Los pagos a Neurona

El pasado febrero, el Ministerio Público ya se opuso a la petición de Podemos de que el juez archivara la investigación contra el partido y algunos miembros de su cúpula por destinar 360.000 euros de fondos electorales a un contrato con la consultora mexicana Neurona.

Igual que el juez, la fiscal sospecha que los trabajos que dicha consultora dice que hizo para el partido no llegaron a realizarse, puesto que no se han podido acreditar, y que por lo tanto existen indicios de que se desvió dinero de la campaña electoral de abril de 2019 a otros fines.

De ahí que, en un escrito remitido al Juzgado hace cinco meses, el Ministerio fiscal insistiera en que «el hecho de que se hicieran pagos a una sociedad indiciariamente ficticia obliga a realizar una mínima investigación» y que «los hechos puestos de manifiesto en la denuncia en relación a Neurona así como en la documentación remitida por el Tribunal de Cuentas no han sido desvirtuados a día de hoy y tras la práctica de diligencias». «Todo ello, casi siete meses después de iniciar las investigaciones sin que haya sido posible determinar qué trabajadores tuvo Neurona, cuánto tiempo trabajaron en España, si se desplazaron desde México y cuándo así como dónde se hospedaron», trasladó en un duro escrito en el que evidenció que Podemos no ha facilitado al juez información que es «de fácil acceso».