Tres escoltas denuncian a un juez la prórroga de las vacaciones de Sánchez en Lanzarote

Los agentes fueron informados por un SMS de su superior, dos días antes de terminar sus turnos y volver a casa, de que debían alargar su servicio pese a tener vuelos comprados.

No es la primera vez que los guardias civiles en los servicios de seguridad del presidente del Gobierno denuncian de forma interna supuestos abusos en los turnos y vulneraciones de sus derechos. Pero no es tan frecuente que acudan a los tribunales en vía ordinaria, más allá de las denuncias por canales reglamentarios en el Ministerio del Interior. Es lo que ha ocurrido en esta ocasión, en que dos agentes y un cabo han interpuesto una demanda, para la que se ha fijado juicio el próximo enero, por los turnos de vacaciones de este verano en Canarias de Pedro Sánchez.

Según la información a la que ha tenido acceso este periódico, la denuncia la interponen dos guardias civiles y un cabo, que aún está completando su formación académica. Los tres han pedido permanecer en el anonimato por temor a represalias de sus superiores en el escalafón. Los agentes estaban en comisión de servicio forzosa para garantizar las vacaciones del presidente del Gobierno durante el periodo comprendido entre el 3 y el 15 de agosto. Así, los días de descanso de los agentes destinados como seguridad de Sánchez comenzaban, según les habían comunicado, el 16 de agosto. Tenían vuelo de regreso a Madrid desde Canarias según los turnos de los que habían sido informados.

Los guardias civiles recibieron un aviso en su móvil, mediante un SMS, dos días antes de que expirara su turno. En concreto, el 13 de agosto, siempre según la versión de los afectados. En su denuncia, explican que sin que mediara explicación y de forma unilateral por parte de su superior se les comunica que deben prolongar su servicio hasta el 21 de agosto y que sus vacaciones quedan anuladas por la prórroga inesperada de la estancia del presidente en las islas.

Juicio en enero

La abogada que interpone la demanda reclama una medida cautelarísima que la Justicia deniega el 16 de agosto contra la resolución del servicio y la revocación de las vacaciones de los agentes. El juez interpone fecha de juicio para el próximo 20 de enero, según la información en poder de El Confidencial.

Sánchez se trasladó a Canarias con su familia el pasado agosto para pasar sus vacaciones en La Mareta, una de las residencias de la Casa Real gestionadas por Patrimonio Nacional. José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero también disfrutaron en su día de las instalaciones. Y aunque Moncloa no comunicó oficialmente el destino del presidente, no es ningún secreto que se decantó de nuevo por visitar Lanzarote.

Las vacaciones de Sánchez, según los turnos que habían recibido los guardias civiles, estaban previstas hasta el 15 de agosto. A partir de entonces, preveía trasladarse, según los dispositivos de seguridad establecidos, a Las Marismillas, en Doñana. No obstante, el presidente decidió alargar su estancia en Canarias y eso obligó, según la versión que recibieron los agentes afectados, a reestructurar las horas de servicio previstas y alargar sus turnos en las islas sin prever reemplazos.

El presidente permaneció en Lanzarote pese a la crisis de Afganistán y fue en La Mareta desde donde atendió una videoconferencia con los responsables de los ministerios de Defensa y Asuntos Exteriores para ponerse al frente de la evacuación de refugiados, en la que España y el Gobierno jugaban un papel crucial. Moncloa difundió en Twitter una imagen en la que se podía ver a Sánchez, frente a un mesa, participando en dicha conferencia y recortó, posteriormente, los pies del presidente, que calzaban alpargatas pese a vestir de traje. La anécdota alimentó las críticas de una oposición que denunció que el presidente siguiera de vacaciones mientras el resto de mandatarios europeos comparecía para dar cuenta de la grave crisis que se vivía en Afganistán. Finalmente, aterrizó en Madrid el día 21 de agosto.

Ni Moncloa ni el Ministerio del Interior han querido pronunciarse respecto de lo ocurrido con esta denuncia, explicando simplemente que la organización de los turnos de los servicios de seguridad del presidente del Gobierno se rige exclusivamente por criterios técnicos y por las necesidades en cada momento.

19 días sin descanso

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) denunció este verano “la desprotección laboral” que sufren los agentes en su trabajo respecto al resto de cuerpos policiales y subrayó “la falta de descanso” de los que componen el dispositivo especial del presidente del Gobierno, lo que ha comenzado a traducirse “en un creciente malestar” entre los efectivos, miembros del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS). La reclamación de la entidad era que estos guardias civiles pudieran recuperar los descansos perdidos una vez terminado el dispositivo especial del que formaban parte y “tras permanecer 19 días sin librar”.

“Los agentes podrán recuperar los días que han dejado de descansar por atender los cambios del presidente, que a última hora decidió prolongar sus vacaciones en Canarias”, informó a finales de agosto esta asociación. Insisten en la “falta de protección” laboral de los guardias civiles, ya que, por su carácter militar, tienen reglas de “obediencia y disciplina” interna de la que abusan, denuncian, sus superiores.

Fuente: Isabel Morillo – El Confidencial

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios