Las medallas de oro de Pedro Sánchez

En su ‘Aló presidente’ de la semana pasada, una comparecencia pública para hacer balance del curso político, Pedro Sánchez presumió de «medalla de oro» en vacunación y recuperación económica. Una torticera forma de manipular las estadísticas españolas. Con los datos que el Instituto Nacional de Estadística obtiene de los registros civiles, España se sitúa a la cabeza de los países con más muertos por cada millón de habitantes. Igualmente hemos sido líderes en número de sanitarios contagiados, por culpa de la falta de material de protección y las compras fallidas ejecutadas por el Gobierno. En cuanto a la presión hospitalaria, también hemos conseguido cifras récord, llegando a convertirnos en el país con más hospitalizados por cada millón de habitantes. Con todos estos datos, un estudio elaborado por la Universidad de Cambridge, colocó a España como el país que peor gestionó la crisis del coronavirus durante los primeros meses, que fueron los más duros.

En cuanto a la economía, los sucesivos e interminables estados de alarma ilegales decretados por Pedro Sánchez, las restricciones impuestas a comercios y hostelería, los confinamientos y los toques de queda, hicieron que en 2020 nuestro PIB se redujera casi un 11%, lo que supuso la mayor caída registrada desde la Guerra Civil, pese a que el gasto público registró un crecimiento del 3,8%, el mayor desde la crisis del 2008, que no fue suficiente para compensar una caída del consumo de los hogares del 12,4%. Con ello, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) en España hay todavía 133.000 ocupados menos que hace dos años, a los que hay que sumar los 400.000 trabajadores en ERTE que quedan aún, pese a que se ha abierto la economía casi en su totalidad, a lo que hay que añadir otros 230.000 autónomos en situación de cese de actividad, lo que nos sitúa como el país con más desempleo de la OCDE, superando en más del doble a la media y casi triplicándola en el caso de los más jóvenes.

Es fácil comprobar cómo los datos reales demuestran que esas medallas de oro que se quiere colgar Pedro Sánchez en la lucha contra el Covid y en la recuperación económica, no son más que estadísticas manipuladas, propaganda y mentiras. Y es en este último aspecto, el de la manipulación y la mentira, en el único en el que de verdad Pedro Mentiras obtiene auténticas medallas de oro. Sánchez prometió que “ni antes, ni después el PSOE va a pactar con el populismo” y que “no dormiría por la noche” con Pablo Iglesias de vicepresidente. Se comprometió a “incorporar en el Código Penal un nuevo delito para prohibir de una vez por todas la celebración de referéndum ilegales en Cataluña” así como a “traer de vuelta a España a Puigdemont para que rinda cuentas ante la Justicia”. Respecto a la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes del golpe de estado catalán defendió el «íntegro cumplimiento» de las penas y directamente negó que fuera a concederles el indulto.

Las vacunas de las que presume Sánchez las ha comprado la Unión Europea y las están administrando las Comunidades Autónomas, que aseguran que si recibieran más podrían ir aún más rápido. La tasa de crecimiento que estima para este 2021 no compensará ni la tercera parte de la tremenda caída que su nefasta gestión nos causó en 2020. El grado de confrontación y de crispación en que vivimos por sus continuas cesiones ante sus socios de Gobierno, comunistas, golpistas, secesionistas y proetarras; y sus legislaciones frentistas en contra de la media España que no les vota, es algo que ninguno de nosotros habíamos vivido y que nos recuerda a lo que hemos estudiado que nos llevó a la Guerra Civil. Esas son las medallas de oro de Sánchez, medallas de vergüenza, mentira y odio.

Artículo-opinión de Liberal Enfurruñada – OKDiario

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios