La pocilga de Capitol Hill…

«El Islam es una religión militante que nació para la guerra. Solo una sociedad loca, decadente y podrida, acogería a inmigrantes musulmanes después de los ataques del 11 de Septiembre» Michael Anton.

A medida que cambian las cosas, también deben cambiar las formas de tratar los asuntos de la libertad con cierta diligencia. La vida en Estados Unidos se hace insoportable para la gente decente que contempla, absorta, la paz de los cementerios.

La gran mayoría de ciudades controladas por la mafia demócrata, más se parecen más a un villorrio de Oriente Medio que a una vibrante sociedad de libre mercado donde nace y vuelve a renacer el «American dream of great entrepreneurs…».

Algo que antes solo podía ocurrir en un antro nacional bananero, ha ocurrido en el país más poderoso del mundo, y solo por eso es -quizás- motivo de sobra para celebración de todos los enemigos de la república estadounidense, que son muchos en el planeta, y son tantos que hasta están destruyendo U.S.A.  desde dentro.

Inicialmente, las bandas armadas “despiertas”  que hacían controles de carretera eran negros militantes de BLM a los que llamaban milicias negras.  Pero al ver que les hacían frente ciudadanos blancos con sus armas, pidieron “escolta” a las milicias marxistas de ANTIFA, todos armados y entrenados con rifles de asalto.

Pero el termómetro del terror no se ha detenido, sigue subiendo y ahora las camionetas que siembran  el pánico por todas las ciudades americanas van repletas de musulmanes yihadistas, sin control alguno, que preguntan: ¡ quién es judío ! cuando irrumpen en un bar o en la terraza de un restaurante.

El antisemitismo es brutal  y los viejos hebreos que toman café en sus mesas son golpeados y robados… Entre ellos el brillante periodista y escritor californiano, Ben Stein,  que fue amenazado  de muerte a punta de pistola si no detenía su coche en un control de mahometanos armados con cuchillos; un hombre mayor que ronda los 70 años…

Estamos hablando de Estados Unidos…

Decía ayer el Rabbi Dov Fischer un brillante profesor de leyes y un gran abogado de litigios de altura, gran conferenciante,  rabino de Young Israel del condado de Orange, California, que la peor ralea de asesinos buscan judíos para golpearlos, alentados por palestinos y por las milicias negras a los que Washington dio asilo y estudios, como inmigrantes en su día…

¿Pero qué es todo esto? ¡La América del degenerado Joe Biden!  ¡Financiando el terrorismo en todo el Oriente Medio para que tumben a Israel, para que maten judíos, fomentando su política “woke” en toda Europa!  El paisaje de Estados Unidos es el mismo que el del Tercer Reich del siglo pasado… Nada de política internacional de «Common-Sense Solution», ninguna solución negociada;  parece que el equipo de Biden quieren ver una buena guerra contra los judíos  para que la sangre corra por Eretz Yisra’el…

El “loco” manejado por Obama, ha convertido Capitol Hill en una pocilga repleta de degenerados que gritan: «¡ Showdown or Surrender, Israel !» ¡Es el mismo desplante del cerdo somnoliento  que le gritó a Vladímir Putin que era un asesino ! ¿Qué clase de gentuza es esta?

Este líder judío americano, Rabbi Dov Fischer, escribe ayer en un periódico de Washington : «El crimen del siglo en Estados Unidos: Un presidente y su equipo de malhechores roba la inocencia juvenil de nuestros hijos… Ser un niño solía significar béisbol y comedias de situación, no educación transexual y poliamorosa, matemáticas del despertar, sin números de por medio, para las nuevas y aberrantes  teorías de género bajo el anagrama LGTBQ».

El caso es que, independientemente de los derechos y deberes de las personas, o de los ciudadanos, el Estado Policial de Washington no solo está enquistado por comisarios políticos que “ordenan y mandan” como una peligrosa mafia en la educación infantil, en la secundaria y en la universidad, sino que además el Clan Obama-Clinton-Biden-Kamala Harris, se han ocupado especialmente de que las extravagantes teorías de género y raciales sean el único Curriculum para conseguir graduarse o doctorarse…

América está podrida, y locos degenerados, incultos, pederastas asesinos y peligrosos han destruido la democracia constitucional  y  la educación K-12  en palabras de seis ex-secretarios de educación de Estados Unidos, que sirvieron bajo presidentes tanto demócratas como republicanos…

Al parecer, nadie se atreve con el sindicato de maestros, mafia comunista con grupo armado de protección (ANTIFA). Como verán Al Capone, Vito Genovese,  o Charlie Lucky Luciano eran auténticos “angelitos del cielo”.

La mafiosa, Patrisse Cullors, cofundadora de BLM, confirmó, ella misma,  la conexión entre BLM y el marxismo, explicando que ella y sus correligionarios  armados son “marxistas entrenados». Solo tiene el lector que buscar información económica de esta peligrosa terrorista que se ha hecho millonaria en solo un año…

De no tener nada, absolutamente nada,   Patrisse Cullors, ha invertido millones de dólares en la adquisición de varias viviendas de lujo y una mansión sin que nadie del Internal Revenue Service (IRS), (el Fisco de Eliot Ness) tenga agallas de meterle mano…

Son las tropas de choque de un criminal Democratic Party que ha decidido que Estados Unidos es una nación de un solo partido… Y el que no esté de acuerdo será eliminado, en todo sentido de la palabra. Según la poderosa Federación Estadounidense de Maestros (AFT) (más de 2 millones de maestros) ellos dicen lo que hay que estudiar y quién recibirá becas… 

Una buena guerra civil… No hay otra posibilidad. Eso se habla en privado mientras los más pusilánimes se largan de Estados Unidos para llegar a Canadá o Australia… Es lo más triste que está ocurriendo mientras Obama Gang aprieta las tuercas para que el partido único sea inamovible.

“ Una buena guerra civil”, intenta ser una amenaza de los 80 millones de republicanos; de los que están desarmados, desamparados  y en el punto de mira para ser «awakened and eliminated», según la terminología extendida en to el país. Lo hacen con buenas palabras, como Michael Anton, quién advierte que mejor que una guerra civil, sería dividir el país en dos partes…

La respuesta de La Pocilga Oval no puede ser más intimidatoria, criminal y lapidaria: «No se reparte nada con el enemigo que pierde…»

Así están las cosas… Lo que está en juego, advierte Michael Anton, es la patria estadounidense. Totalmente infiltrada de terroristas mahometanos, milicias marxistas de Panteras Negras, espías chinos por miles, y muchísimas brigadas internacionales que están derrumbando América por dentro.

El cerdo que llamó «asesino» al presidente ruso, Vladímir Putin, es solo un cadáver parlante manejado por la mafia que todos, perfectamente, conocen. Son los grandes traidores que dirigen la orquesta.

Es el punto sin retorno…

Artículo-opinión de Alfonso M. Becker © copyright (Todos los derechos reservados)

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios