Karate Kid Errejón

Cuando a finales de 2018 Pedro Sánchez presentó en el Congreso una propuesta de reforma constitucional para limitar el aforamiento de los miembros del Ejecutivo, diputados y senadores, a los “delitos cometidos en el ejercicio de las funciones propias del cargo” Errejón, que todavía estaba en un Podemos que aún no había entrado en el Gobierno, dijo que “ya que abrimos el melón y está bien que el Gobierno lo haya abierto, hay que abrirlo hasta el final para sentar un pilar básico del Estado de derecho, que es que todos los ciudadanos tienen que ser iguales ante la ley, todos, tengan el apellido que tengan, vengan de donde vengan y ostenten la representación que ostenten”.

Pero cuando hoy martes, en la rueda de prensa del Congreso, le han preguntado si es verdad que agredió de una patada en el estómago a una persona enferma de cáncer de colon, el 2 de mayo, tal y como ha desvelado en exclusiva OKDIARIO, el diputado de Más País ha negado los hechos denunciados y ha dicho que está “a disposición de cualquier información oficial que se me requiera”, pero no ha renunciado a su aforamiento para permitir que el juzgado lo investigue, como en 2016 sí hizo su compañero de partido, Jorge Luis Bail.

En caso de ser condenado, no sería la primera vez que Errejón niega los hechos de una denuncia que luego se comprueba que eran ciertos. Le ocurrió en 2016, cuando la Universidad de Málaga lo inhabilitó para desarrollar nuevos proyectos de investigación en este centro educativo, debido al fraude que cometió al cobrar una beca de 1.800 euros al mes sin ir a trabajar. Dos años después, siendo candidato a las elecciones de la Comunidad de Madrid, en una entrevista en La Sexta, Errejón dijo ante las cámaras que “a mí la Universidad de Málaga nunca me inhabilitó” y que “podría” volver a la Universidad si quisiera. A preguntas de OKDIARIO, la Universidad de Málaga contestó por escrito dejando a Errejón por mentiroso, que “el expediente disciplinario incluyó la inhabilitación de Íñigo Errejón para ser titular de un nuevo contrato de trabajo en esta Universidad”.

Errejón es mentiroso demostrado y pertenece a una organización en la que sus miembros se caracterizan por mantener actitudes violentas, como la patada por la que ha sido denunciado. Es o ha sido compañero de personajes agresivos como Alberto Rodríguez, imputado por agredir a patadas a un agente de Policía; Isa Serra, condenada a 19 meses de cárcel por agredir a una Policía; Andrés Bódalo, condenado a tres años por agredir a un concejal socialista; el ya citado Jorge Luis Bail, quien finalmente fue condenado por un delito de resistencia a la autoridad y lesiones; Luis Nieto Pereira, líder de Podemos en Madrid, miembro del grupo independentista Loita Armada Revolucionaria (LAR) condenado a cinco años de cárcel por un delito de robo con violencia e intimidación. La lista de delincuentes violentos, compañeros de Errejón es extensísima.

Es cierto que Errejón, además del privilegio del aforamiento al que no ha renunciado, goza de una presunción de inocencia que la extrema izquierda a la que pertenece niega cuando los acusados son de centro o de derechas, o hasta en los casos de violencia contra las mujeres. El mismo Pablo Echenique ha sido condenado a pagar 80.000 € por una falsa acusación de violación en la que no respetó dicha presunción de inocencia. El tan gastado “hermana, yo sí te creo” podría cambiarse en este caso por “enfermo de cáncer, yo sí te creo”. Pero el caso cuenta con las suficientes pruebas e indicios como para que sea razonable pensar que Errejón está mintiendo de nuevo al negar los hechos denunciados. En primer lugar, están los atestados policiales, redactados en el mismo momento de la presunta agresión, con dos llamadas de diferentes personas a la Policía. Además, existen dos testigos que confirman la acusación de la víctima. Hay cámaras que demuestran que algún altercado se produjo y que Errejón estuvo involucrado en él. Está el informe médico que acredita que existen las lesiones. Y es difícil imaginar que una persona anónima, como es la víctima, se arriesgue a ser acusado por falsa denuncia, cuando enfrente tiene a un personaje tan influyente y poderoso. No sabemos lo que Errejón había bebido esa noche, pero todo apunta a que de esta no se va a escapar… de dos patadas.

Artículo-opinión de Liberal Enfurruñada – OKDiario

Comparte esta página:
4 1 voto
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] Karate Kid Errejón […]