José Bono Martínez

Hilo twittero de @IndonesiaMar 

Mi señor padre escribió un libro que no ha podido publicar, ya que las editoriales piden un ojo de la cara y parte del otro para hacerlo: “España o el camino a ninguna parte”. Terminó el libro el 2013. Por lo que no está actualizado el capítulo del Sr. Bono.

Estaría bien que alguien se entretuviera y lo actualizara. Pero la historia que cuenta mi padre de este señor deja ver claramente que un santo, como se quiere hacer ver, no es. ¡Vamos allá!:

COPIO LITERALMENTE DEL LIBRO (no olvidar que es del 2013):

El caso de la presunta corrupción de José Bono es sin duda alguna uno de los más llamativos casos de corrupción en España y ciertamente el más famoso caso de corrupción en Castilla-La Mancha. Don José Bono nació en Salobre, Albacete (14 Dic. 1950).

Él mismo se describe como “como hijo de un tendero y nieto de un arriero”. Estudió Economía y Derecho y adquirió el correspondiente grado académico en ambas especialidades. En el año 1992 trabajó como profesor universitario y desde el año 1970 pertenece al PSOE.

Desde el año 1983 hasta el 2004, exactamente 20 años, 10 meses y 11 días, fue Presidente de la Comunidad de Castilla-La Mancha, seis legislaturas ininterrumpidamente y siempre con mayorías absolutas. Desde el punto de vista político Bono es una figura muy contradictoria; a veces se presenta como de centro o moderado, pero la mayoría de las veces, como populista. Se confiesa católico, pero defiende el aborto y apoya a sacerdotes modernistas, que se han rebelado contra la Jerarquía de la Iglesia Católica. Algo muy difícil de compaginar entre sí. 

En el año 2004 fue nombrado ministro de defensa con el Sr. Zapatero. Dos años después comunica que deja ese cargo por motivos personales y que se retira de la política. En el ínterin se concedió él a sí mismo y se la colocó en el pecho la medalla al valor, la cual devolvió posteriormente ante las risas y las mofas de los diputados del PP en el parlamento español. Manifestó que apenas tenía tiempo para su familia, pero en el año 2008 fue nombrado presidente del Congreso de los diputados.

Estuvo casado durante 29 años con la socióloga guatemalteca, Doña. Ana Rodríguez Mosquera, con la que tuvo 4 hijos, entre ellos una niña chilena a la que adoptaron en el año 2001. En el mes de julio del año 2010 el matrimonio anunció su separación.

Bono tiene una doble personalidad: él intenta presentarse continuamente como una persona abierta y honrada; pero en la realidad por lo general oculta su verdadera cara, a saber sus disimuladas e insidiosas intenciones.

En un programa de una televisión española se ofreció él a responder a las preguntas que le formulaban unos niños. Se presentó a sí mismo como un hombre de buenos y sanos sentimientos, con palabras llenas de dulzura y de cariño.

Pero el Presidente de Castilla-La Mancha, ministro de defensa y presidente del Congreso de los diputados, o sea la tercera autoridad de la nación, todavía no ha respondido a las 70 preguntas que le formuló un periódico español respecto del aumento espectacular de su patrimonio.

La única respuesta que él ha dado al respecto es: “ese periódico es un periódico de la extrema derecha, terreno que él por otro lado de suyo debería conocer muy bien pues su padre fue alcalde por Falange Española en tiempos de Franco.

El patrimonio que ha conseguido reunir José Bono cuando él era Presidente de Castilla-La Mancha no se puede explicar ni comprender en circunstancias normales.

1º) Ha regalado a su hijo una vivienda en Madrid, valorada en 1.000.000€, a pesar de que él sólo dio 440.000 euros.

2º) La Sociedad Attack 84, donde aparece como apoderado un hijo, Jose Bono Rodríguez, posee un bungalow en Bargas, Toledo, por valor de 182.600€. ¿Tiene esta Sociedad la actividad necesaria para cubrir estos costes? Se reconoce solo el capital necesario para su fundación.

3º) El Sr. Bono posee en ático en el barrio de Salamanca, la zona más cara de Madrid, en la que sólo los más ricos, nobles y poderosos se pueden permitir el lujo de vivir allí. El precio, 991.600 €. Pertenece a la Sociedad Ahorros Familiares Saja, en la que aparece su mujer, Doña. Ana Rodríguez Mosquera, como representante. Esta vivienda no la tiene declarada al fisco. La vivienda aparece gravada en el año 2009 con una hipoteca de 550.000€.

4º) Cuando aparecieron las primeras sospechas sobre su rápido enriquecimiento, declaró él a la Fiscalía que quería comprar una vivienda en Campillo (Alicante). Como demostraron los medios de comunicación, esta vivienda aparece como propiedad de la Hípica Almenara (Bono tiene el 80% de las acciones) ya en el año 2009, esto es, cuando él manifiesta su deseo de querer comprarla, ya la había comprado de hecho. El precio de compra: 360.000€.

5º) El Sr. Bono posee además 2 áticos en Estepona (Málaga), los cuales igualmente tampoco aparecen declarados en los documentos que él entregó a la Fiscalía. ¿Cómo se hizo él con estas viviendas? Las adquirió él a cambio de otra vivienda que había comprado en Madrid en el año 1977. Sólo que la vivienda de Madrid tiene un valor estimado de 580.600€ y encima estaba todavía gravada con una hipoteca de 300.506€, que había que amortizar y los dos áticos de Estepona están valorados en 1.474.460€. En la Escritura pública da él un valor para los dos de 950.000€. ¿Con quién hizo él ese cambio? Con el promotor del complejo de viviendas “Las Náyades”, Don Rafael Santamaría, accionista principal, como ya hemos visto, de la empresa Reyal Urbis, la quinta empresa de construcción mayor de España. Con este cambio Don Rafael Santamaría renunció a una ganancia de 983.860€. Como se ve, los señores Bono y Santamaría mantienen una muy buena y estrecha relación entre sí. La Firma de decoración Celia Gámez equipo dos dormitorios de la hija de José Bono en el pueblo de Olías del Rey (Toledo). Los gastos por un importe de 7.669€ le fueron cargados en cuenta a la empresa “Ayala 3” de Rafael Santamaría.

Esta Firma equipó también la casa familiar Bono en Salobre (Albacete). Los gastos, 13.246€. La familia Bono afirma que esto es un regalo de la esposa del Sr. Santamaría con motivo del bautizo de la hija Sofía, de la cual es ella madrina.

Ellos afirman también que devolvieron el mobiliario porque no les gustaba. La decoradora lo niega. Tampoco han negado que los hubiese pagado el Sr. Santamaría. Ante una postura tan generosa del Sr. Santamaría uno no se debe sorprender de que su empresa, Reyal Urbis, en última instancia tuviera que ir voluntariamente a un concurso de acreedores con una deuda de 3.613 millones de euros. Esta es la segunda quiebra más grande en España de una empresa de construcción, después de la empresa Martinsa Fedesa.

Las sospechas conducen con frecuencia a la verdad. Y así nos podemos preguntar: ¿Se puede entender esta generosidad y magnificencia del Sr. Santamaría sin pensar en una capciosidad y sin segundas intenciones? ¡De ninguna manera! Por lo general en este mundo desgraciadamente, y menos en los hombres de negocios, nadie regala nada gratis. De las cuatro formas de contratos existentes el “do ut des” es el más común. Como nos enseña la Filosofía: “Omnis agens agit propter finem”, esto es, todos los humanos tienen siempre una finalidad en sus actuaciones.

Sólo así se puede comprender que el Sr. Santamaría persigue aquí sin duda segundas intenciones, a saber, regalos a cambio de favores y de adjudicaciones de contratos y con su amigo, el Sr. Bono, Presidente de Castilla-La Mancha, estaba él en las mejores manos.

6º) La hija más pequeña de los esposos Bono-Rodríguez, la Srta. Sofía, posee ya desde los 12 años de edad una tienda con una superficie de 130 metros cuadrados en la mejor zona de Albacete. Ahora nos podemos preguntar: ¿Cómo es posible que una niña de sólo12 años de edad se pueda hacer cargo de una hipoteca por un importe de 110.000 €, la cual ella había amortizado ya íntegramente en el año 2011?. Pero la inversión más llamativa y chocante de la familia Bono es sin duda alguna la “Hípica Almenara”, que fue fundada en el año 2001 cuando el Sr. Bono era todavía Presidente de Castilla-La Mancha. La Hípica Almenara ha tenido en los últimos años unos ingresos globales de más de un millón de euros. Pero nunca ha repartido dividendos. En el año 2004 se invirtieron 600.000 € para la ampliación de la Hípica, de los cuales el Sr. Bono aportó 200.000 €, o sea un tercio del total. ¿Y el resto? Francisco Hernando, “El Pocero” (Este es otro capitulo del libro) que él había realizado allí trabajos a través de su empresa “Onde 2000” y que los gastos fueron pagados por los anunciantes.

El grupo Beatriz Hoteles, anunciante en el centro deportivo, admitió haber hecho esos pagos, que por lo demás jamás fueron devueltos o reintegrados por los propietarios de la Hípica. Las empresas promotoras declararon que ellos pagaron los soportes publicitarios en los que a continuación podían colocar su publicidad y propaganda. Pero 400.000€ sólo para soportes publicitarios se me antoja como mínimo un poco exagerado. La familia Bono había reunido antes de su divorcio el siguiente patrimonio: 8 terrenos o solares rústicos, una vivienda en Toledo, un bungalow en Olías del Rey, otro en Bargas, 4 viviendas en Madrid, dos áticos en Estepona, un local en Albacete, la casa familiar en Salobre (Albacete), un apartamento en El Campello y la famosa Hípica Almenara con unos 100 caballos de carrera de pura raza y pura sangre.

Según diversos medios de comunicación el patrimonio del Sr. Bono se eleva a la nada despreciable cantidad de 6 millones de euros. Si se considera que su sueldo como Presidente de Castilla-La Mancha era entonces de 169.000 € al año y que él se describió a sí mismo como “hijo de un tendero y nieto de un arriero”, resulta realmente difícil, por no decir imposible, aclarar cómo un hombre ha podido reunir en esas circunstancia semejante patrimonio, a no ser que la herencia que él recibió de sus padres tuviera virtudes con fuerzas milagrosas, como en la maravillosa multiplicación de los panes y los peces, de los cuales leemos en los Evangelios. En cualquier caso hasta el día de hoy él no ha conseguido dar una explicación convincente. Y es que semejante aumento patrimonial no es normal en semejantes circunstancias. 

Es sencillamente inexplicable. O mejor dicho tiene una explicación; explicación en la que piensan la mayoría de los trabajadores españoles, que saben lo que les cuesta ganar el pan, pero que nadie se atreve a revelar, por lo que pudiera pasar, ya que en España el poder, máxime si es de un político, siempre tiene razón. Y además, después de que el PSOE perdiera las elecciones generales en noviembre del 2011, el Sr. Bono se retiró de la política, pero como expresidente de Castilla-La Mancha disfruta él de los siguientes privilegios y prebendas: un despacho oficial, dos secretarias, un chófer y un coche oficial, todo ello a costa de los contribuyentes de Castilla-La Mancha, que por ello tienen que pagarle cada año la no precisamente ridícula cantidad de160.890.11€. Y esto hasta el año 2024, cuando este privilegio llegue a su fin, a no ser que se suprima antes. Esto supone para los contribuyentes de Castilla-La Mancha un importe de nada más que tres millones de euros. ¡Nada! ¡Poca cosa! ¡Casi, casi calderilla! ¿De qué se van a quejar los mileuristas o las viudas que reciben incluso menos? ¡Es que hay gente incomprensiva! Su sucesor, Don José María Barreda Fontes, de origen nobiliario, renunció voluntariamente a todos estos privilegios. Pero éste no parece ser el caso del Sr. Bono. Esta es una enfermedad sumamente extendida por España. 

Algo parecido es también el caso de casi todos los expresidentes de la nación y de las autonomías. Y como todos saben, España no tiene nada más ni nada menos que 17 autonomías y en consecuencia 17 presidentes y una cantidad muy considerable de expresidentes, que cantan todos ellos la misma canción. Pensemos, por ejemplo, en Extremadura con su presidente durante muchos años, Don José Luis Rodríguez Ibarra, o en el País vasco con el exlehendakari (expresidente), Don Patxi López, los cuales disfrutan de los mismos o de muy parecidos privilegios y que se han asegurado una ancianidad dorada, asignándose unas pensiones de escándalo y así todos los demás. También los ministros y altos cargos gozan de semejantes privilegios, cuando abandonan el cargo, en principio independientemente de los motivos por los que lo hagan. La actual Presidenta de Castilla-La Mancha, Doña. María Dolores de Cospedal-PP-, que gobierna la autonomía con mayoría absoluta, ya ha notificado que va a terminar con todos estos privilegios, algo, por otra parte completamente normal.

Y a fin de que se pueda ver cómo son tratados en España los políticos en comparación con el ciudadano normal y cómo abusan de sus cargos y de su poder, he aquí solamente un ejemplo muy esclarecedor: la Hípica Almenara. Se puede decir que los políticos en España son impunes e intocables. Están por encima de la ley o mejor dicho ellos mismos son la ley. La Hípica Almenara tiene una superficie de solar de 170.000 metros cuadrados, esto es, 17 hectáreas y 18 metros cuadrados de superficie edificada.

En el Catastro tiene solamente un valor catastral de 208.000 €, con una base imponible de 71.378 €, y por ello paga ella de impuestos la ridícula cantidad de 381,87 €. Estos datos se pueden ver en el último ajuste del Catastro, que fue hecho en el año 2008.

El solar colindante tiene una superficie de 16 hectáreas y tiene un valor catastral de 3.165.392 millones de euros y una base imponible de 2.043.893 € y por ello el propietario tiene que pagar 8.584,35 €, a pesar de que la superficie del solar es prácticamente la misma, incluso algo mayor la de Hípica Almenara. Esto quiere decir que el propietario de este solar paga 22 veces más que el político socialista, Don José Bono, para una propiedad casi idéntica, a saber 16 frente a 17 hectáreas y por el contrario el IBI total es de 8.584,35 € frente a sólo 381,87 €, favorable naturalmente a la Hípica Almenara. ¿Con qué cuchara se puede comer esta sopa? ¿Cómo se explica esto? De ninguna manera ¿verdad? Por eso los vecinos colindantes están, como uno se puede imaginar fácilmente, más que indignados.

Una discriminación tal y semejante abuso de poder sin precedentes no se puede justificar por nada ni por nadie. Ellos ven cómo sus propiedades, solares, viviendas, sueldos y pensiones de vejez son embargados, ya que no pueden hacer frente a esos injustos impuestos, mientras tienen que constatar con asombro y con incredulidad cómo el político socialista y expresidente de Castilla-La Mancha dispone y disfruta de unos privilegios que no se les reconocen a ellos en las mismas circunstancias. Los perjudicados han consultado el caso con un especialista en asuntos catastrales. Éste quiere permanecer en el anonimato, pues como él dice: “él tiene familiares con negocios en Toledo y no quiere que ellos reciban represalias”. Él confirma que el valor catastral del solar del Sr. Bono presenta varias irregularidades desde todos los puntos de vista. Para calcular el valor catastral se tienen en cuenta dos factores: el suelo y las edificaciones. Cada uno de ellos tiene un valor diferente. En este caso se ha fijado el valor del suelo en 208.000 €, pero los 18.000 metros cuadrados edificados están valorados en el Catastro con cero euros, lo que no es correcto. En estos 18.000 metros cuadrados hay construidas naves, almacenes, plazas de aparcamientos, establos, oficinas, restaurantes y viviendas. Todo esto no tiene para el Catastro, por lo que parece, valor alguno.

Se ha preguntado en la Oficina del Catastro en Toledo al respecto. Aquí se dice que todo está en orden. Hay que resaltar que el responsable último del Catastro, el alcalde de Toledo, Don Emilio García-Page Sánchez es uno de los principales aspirantes, si no el principal. Cuando el Sr. Bono compró esta parcela el solar rezaba como zona rural protegida. A pesar de ello le fue permitido edificar la Hípica Almenara. Los propietarios de las parcelas colindantes se preguntan y con razón: ¿Por qué la Oficina del Catastro en Toledo ha valorado estas edificaciones del Sr. Bono con cero euros y a nuestras edificaciones que son menos y más pequeñas que aquellas se les asigna un valor mucho mayor? ¿Por qué tenemos que pagar nosotros una contribución, a la que ni nos oponemos ni podemos soportar, mientras que él tiene que pagar una cantidad ridícula e insignificante? ¿Por qué a nuestras familias nos han sido bloqueadas y embargadas las cuentas bancarias, por el sencillo hecho de que nosotros no podemos pagar esas horrendas cantidades, mientas que el Sr. Bono está obligado a pagar solamente una cantidad insignificante? ¡Preguntas sin respuesta! En relación con la Hípica Almenara todavía nos podemos formular alguna otra pregunta, por ejemplo: ¿Cómo adquirió el Sr. Bono esta parcela? ¿Con qué dinero la pagó? ¿Dónde están las licencias de obra para poder construir la Hípica en un solar no edificable? ¿Qué proyectos presentó? ¿Dónde están esos proyectos? ¿Qué licencias se pagaron? ¿Por qué ha permitido el Ayuntamiento de Toledo estos negocios? ¿Qué valor tienen las edificaciones construidas en el solar? 

¿Por qué están valoradas a efectos del pago de los impuestos del IBI con cero euros? ¿Quién es el responsable del Catastro, que cambió la recalificación del terreno para la construcción de la Hípica? A todas estas preguntas el Sr. Bono responde siempre que éstas son formuladas por extremistas radicales, que sólo persiguen una finalidad, a saber, perseguirle a él y arruinarle. Él se considera a sí mismo por lo tanto, como una víctima. El rapidísimo e incomprensible enriquecimiento de la familia Bono halló desde el principio un eco y una resonancia imparables en la prensa española. Dado que el Sr. Bono no ha querido responder a ninguna de estas preguntas, las denuncias y demandas contra él se han multiplicado y han sido iniciadas por todas partes.

En diciembre del 2010 el Tribunal supremo rechazó dos demandas contra el Sr. Bono por los regalos recibidos del constructor, Don Rafael Santamaría. El Juzgado fue de la opinión de que la amistad existente entre ambos era razón más que suficiente para justificar todos esos regalos. ¡Así, sin más! Pero aún hay más: El Juzgado se negó a controlar e investigar el llamativo aumento del patrimonio del Sr. Bono, mientras él era Presidente de Castilla-La Mancha y las adjudicaciones otorgadas durante ese tiempo por el Gobierno de la Junta. El argumento más sorprendente y asombroso fue que esto sería muy parecido a una inquisición general. En julio ya había archivado la fiscalía general del Estado una demanda presentada por el PP a causa del sospechoso aumento del patrimonio de la familia Bono. El Fiscal General del Estado era en esos momentos Don Cándido Conde Pumpido, que está estrechísimamente ligado al PP y al que muchos españoles consideran, y con razón, no como fiscal general del Estado sino como fiscal general del Gobierno del PSOE. Él concedió al derecho relativo o alternativo un carácter sagrado y normativo, llegando a afirmar una vez que con frecuencia las togas se tenían que manchar con el polvo del camino. De esta manera la pintoresca intriga del más que sospechoso enriquecimiento de la familia Bono permaneció sin que el Juzgado hubiera hecho el más mínimo intento de una aclaración de estos hechos. 

El Sr. Bono es considerado al día de hoy por muchos españoles como la personificación de la astucia, del engaño y de la simulación. Esto suena como algo muy duro, pero al mismo tiempo se asemeja a un mito o leyenda, en parte fábula, en parte historia de mentiras.

A principios del año 2013 apareció él en la televisión española en un programa en el que unos niños le planteaban una serie de preguntas. La escena se puede pintar como sigue: Érase una vez un buen hombre, que les susurraba a los niños dulces palabras, llenas de sentimiento y de emotividad. De las sospechas acerca de su más que asombroso aumento de patrimonio y enriquecimiento no les contó naturalmente nada. Él les dijo que “de pequeño había querido ser albañil o torero”¡Encantador! ¿No es verdad? Los lectores pueden juzgar a ver si él de una o de otra manera lo ha conseguido. Dijo igualmente que el mayor problema del mundo actual tiene un nombre, a saber, “Egoísmo” porque todos queremos tener más de lo que necesitamos para la vida y que él había entrado en la política porque quería ayudar a aquellos que más lo necesitan”. ¡Maravilloso, si no fuera mentira! Entonces se levanta una joven muchacha y le espeta esta pregunta: “Sr. Bono ¿es usted un hombre bueno, sí o no?”. Ante tan original pregunta él sonrió u poquito y lo único que pudo contestar fue: “je, je, je, Todos nosotros a veces, en determinados días, somos buenos y otros días, no tan buenos”.

Hasta el día de hoy el Sr. Bono no se ha sentado en el banquillo de los acusados. Pero la mayoría de los españoles se niega a aceptar que este capítulo esté definitivamente cerrado, pues es cierto que hay que respetar la presunción de inocencia pero si se consideran todas las circunstancias y los hechos que hemos expuesto aquí, uno tiene que llegar lógicamente a la conclusión de que el caso resulta más que sospechoso y que en consecuencia se puede y hasta se debe hablar de un caso más de corrupción en España. Hasta aquí el texto de mi señor padre. Como veis, larguísimo, pero muy interesante. 

Fuente:

Comparte esta página:
5 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] José Bono Martínez […]