El Gobierno se da un mes para retirar a Fernando Simón

Iván Redondo, Oliver y la dircom de Sanidad han acordado reducir sus comparecencias hasta su desaparición definitiva a principios del verano. Carmen Calvo ha sido decisiva.

Moncloa y Sanidad tienen un plan para retirar a Fernando Simón de la primera línea y evitar nuevas polémicas que perjudiquen la dinámica informativa del Gobierno, como la última, protagonizada con la segunda dosis de AstraZeneca. A partir de ahora, sus apariciones van ir reduciéndose hasta acabar desapareciendo en el plazo aproximado de un mes.

Simón tuvo un primer contacto con la opinión pública durante la crisis del ébola, pero ha sido la epidemia del coronavirus la que le ha puesto en el centro de todas las miradas, colándose prácticamente a diario en los hogares de los españoles para dar cuenta de la evolución de la pandemia.

Ahora, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes con acceso a La Moncloa, en el equipo más próximo a Pedro Sánchez y en el Ministerio de Sanidad asumen que el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES) ha comenzado a sufrir el desgaste de esta sobreexposición.

Reconocen que se ha visto envuelto en varias polémicas en las que “no ha medido el efecto de sus palabras”, emitidas como portavoz gubernamental de la pandemia.

El Gobierno se da un mes para retirarle

Fernando Simón lleva desde el estallido de la pandemia dando ruedas de prensa sobre el avance del virus. En los momentos más críticos, las comparecencias fueron diarias, hasta que el verano pasado se limitaron a los lunes y a los jueves.

Desde hace unos meses, el director del CCAES solo informa los lunes sobre la evolución de la pandemia.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes del Gobierno, Moncloa y Sanidad tienen decidido reducir las comparecencias de Simón hasta su desaparición definitiva a principios del verano. Se han dado el plazo de un mes para su retirada.

La decisión está en manos de tres asesores

Aseguran que la estrategia de comunicación se encuentra en manos del director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, Iván Redondo, el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, y la directora de Comunicación del Ministerio de Sanidad, Mercedes Pastor.

No pasan por alto que su papel de portavoz de la pandemia, a pesar de su formación técnica, se ha visto cuestionada por sus numerosas contradicciones en sus diagnósticos durante la crisis sanitaria, sus salidas de tono o comentarios desafortunados.

El debate recuerda ahora en Moncloa al que se planteó a finales de abril sobre la conveniencia de que continuasen o no las comparecencias de los mandos policiales y del Ejército, ya que en la ronda de preguntas, los técnicos habían comenzado a crear algún problema político pese al diseño de la dinámica informativa del Gobierno.

Reducir comparecencias hasta desaparecer

Por eso, Moncloa va a tomar una decisión en las próximas semanas sobre las comparecencias de Fernando Simón para informar sobre la evolución de la pandemia, pese a que Presidencia y Sanidad insisten en que están “perfectamente coordinados”.

El plan pasa por ir reduciendo las ruedas de prensa y que el director del CAES sólo comparezca a partir de ahora ante los medios de comunicación cuando “haya una novedad de interés que contar”.

Un proceso paulatino que desemboque, coincidiendo con el comienzo del verano y habiendo alcanzado un porcentaje de vacunación significativo en todo el país, en la retirada definitiva de Simón del foco mediático.

Simón reconoce que está “cansado”

En el entorno del director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias aseguran que Fernando Simón ha admitido que está “cansado” de las comparecencias semanales sobre la evolución de la pandemia, que se vienen produciendo ininterrumpidamente desde hace quince meses.

Sin embargo, aseguran que Simón seguirá apareciendo mientras los expertos en comunicación del Gobierno lo consideren necesario.

Carmen Calvo ha sido decisiva

Fuentes del Ejecutivo explican a ECD que la intervención de Carmen Calvo, en el debate sobre la continuidad de Fernando Simón, ha resultado decisiva.

Explican que la vicepresidenta primera se ha mostrado especialmente dura con el director del CAES en los últimos meses y ha venido reclamando a los servicios de Comunicación del Gobierno que controlasen las apariciones públicas de Simón, al margen de las comparecencias semanales desde el Ministerio de Sanidad.

La polémica con las enfermeras

La intervención de Fernando Simón que más revuelo ha generado fue durante una entrevista telemática con los hermanos escaladores Iker y Eneko Pou. Ese momento le puso en la situación más comprometida a la que se ha tenido que enfrentar en los últimos meses.

Durante un momento de la charla, los hermanos Pou le preguntaron a Simón si le gustaban “las enfermedades infecciosas o las enfermeras infecciosas”. “Fernando, ha habido ahí una cosa que no nos ha quedado muy clara cuando has empezado con esta pregunta. No nos ha quedado muy claro si te gustaban las enfermedades infecciosas o las enfermeras infecciosas”, le preguntaron. A lo que Simón respondió que “no les preguntaban si eran infecciosas o no, eso se veía unos días después”.

Se vio obligado a pedir disculpas

El comentario sobre las “enfermeras infecciosas” generó por primera vez una oleada de reacciones críticas incluso desde el seno del propio Gobierno. Varios fueron los ministros que exigieron una disculpa pública por parte del director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias (CAES) tras sus palabras.

El entonces titular de Sanidad, Salvador Illa, consideró que debía “aclarar las cosas” y le animó a mostrar su apoyo a los colectivos sanitarios, “y en particular al de enfermería”.

Más contundente se mostró la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien calificó como “desafortunadas”  las declaraciones de Fernando Simón y le animó a pedir disculpas, como finalmente ocurrió.

En aquel momento, el encendido cierre de filas que hasta entonces se había visto siempre con Simón, empezando por el propio Pedro Sánchez, quedó relegado y se impuso una crítica unánime y pública, que le colocó en el punto de mira.

“Simón es un activo para Moncloa”

Pese a las polémicas, fuentes del Gobierno destacan que Fernando Simón ha sido y es “un activo para Moncloa”. Ha defendido en sus ruedas de prensa todas y cada una de las decisiones adoptadas por Sanidad por lo que se ha erigido como un valor importante para el Gobierno.

En el equipo de Pedro Sánchez desligan este patinazo de su “profesionalidad” y valoran muy positivamente “el trabajo que ha realizado y está realizando durante toda la pandemia”.

Fuente: José Antonio Frauca – El Confidencial Digital

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
1 Comentario
el más antiguo
El más reciente Más votado
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios
trackback

[…] El Gobierno se da un mes para retirar a Fernando Simón […]