Un nuevo acuerdo sobre el Prat podría ser el conejo blanco de Sánchez en la mesa de diálogo

La burda y brusca ruptura del acuerdo del Prat escenificada por Sánchez pudo ser el preámbulo simulado del acuerdo final en la mesa de diálogo.

Después de una Diada sin sobresaltos, tras los indultos del Gobierno de Pedro Sánchez y la salida de la cárcel de los golpistas catalanes, ahora el proyecto de ‘reencuentro y concordia’ del presidente del Gobierno centra su objetivo en la anunciada ‘mesa de diálogo’ que se celebrará en Barcelona a finales de la semana próxima.

Y en la que Sánchez puede dar la sorpresa, sacándose de su chistera un ‘conejo blanco’ llamado Prat. Y con él un resultado positivo para su aliado Pere Aragonés -y para garantizarse Sánchez los PGE de 2022- anunciando la reactivación de la inversión de 1.700 M. en la reforma del aeropuerto del Prat e incluyendo una la revisión, por parte de AENA, de su proyecto inicial para evitar el impacto ecológico en la zona de La Ricarda.

Un impacto que habían denunciado el propio Aragonés y sus compañeros y aliados del Govern, ERC, CUP y ECP. Y al que se había sumado, desde el Gobierno central, la vicepresidenta Yolanda Díaz en nombre de UP. Lo que provocó el brusco y radical anuncio -por orden de Sánchez- de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, de la suspensión, por cinco años, de la inversión y reforma del Prat, mientras se mantenía la inversión de 1.600 M. en el aeropuerto de Adolfo Suárez de Madrid.

Un golpe de efecto sorprendente y teatral el de Sánchez, que Aragonés calificó de ‘chantaje’ del Estado a Cataluña, mientras exigía al Gobierno la inmediata entrega de la gestión del Prat y de su frontera internacional a la Generalitat. Pero puede que también con una sobre actuación de Aragonés, mientras que en secreto negociaba en Madrid la nueva oferta sobre el Prat.

La que puede ser anunciada a bombo y platillo por Sánchez en el cierre de la ‘mesa de diálogo’ para que Aragonés se lleve su premio y un importante resultado para Cataluña. Sobre todo vez que sabe que la amnistía para los prófugos golpistas y la celebración del referéndum de autodeterminación, para antes de 2030 como pide, no tiene cabida en los planes del Gobierno, ni en el ordenamiento jurídico español.

Está claro que Sánchez hubiera preferido aplazar la ‘mesa de diálogo, para después del 40 Congreso del PSOE en Valencia que se iniciará el próximo 15 de octubre. Y por ello se resistía a participar en la ‘mesa de diálogo’ para evitar la nueva foto con el soberanismo catalán y su utilización por parte de la oposición del PP, Cs y Vox.

Pero las idas y venidas y los desencuentros en torno al Prat le han dado al presidente la oportunidad de, primero romper y luego arregla el problema del aeropuerto de Barcelona, con éste su nuevo número de prestidigitador de la política y la presentación de su nuevo ‘conejo blanco’, llamado Prat.

Bueno esto es al menos lo que se desprende de los teatrales movimientos de los últimos días y lo que se espera que pueda ocurrir en la ‘mesa de diálogo’. La que Aragonés insiste que se celebrará porque tiene esperanzas de que se reconduzca la inversión en el Prat, y se pacten otras concesiones en capítulos económicos y competenciales.

Fuente: Rafael Halcón – República

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios