PP y PSOE chocan por el sueldo vitalicio para los expresidentes en Andalucía

Presidencia niega que haya elaborado una propuesta para reformar la ley andaluza, pero el PSOE asegura que se le entregó un borrador en el último pleno, hace solo una semana.

El Gobierno andaluz, de PP y Cs, trasladó al PSOE una reforma de la ley del Consejo Consultivo de Andalucía para dar un asiento permanente con derecho a sueldo vitalicio a los expresidentes de la Junta. El grupo socialista ha confirmado que el consejero de Presidencia, Elías Bendodo (PP), entregó en el último pleno a la nueva portavoz, Ángeles Férriz, una carpeta que contenía una propuesta, a la que ha tenido acceso este periódico, para arbitrar esa pensión vitalicia que existe en otras comunidades autónomas y que se contempla para los expresidentes del Gobierno de España, como miembros del Consejo de Estado. Así lo admitió la portavoz socialista, María Márquez, en una rueda de prensa y a preguntas de los periodistas, señalando que ocurrió durante el pleno de la pasada semana. Los socialistas aseguran que no es para ellos “una prioridad” en estos momentos. El PP niega que haya existido esa propuesta formal.

El socio del PP en la Junta, Ciudadanos, estaba al margen de estas negociaciones y ni siquiera había sido informado. El vicepresidente, Juan Marín (Cs), telefoneó a Elías Bendodo tras conocerse la noticia, adelantada por ‘El País’, para preguntar sobre lo que estaba ocurriendo y se le aseguró que “era una propuesta del PSOE y que no llegaría a ningún sitio“. El diputado de Cs Fran Carrillo fue muy contundente al ser preguntado sobre esa pensión vitalicia: “Mientras esté Cs gobernando, ni pagos, ni sueldos vitalicios, ni chanchullos políticos ni nada que tenga que ver con esquilmar el bolsillo de los ciudadanos”. El partido naranja insistió en que mientras ellos estén en la Junta, “no se hará”, y se mostró “radicalmente en contra”.

Cruce de reproches y versiones

Las versiones que da el Gobierno andaluz son varias, según quién cuente lo que ha pasado. Desde la Consejería de Presidencia, aseguran que “no les consta” que esa reforma estuviera en marcha y niegan el borrador con los artículos a reformar del Consultivo. Públicamente, el consejero Elías Bendodo se pronunció el pasado lunes en un foro de la SER, cuando aún no se conocían detalles de la negociación, con esta reflexión: “Creo que Andalucía ha tenido expresidentes muy buenos, menciono aquí a Rafael Escuredo y a Pepe Rodríguez de la Borbolla, que han hecho grandes cosas por Andalucía, y es cierto que tenemos que reconocer el papel de los expresidentes, tenerlos en una función digna, y sería bueno que todos los partidos nos pusiéramos de acuerdo para ponerlos en valor, la política en general y la figura de los expresidentes de Andalucía en particular”.

Este periódico ha tenido acceso a esa propuesta por escrito y a otros borradores previos que se remontan a meses atrás, el más preciso es de marzo de 2021, y que proponen una reforma del Consejo Consultivo con varias fórmulas para dar asiento sin caducidad a los expresidentes andaluces. El asunto ha estado en conversaciones entre los distintos portavoces de PP y PSOE durante al menos año y medio, según la información aportada por varios de los actores en primera persona de esa negociación. Antes que con la actual dirección del grupo socialista, también se celebró otro encuentro en el despacho del consejero de la Presidencia con quien fue portavoz con Susana Díaz, José Fiscal. También en esa reunión hubo un borrador con una propuesta desde el Gobierno. “Fue en octubre o noviembre, aún en plena pandemia, y trasladamos que estábamos abiertos a estudiarlo, aunque no era el momento”, señala alguien de la dirección de Díaz.

El PP niega los papeles

Ante la circulación de esos papeles, el Gobierno andaluz niega su autoría, apunta al PSOE y asegura que esos documentos, que tienen en algunos casos el nuevo logotipo de la Junta, son ‘fake’ o han sido fabricados por los socialistas, lo que estos niegan tajantemente. Desde San Telmo, sede del Gobierno andaluz, aseguran que es el PSOE el que “suplicó” esa reforma para dar una salida con asignación económica a Susana Díaz, que en septiembre se incorporará al Senado. Tanto Manuel Chaves como José Antonio Griñán, inhabilitados tras su condena por los ERE y a la espera del Supremo, no podrían cobrar como miembros del Consultivo de aprobarse la reforma de la ley, ya que no pueden volver a ocupar un cargo público.

Andalucía aprobó en 2005 un paquete que llamó “de impulso democrático” y que reguló una asignación económica para los expresidentes de la Junta, además de recursos humanos y materiales, una vez fuera del cargo. Nunca se ha cobrado ni se ha hecho uso de esa oficina. Esa reforma se convirtió en una de las banderas del PP para hacer oposición al entonces Gobierno de Chaves, y lo bautizó como “el pensionazo”. Fue su sucesor, Griñán, en 2011, quien eliminó esas indemnizaciones, que se recogían así en la ley antes de suprimirse: “Cuando alcancen la edad de 65 años y cese su actividad laboral, los expresidentes de la Junta de Andalucía tendrán derecho a percibir una asignación mensual igual al 60% de la retribución mensual que corresponda al ejercicio del cargo de quien ostente la presidencia de la Junta de Andalucía. Cuando los beneficiarios de dicha asignación tuvieran derecho a pensión con cargo a los fondos de la Seguridad Social o clases pasivas del Estado, solo tendrán derecho a percibir con cargo al Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía la diferencia, en el caso de que la pensión de la Seguridad Social o de las clases pasivas del Estado fuera inferior en cuantía”.

“Una manera cobarde”

El portavoz del grupo popular en el Parlamento, José Antonio Nieto, sí confirmó que el diálogo para “dignificar” la figura de los expresidentes andaluces está abierto “desde casi el principio de la legislatura”, cuando se pactó con el PSOE la renovación de órganos de extracción parlamentaria como la Radio Televisión de Andalucía, el Defensor del Pueblo o la Cámara de Cuentas. Nieto admitió haber participado en varias conversaciones con diversos interlocutores sobre este asunto, pero negó tajantemente que haya existido una propuesta del Gobierno. “O al menos yo no la he visto, no conozco ningún texto legal o propuesta, y sería raro”, zanjó. El PP andaluz sí comparte que es “necesario, posible y casi obligatorio” poner en valor la figura de los expresidentes de la Junta, aunque no aclaró si cree que eso debe ir acompañado de una asignación económica. El portavoz popular acusó al PSOE de actuar de “una manera cobarde” y “de filtrar una información sin dar la cara”.

Nieto contó que fueron los socialistas los que trasladaron en varios momentos “la preocupación” por Rafael Escuredo, presidente de la Junta de Andalucía entre 1982 y 1984 y uno de los impulsores de la autonomía andaluza. El actual Gobierno de PP y Cs entregó la máxima distinción de la comunidad a Escuredo, la consideración de hijo predilecto, en 2020.

Susana Díaz (c) y los expresidentes andaluces José Rodríguez de la Borbolla (i), Manuel Chaves (2i), José Antonio Griñán (2d) y Rafael Escuredo (d), tras su toma de posesión. (EFE)
Susana Díaz (c) y los expresidentes andaluces José Rodríguez de la Borbolla (i), Manuel Chaves (2i), José Antonio Griñán (2d) y Rafael Escuredo (d), tras su toma de posesión. (EFE)

En la actualidad, en la comunidad andaluza, los expresidentes son miembros natos del Consejo Consultivo hasta cumplir los 65 años, pero no con asiento fijo sino como asesores, por lo que cobran dietas de asistencia y no un sueldo fijo. Escuredo, que como Borbolla ya participó en este órgano como expresidente de 2005 a 2009, se convirtió en miembro del pleno del Consultivo desde 2011 y fue, de nuevo, propuesto por el Consejo de Gobierno con Díaz en enero de 2018, junto a la exconsejera y exsenadora Mar Moreno. Los nombramientos son por cinco años y solo se pueden reelegir una sola vez. El portal de la transparencia señala que Escuredo cobra 68.149,92 euros anuales.

La oposición, en contra

La reforma sobre la mesa, rechazada frontalmente por Cs, Vox, Unidas Podemos y Adelante Andalucía, propone que se reformen los artículos 7, 14 y 16 de la ley del Consejo Consultivo. Se trataría de quitar el tope de 65 años que rige para que los expresidentes sean miembros del órgano, reforzar sus incompatibilidades y fijar su derecho a cobrar asignaciones, según se establezca en los Presupuestos autonómicos. Eso permitiría, vía Consultivo, que tuvieran un sueldo vitalicio, como la pensión que cobran los expresidentes en Cataluña y País Vasco.

Este periódico ha tenido acceso a otra propuesta anterior, más elaborada, que propone también reformar esos artículos para dar un sueldo a los expresidentes en el Consultivo, pero con una fórmula más concreta. Ese borrador, de cinco páginas, remite al Estatuto de Autonomía (artículo 138) para defender la necesidad de “la evaluación de las políticas públicas” y apela a la “austeridad” para no crear un nuevo organismo o agencia pública, sino aprovechar “el caudal de experiencias y conocimientos” de los expresidentes para asignarles esta función en el seno del Consejo Consultivo y creando una “Comisión de Estudios y Evaluación de Políticas Públicas”, lo que les permitiría igualmente cobrar un sueldo fijo.

Fuente: Isabel Morillo – El Confidencial

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios