Detenida una menor por malos tratos a su madre, a la que apagó cigarros en el cuerpo

Cuando los agentes llegaron al inmueble familiar, la progenitora presentaba lesiones visibles presuntamente infligidas por su hija tras negarse a darle dinero.

Una menor de 17 años de edad ha sido detenida por la Policía Local de Málaga por supuestamente agredir a su madre en el domicilio familiar durante unos episodios de violencia en que habría llegado a apagar cigarrillos en el cuerpo de su víctima porque no le daba dinero.

Fuentes del citado cuerpo confirmaron a El Confidencial que estos hechos se conocieron después de recibir una llamada en la Sala del 092 de una vecina del distrito de Campanillas que alertaba de que estaba siendo agredida por su hija. Una dotación policial se personó con celeridad en el inmueble y sus componentes se entrevistaron con la víctima, una mujer de 51 años que presentaba lesiones visibles en distintas partes de su cuerpo y que explicó que su hija le había propinado tortazos, la había arañado y que incluso le había apagado un cigarro en un brazo, actitud agresiva que al parecer afloraba cuando la madre se negaba a darle dinero para irse a la calle y que siguió mostrando con los policías presentes.

Estos, que previamente habían observado cristales rotos procedentes de unos frascos de colonia que alguien había decidido arrojar contra el suelo, se vieron obligados a separar a la menor y llevarla a una habitación porque en su presencia comenzó a insultar y a chillar a su madre.

Según las citadas fuentes, la progenitora explicó que su hija no trabaja ni estudia, por lo que le reclama dinero con cierta asiduidad. Cuando no quería dárselo, entonces presuntamente le amenazaba y golpeaba.

La víctima declaró que su hija no trabaja ni estudia y le reclama dinero para salir

La víctima decidió interponer denuncia, por lo que los miembros de la Policía Local de Málaga procedieron a la detención de la adolescente por un supuesto delito de violencia en el ámbito familiar. Cuando iban a proceder a su traslado a dependencias policiales para continuar con las diligencias antes del posterior pase a disposición judicial, la chica contó que había ingerido una serie de pastillas, por lo que tuvieron que llevarla rápidamente a un centro sanitario.

La chica prosiguió con su actitud hostil ante el personal médico, por lo que finalmente se decidió que quedara bajo custodia hasta que recibiese el alta.

Fuente: Pablo D. Almoguera – El Confidencial

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios