La CEOE estalla y no negociará hasta que Díaz retire su reforma laboral «ideológica»

La patronal califica las medidas de la ministra de «inaceptables e intervencionistas»

«No planteamos líneas rojas», asegura el Ministerio de Trabajo

La organización empresarial oficializó ayer su rechazo rotundo a las intenciones de la ministra Díaz de derogar la reforma laboral de 2012 y lo hizo después de que más de 200 organizaciones trasladan su rechazo absoluto a acabar con el actual sistema de relaciones laborales. En un comunicado conjunto, CEOE y Cepyme hacen público el disgusto que en privado trasladaron al Ministerio de Trabajo la semana pasada, y que plasmaron en un texto de replica a la «revolución laboral» de la vicepresidenta, que para la patronal tiene inspiración «marxista», tal y como informó ABC. La ministra insiste en dinamitar los cambios del PP, pese al rechazo de Bruselas, y, además, ha preparado una ofensiva contra la temporalidad que, en la práctica, haría desaparecer esta figura. Limitar al máximo las condiciones bajo las cuales se podrá firmar un contrato temporal en lugar de uno fijo y obligar a convertir a indefinidos todos los contratos que no se ajusten a lo establecido están en la hoja de ruta.

En unl comunicado conjunto muy duro CEOE y Cepyme aseguran que en la reunión mantenida ayer con el ministerio trasladaron «la necesidad, para poder seguir negociando, de contar con un planteamiento nuevo por parte del Gobierno, alineado con las necesidades de las empresas y de las personas trabajadoras y de acuerdo con las recomendaciones de país de Bruselas». Dicen que los planteamiento de la ministra Díaz «van en contra de la adaptabilidad que necesitan las empresas para poder generar empleo en la actual coyuntura de incertidumbre y transformación, y también de las directrices que nos marca la Comisión Europea, con lo que se está poniendo en juego en último extremo la recepción ágil de los fondos europeos que el país necesita para la reconstrucción tras la pandemia».

Sin fundamentos económicos

Sobre el objetivo planteado por la ministra señalan que «parece responder a una motivación ideológica sin fundamentos económicos; no tiene en cuenta la realidad del tejido empresarial y de las personas trabajadoras y, por ello, aboca inevitablemente al desencuentro». «No parece que la mejor opción sea plantear una propuesta que en todos sus elementos es regresiva e intervencionista, restando capacidad a la negociación colectiva», subrayan. Las patronales apuestan por unas relaciones laborales de «calidad, que permitan un desarrollo fructífero en el seno de la empresa en beneficio de todos». Añaden que «ese es el marco en el que habría que trabajar, en lugar de partir de la desconfianza y la sospecha hacia la empresa, arrojando a la opinión pública dogmas confusos como la asimilación de temporalidad y precariedad».

La patronal vuelve a dejar claro, como lo hiciera en privado la semana pasada, que la temporalidad es un elemento intrínseco a muchas actividades de carácter estacional, con lo que reducirla a un fenómeno residual «perjudica la empleabilidad de muchas personas, en especial de las que carecen de cualificación y los jóvenes, en un momento en el que su tasa de paro ronda el 40%, e incluso supera el 50% en muchos territorios». Comparte la necesidad de actuar contra la temporalidad irregular y no causal, por lo que, en el marco de la mesa de diálogo social, a las herramientas ya existentes, deberían adicionarse otras que pongan límite a dicha situación, previa elaboración de un diagnóstico compartido. Así, dicen que «urge un texto promovido por el Gobierno, más adecuado al requerimiento de Europa y a la realidad del tejido empresarial y de las personas trabajadoras, que no entorpezca la recuperación económica».

Afrontar dificultades con éxito

El Ministerio de Trabajo ha reaccionado a las críticas de la CEOE y asegura que acude a la negociación «sin plantear líneas rojas». Añade también que «el texto actual se irá adaptando atendiendo a los distintos planteamientos aportados por las organizaciones para introducir propuestas y mejoras técnicas planteadas, como se ha hecho hasta el momento en el diálogo social».

Añade que «el diálogo social nos ha dejado numerosos ejemplos de que la negociación sirve para dotarnos, entre todos, de herramientas que nos están permitiendo afrontar las dificultades con éxito, a la vez que ha dado muestras de superar dificultades que parecían insalvables». Explica que «hacer cambios sustanciales, verdaderamente estructurales, para acercar nuestro país a Europa no es sencillo, pero es el momento y seguiremos intentándolo en la mesa de diálogo social. Combatir la inercia hacia la precariedad del mercado de trabajo español constituye, además de un reto social y económico, un desafío cultural. Es el momento de acercarnos a los países que nos rodean y solar el lastre que nos hace sonrojantemente distintos», concluye.

Por último, explica que la propuesta de reforma de Trabajo responde a la necesidad de «crear un marco laboral que proteja a las personas trabajadoras y, a la vez, dote a las empresas de un marco de relaciones laborales flexible para desarrollar adecuadamente sus diferentes actividades»

Fuente: Susana Alcelay – ABC

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] La CEOE estalla y no negociará hasta que Díaz retire su reforma laboral «ideológica» […]