Un juicio amenaza con anular todas las primarias de Podemos de 2020

El sector crítico denunció un pucherazo de la lista respaldada por Iglesias en las primarias para la secretaría autonómica de La Rioja.

El caso acabó en los tribunales y en septiembre se espera una condena.

Podemos corre peligro de empezar el nuevo curso político con una condena judicial de enorme impacto para sus equilibrios internos. Fuentes del partido desvelan en conversación con Vozpópuli que para septiembre se espera la primera sentencia sobre los amaños en las primarias. Se trata del caso de La Rioja, cuya votación la ganó el sector afín a Pablo Iglesias, pero con presuntas irregularidades como votos múltiples que han acabado en los tribunales. En el partido morado asumen que todo apunta a que la sentencia será condenatoria. De ser así, el reglamento del partido obligará a repetir las primarias en todas las demás regiones.

Las fuentes consultadas no tienen duda: “Pronto saldrá la sentencia y será un jarro de agua fría“. En julio de 2020, el sector crítico de Podemos decidió que no podía tolerar más injerencias por parte de la dirección nacional. Las primarias se habían celebrado con un victoria por la mínima y bajo muchas sospechas. Había pasado en Cataluña y Valencia, pero en La Rioja varias listas decidieron no reconocer el resultado oficial. Y el asunto se llevó a los tribunales.

La demanda se fundamentó sobre “múltiples y graves irregularidades”, según rezaba el escrito que pedía anular la victoria de la oficialista Arancha Carrero. Los amotinados, capitaneados por Sara Carreño, aportaron datos, como “diferencias en el número de votos emitidos y el recuento” para exigir la anulación de las primarias. Detectaron además “fraude durante la presentación del estudio antifraude y falta de diligencia por parte de Javier Pérez en la detección de votos emitidos de manera fraudulenta; eliminación de votos del proceso; limitaciones al ejercicio de participación política de diversos inscritos, en su vertiente pasiva y activa; negligencia en el cumplimiento de las funciones del Comité Electoral”.

La juez que instruye el caso prefirió no aplicar medidas cautelares, aunque fuentes cercanas a la investigación sostienen que en estos meses se ha avanzado en el estudio de los hechos y que pronto se sabrá si hay condena. En Podemos varias fuentes sostienen que llegará un “varapalo” judiciario, y que esto tendrá consecuencias a nivel nacional.

Podemos despide a su equipo informático para culparle del amaño en las primarias

Efecto dominó por el reglamento

Las fuentes consultadas aseguran, de hecho, que el reglamento interno vincula las primarias de La Rioja a un proceso de votaciones para las secretarias regionales que afectó a todas las regiones. De ahí que, si la jueza obliga a repetir la votación en La Rioja, automáticamente decaerá la legitimidad de todos los demás procesos electorales, lo que permitirá volver a votar en todos los territorios.

El reglamento obliga a repetir todas las primarias regionales del año pasado

Cataluña podría ser la segunda comunidad que impugne la votación. En ese caso los perdedores apuntaron a la desaparición de más de mil votos. En la Comunidad Valenciana podría estallar otro escándalo. Aquí la lista afín a Iglesias ha ganado contra todo pronóstico, y por un puñado de votos (30), pero también hay sectores que quieren revisar el resultado.

La situación es tan grave para Ione Belarra e Irene Montero, ahora al mando de Podemos, que muchos relacionan el reciente despido del equipo informático a esta cuestión. Este diario desveló el pasado martes que la dirección nacional había informado a seis de los ocho miembros del equipo de informáticos de su cese fulminante por “motivos disciplinarios”. El partido sostiene que los informáticos fueron negligentes y que permitieron ataques externos al sistema de Podemos. Internamente en el partido creen que se trata de una acusación falsa que debe servir para acusarles en caso de condenas en La Rioja.

Venganza para los críticos

Esta acusación ha sido recibida con enorme recelo entre las filas moradas. Muchos hablan de “chivo expiatorio” y otros apuntan a una maniobra planificada desde hace tiempo para lograr el control de la intranet del partido, con el que investigar todos los correos electrónicos y mensajes internos para descubrir presuntos chivatos en un momento crítico para la dirección, con dos juicios abiertos sobre la consultora Neurona y la niñera de Montero.

Todo este entramado de sospechas, purgas y despidos amenaza con descarrilar a partir de septiembre, si, como se esperan muchos, la justicia determina que hubo fraude electoral en las primarias de La Rioja. Hace un año, una carta anónima circuló entre miembros del partido para denunciar el “sistema” de “fraude”. Entonces se detalló el método para maquillar los resultados electorales, y se apuntó a que los autores eran los informáticos, ahora cesados por la dirección.

Todos los sectores críticos de Podemos han sido laminado durante esas primarias de 2020 en las que se decidieron todos los nuevos liderazgos regionales (siempre afines a Iglesias). Después de la salida del errejonismo, tocó a los pablistas críticos lidiar con las purgas de la dirección. Aunque ahora una sentencia puede dar una vuelta de tuerca a todo lo ocurrido en el último año y abrir la caja de pandora de un partido con liderazgo frágil y muchas familias interesadas en cobrarse su venganza.

Fuente: Luca Costantini – VozPópuli

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios