia la vida en el trabajo no resultó fácil para Santiago y, lejos de solucionar el problema, la sentencia ha provocado la apertura de un nuevo expediente disciplinario por parte de Instituciones Penitenciarias, empeñada en culpabilizar al funcionario de una falta muy grave por razón de «discriminación por razón de origen racial o étnico, religioso o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual, lengua, opinión, lugar de nacimiento o vecindad, sexo o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, así como el acoso por razón de origen racial o étnico, religioso o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso moral, sexual y por razón de sexo».

Todo ello, a pesar de ser absuelto tras un juicio por vía penal. Pero el Ministerio del Interior aprovechó el relato de «hechos probados» de la sentencia para incoar el expediente disciplinario con fecha 22 de marzo de 2021.

Si prosperase este expediente disciplinario significaría acarrear la suspensión de 3 a 6 años e incluso ser separado del servicio, que de facto es un despido pero sin derecho a paro, ya que los funcionarios no cotizan desempleo y por tanto no tienen derecho a prestación por desempleo. Es lógico puesto que en la ley no se contempla la posibilidad de que puedan ser despedidos.

La escandalosa conversación grabada tuvo lugar el 23 de noviembre de 2013, cuando Santiago fue llamado a una reunión por el director de la prisión. En la misma, además del director de la cárcel y máximo superior, García Liso, estaba el subdirector, también llamado Santiago, como testigo, aunque durante algunos momentos interviene en la misma.

Como era la tercera vez que el funcionario era convocado por el director y el tono de las anteriores reuniones no había sido cómodo para él esta reunión fue grabada. OKDIARIO ha accedido a esta conversación de 12 minutos y un segundo que es prácticamente protagonizada en solitario por el director entonces de la cárcel de Aranjuez.

Eran las dos de la tarde del 23 de noviembre de 2013, el trabajador fue citado en el despacho del director de la prisión de Aranjuez. Se encuentran presentes el director José Antonio García Liso, el funcionario Santiago G. A. y el subdirector de la prisión entonces, también llamado Santiago.

El director no se anda con rodeos y deja claro al funcionario el motivo de la entrevista: «No te voy quiero dedicar mucho tiempo, sólo te quiero poner en tu sitio. La impresión que tengo querido Santiago es que hace tiempo que perdistes (sic)  el rumbo. Hasta el punto de que lo que estás haciendo ni a ti ni a nadie se lo consiento. ¡Es que te como con patatas!».

Como el funcionario intenta defenderse diciéndole: «Vale, pero yo quiero saber». El director continúa: «No se te olvide. A huevos los míos. Mira… las campañitas si me las haces a mí te como los huevos, te pillo en el parking y te asesino. ¿Te enteras? Y te está hablando José Antonio, no el director. Te pillo en el parking y te asesino. ¿De acuerdo?».

Nada punible

La conversación sigue por el mismo camino y el funcionario intenta explicar que no ha hecho nada punible, «no sé ahora… desde ese día yo no he hecho nada», repite el funcionario, pero García Liso corta el discurso: «Hasta ahora has tenido muchísima suerte. Pa cojones, los míos. Como se te ocurra ir haciendo campaña…».

Después le deja claro su función en la cárcel: «Mira, vas a estar en el puesto que se me ponga en la punta de la polla. Te recomiendo que pidas traslado en el próximo concurso como ya sé que vas a hacer». Efectivamente, el funcionario reprendido pidió el traslado y ahora está destinado en la prisión de Villanubla (Valladolid).

La preocupación del director García Liso parecía ser que el funcionario hablase mal de él a sus espaldas ya en varias ocasiones se refiere al término «hacer campaña» para referirse a este hecho: «Lo que te digo es, como se te ocurra hacer campaña… y esto no ha terminado, eh, porque como por un casual hayas cometido una torpeza y creo que la has cometido y está documentado, te emplumo».

El funcionario intenta exculparse

Durante un momento de la charla el funcionario intenta exculparse y dice que él no habla a espaldas de nadie. Entonces el subdirector también toma la palabra: «A ti te dio cuartel el señor director, cuando dijiste «dejadme un mes y tal» para que no parezca que…» y le recrimina que «lo vas vendiendo por ahí como un triunfo». «¿Pero qué triunfo voy a vender yo?», argumenta el funcionario.

Aquello parece enfadar más al director, que continúa con su bronca al funcionario: «Si has confundido el que yo no voy por la vida siendo un hijoputa, aunque sea medio gilipollas (…) Contigo, eres un peso pesado, pero escucha, te como los huevos no como director, te lo digo como funcionario, te como los huevos…».

Y repite de nuevo lo que parece una velada amenaza al funcionario en cuestión: «Solo te digo una cosa, que tengas la suerte de que no hayas cometido una torpeza, porque cuando haya una manifestación expresa de algo que hayas hecho mal… igual que conseguí que compañeros tuyos de la fuga se quedaran solo un mes, yo no te digo que voy a cargar la mano sobre ti, pero ¿qué no te voy a echar una mano?, como me llamo José Antonio».

Durante un momento de la charla Santiago G. A. incluso argumenta que no habla con nadie porque en el lugar que está destinado no tiene compañeros para conversar y dice que «estoy allí por eso» a lo que rápidamente el director García Liso le contesta demostrando quien manda en esa prisión: «Estás equivocado, tú no eres quién para decir dónde estás y vas a estar dando vueltas hasta que te vayas de aquí (…) Vas a pedir traslado en el próximo concurso, por la cuenta que te trae…».

La reprimenda termina con una nueva advertencia del director de la cárcel al funcionario:  «Te advierto que como tengas la puta mala suerte de que alguien se pronuncie en contra tuya yo no voy a hacer… ya está».

Los directores de las prisiones españolas son nombrados a dedo, a propuesta de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dirigida por Ángel Luis Ortiz, que depende directamente del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Fuente: Luis Miguel Montero – OKDiario

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios