El desprecio de Biden al Gobierno de Sánchez

El aliado preferente en el Estrecho para EEUU es Marruecos. Joe Biden no considera a Pedro Sánchez un socio principal, siquiera un interlocutor.

Ante la mayor crisis de soberanía desde la Marcha Verde, el Gobierno, lo que a efectos prácticos es decir España, ha recibido un apoyo internacional tibio en el mejor de los casos. Mientras Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, hablaba de “España y Ceuta”, Antony Blinken, secretario de Estado de la Administración Biden, reconocía a Marruecos como aliado preferente, en un momento tan inoportuno como poco inocente.

El mensaje del jefe de la diplomacia de los Estados Unidos se hizo público después de que mantuviera una conversación con Nasser Bourita, su homólogo marroquí, sobre “la importancia de restablecer la calma en Israel, Cisjordania y Gaza para evitar más pérdidas de vidas”. Para Blinken, “Marruecos es un socio estratégico y trabajaremos juntos para poner fin a este conflicto”.

El actual Ejecutivo estadounidense, como en casi todos los asuntos menos propagandísticos para la opinión pública, mantiene la posición establecida por su predecesor respecto a Marruecos. El aliado preferente de los Estados Unidos en el Estrecho es Marruecos. También sobre nuestro país: Joe Biden no considera a Pedro Sánchez un socio principal, siquiera un interlocutor. No no le ha llamado desde que es presidente.

Acuerdo de paz entre Marruecos e Israel

Durante los últimos meses de Donald Trump en la Casa Blanca, en medio del caos derivado de las elecciones del 3 de noviembre, su Administración auspició una serie de acuerdos diplomáticos y de paz entre países musulmanes e Israel, en un hito sin precedentes en las relaciones internacionales en Oriente Próximo. Entre ellos, un tratado con Marruecos, además de los firmados por el gobierno de Benjamin Netanyahu con los Emiratos Árabes, Baréin, Sudán, Egipto y Jordania.

Reconocimiento sobre el Sahara Occidental

En lo que respecta a nuestro vecino, a cambio de su reconocimiento del Estado de Israel, Washington respaldó oficialmente la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental. Un anuncio inesperado de Donald Trump apenas días después de que el Frente Polisario declarara la guerra a Rabat, rompiendo así el acuerdo de alto el fuego firmado en 1991.

Más allá de lo sorprendente, el anuncio del republicano supuso el reconocimiento por la vía de los hechos de una ocupación ilegal desde noviembre de 1975, cuando, aprovechando la agonía de Franco, el rey de Marruecos lanzó una invasión sobre la entonces provincia española, so pretexto de apoyar su independencia del resto del país.

Como las últimas declaraciones de Blinken, tampoco aquel movimiento de Donald Trump fue precedido por una toma en consideración de la postura diplomática del Gobierno de España, entonces abiertamente posicionado a favor de un Joe Biden que ignora a Pedro Sánchez.

Fuente: Antonio O´Mullony – Libertad Digital

 

Comparte esta página:
0 0 votos
Calificación del post
Suscribirse
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos lo comentarios