Villarejo: «Cosidó me dijo que el propio presidente del Gobierno tenía interés personal en ello»

El comisario jubilado José Manuel Villarejo asegura que el entonces director general de la Policía, Ignacio Cosidó, le urgió a participar en la operación conocida hoy como ‘Kitchen porque el propio Mariano Rajoy «tenía interés personal en ello». Se trata del dispositivo que el Ministerio del Interior, en su etapa como presidente del Gobierno, mantuvo entre 2013 y 2015 para robar supuestamente documentación comprometedora que custodiaba el ex tesorero del PP Luis Bárcenas y que investiga la Audiencia Nacional desde noviembre de 2018.

El antiguo agente encubierto así lo mantiene en un escrito presentado este lunes ante el juez que investiga la Operación Kitchen, al que solicita la devolución de los 13 diarios personales que le intervino la Policía a finales del pasado año y que libere el pago de préstamos e hipotecas al tener todos sus bienes bloqueados. Igualmente, pide que su defensa pueda interrogar a los denunciantes que dieron origen al caso y que se incorpore a la pieza ‘Kitchen’ la declaración del policía Manuel Morocho, quien relató presiones para evitar su trabajo de investigación en la causa Gürtel.

El escrito de Villarejo está fechado justo un mes después de que compareciera ante la comisión de investigación constituida en el Congreso para depurar eventuales responsabilidades políticas por el citado operativo policial. El policía aseguró entonces que tuvo «contacto con el señor Rajoy directamente» sobre este dispositivo: «El propio Rajoy tenía interés probablemente además de por los intereses que afectaban a su partido por una cuestión de Estado. Según parecía había informaciones delicadas de cuentas en el extranjero… que podían vincular a altas instituciones del Estado», mantuvo.

Según relata en el documento, al que ha tenido acceso este diario, fue Ignacio Cosidó quien le comunicó que «dejara todos los temas» que tuviera entre manos «por un asunto muy urgente que el propio presidente del Gobierno tenía interés personal en ello». Él asegura que se incorporó al operativo «una vez ya iniciado».

«Se trataba de intervenir en su condición de agente de inteligencia para verificar la existencia de unos datos que interesaban al Gobierno e incluso podrían suponer una grave amenaza a instituciones del Estado y de ser cierto que existían, poder localizarlos», detalla. Ello, asegura, «está perfectamente documentado» en los archivos que le incautaron tras su detención en noviembre de 2017.